Archivo | 15:29

Kuroneko (El gato negro)

22 Ene

“Con la guerra aumentan las propiedades de los hacendados, aumenta la miseria de los miserables, aumentan los discursos del general, y crece el silencio de los hombres.”

Bertolt Bretch

 

 

Kuroneko (El gato negro)

 

Kuroneko

Año: 1968.

Director: Kaneto Shindô.

Reparto: Kichiemon Nakamura, Nobuko Otowa, Kiwako Taichi, Kei Satô.

Tráiler

 

 

            Elemento esencial, recurrente y traumático a lo largo de toda su trayectoria, Kaneto Shindô descerrajó con especial virulencia la idea del hombre reducido a alimaña por la guerra a través de dos películas de terror: los jidaigeki (filmes japoneses de recreación histórica) Onibaba y Kuroneko, expresivas y geniales parábolas que comparten unos cuantos puntos en común.

             Como en Onibaba, dos mujeres, madre y nuera, aisladas e indefensas por la ausencia del hijo y marido, reclutado forzoso para una lucha que compete solo a las ambiciones de nobles y guerreros, sufren en sus carnes las consecuencias de la barbarie cuando son violadas y asesinadas por una horda de samuráis en retirada.

Un horror real del que nace un horror figurado: la reencarnación de ambas en un gato negro, en espíritus vengativos que acechan, degollan y beben la sangre de los orgullosos samuráis que pasan bajo la puerta de Rashomon (sí, la misma de la película de Kurosawa, un monumento histórico real).

             Todo lleva a pensar en una sugerente pieza de cine de terror: el logradísimo ambiente hipnótico que se filtra de la agresiva crudeza de la violencia inicial, desprovista de cualquier aditamento, con los hombres animalizados por su caracterización, su gestualidad, el empleo del sonido y, sobre todo, la primaria brutalidad de sus actos; punto de partida que se une en lo posterior a la habilidad de Shindô para dar cuerpo a las imágenes fantasmagóricas, ingrávidas, luminosas, transformadas en espantosa amenaza a golpe de poderosos cambios de plano, enmarcadas en un espacio desolado por la muerte, onírico y pavoroso, envuelto en sombras y bruma, mutante y pesadillesco gracias al uso de imágenes superpuestas entre el escenario y el decorado.

             Y Kuroneko lo es, si bien, para mayor y más dolorosa contundencia, a partir de cierto punto se entreveran en el guion tintes de tragedia griega cuando el hijo y esposo, convertido también él en un samurái, héroe de guerra, retorna a la casa en ruinas. Los votos de las mujeres muertas y ultrajadas, condenadas a alimentarse de la sangre de todos los samuráis o descender a los infiernos, se enfrentan al deber del soldado, hijo y esposo, de destruir definitivamente, por orden del mikado, a la sombra de quienes fueron las mujeres de su vida.

             El cuento de terror tradicional y el drama fatalista más descarnado se integran con naturalidad e intensidad compartiendo de manera indistinta el tétrico aspecto formal y potenciando la profundidad moral de la película, en la que siempre permanece subyacente aunque vívido, resguardado tras esa apariencia de fábula clásica de espíritus, el furibundo alegato antimilitarista y antibélico propuesto por Shindô.

El resultado ofrece un poder y una negrura admirable.

 

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 8,5.

A %d blogueros les gusta esto: