El hombre de Laramie

5 Ene

“Soy James Stewart haciendo de James Stewart. Interpreto variaciones de mí mismo.”

James Stewart

 

 

El hombre de Laramie

 

El hombre de Laramie

Año: 1955.

Director: Anthony Mann.

Reparto: James Stewart, Arthur Kennedy, Donald Crisp, Cathy O’Donnell, Alex Nicol, Aline MacMahon.

Tráiler

 

 

             Si hay un rasgo que sirva para dotar de coherencia al magnífico ciclo de cinco westerns entregado a lo largo de la década de los cincuenta por Anthony Mann y James Stewart –Winchester ‘73, Horizontes lejanos, Colorado Jim, Tierras lejanas y El hombre de Laramie-, no es otro que el de la obsesión.

En todos ellos, el protagonista, eje vertebrador del relato, conmemora por entero su vida a una búsqueda misteriosa para el espectador, el cual, sin embargo, es capaz de aventurar que es larga y pesada gracias a la concisa presentación de personajes. Sus pasos, cuyo punto de partida es difícil de rastrear, quedan guiados -dentro del forzoso recorrido circular que obliga su condición de eterno forastero- por un fuego que crepita, torturándolo, en su interior, atizando al mismo tiempo un carácter monomaníaco que amenaza con diluir la vasta, ensombrecida, pero patente humanidad que desprende Stewart, ideal de rectitud.

            En El hombre de Laramie, clausura del ciclo, se intuye una muerte y un ardiente deseo de venganza como ese citado elemento obsesivo y tempestuoso que devora por dentro al Will Lockhart encarnado por Stewart, hombre sin más origen que su dolor, sin más raíces que su misión personal, sin más compañía que su odio.

Pero, como suele suceder, ante él se cruzan nuevas oportunidades de redención, de perdón y olvido en el remoto Coronado, villorrio gobernado por un único y otoñal terrateniente (Donald Crisp), aislado por las tribus apaches que circundan su territorio y sin oportunidades aparentes de futuro, poblado por individuos tan torturados, ambiguos y misteriosos como él mismo, ejemplificados por el capataz Vic Hasbro (Anthur Kennedy, que retorna a la saga tras su resbaladizo villano de Horizontes lejanos), sin pasado pero con aspiraciones de presente, racional y volcánico a partes iguales.

            El guionista Philip Yordan sustituye, en compañía de Frank Burt, al habitual Borden Chase para escribir un guion repleto de personajes poliédricos –acaso desentona un tanto el hijo caprichoso Dave, tanto en su concepción como en la interpretación que de él hace Alex Nicol- y hábil a la hora dosificar con tino el enigma de su protagonista, beneficiado por un reparto escogido con acierto y por el siempre templado y experto pulso con el que Mann desentraña una historia intensa y tortuosa, ambientada en un territorio árido, hostil, aún de espaldas a la civilización y la ley, y que juega con sutileza, crueldad y, a la vez, comprensión con el interior de unos personajes que, fruto de los caprichosos hados, están destinados a entrecruzar y solucionar sus caminos, sus cadenas y condenas, sus desalientos y posibles esperanzas compartidas.

Como es norma en el ciclo, un más que notable western.

 

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 8.

2 comentarios to “El hombre de Laramie”

  1. plared 6 enero, 2013 a 08:37 #

    Un peliculon de personajes bien trazados. Lo de poliedricos me ha gustado. Realmente personajes en sombras, pero esa palabreja la voy a utilizar en cuanto pueda…….Cuidate y feliz año

    • elcriticoabulico 6 enero, 2013 a 16:52 #

      Toda tuya, que yo la habré oído en algún lado también. Y sí, lo de Mann con los westerns es impresionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: