Divorcio a la italiana

3 Ene

“Dicen que los matrimonios están hechos en el Cielo, pero también en el Cielo están hechos los truenos y los relámpagos.”

Clint Eastwood

 

 

Divorcio a la italiana

 

Divorcio a la italiana

Año: 1961.

Director: Pietro Germi.

Reparto: Marcello Mastroianni, Daniela Rocca, Stefania Sandrelli, Lando Buzzanca, Leopoldo Trieste, Margherita Girelli, Odoardo Spadaro, Ugo Torrente.

Tráiler

 

 

            Por encima de las rivalidades entre norte y sur del país, entre bianconeri, neroazzurri y rossoneri, todo italiano guarda en su interior un horror común, un sustrato cultural que lo constriñe y angustia. Castrado entre la mamma y la moglie, el italiano se encuentra atrapado sin remedio en la eterna e insatisfactoria búsqueda de la esencia de la vida: el ideal de mujer. Pura, libidinosa, amante, esposa. Ante todo, capaz de detener el palpitar del corazón con su belleza. Un imposible que se halla en todas las mujeres y, por supuesto, en ninguna.

             Así, de acuerdo con Divorcio a la italiana, qué otro lugar serviría mejor para simbolizar todo el Belpaese que la hermosísima Sicilia, tierra delicada y volcánica, represiva y lujuriosa, santa y puta, de la Democrazia Cristiana y el Partido Comunista, de la turbia prosperidad de antaño y la dorada ruina del presente.

El barón de Cefalú (Marcello Mastroianni) es, a su vez, la imagen concentrada de un pueblo; galán de elegancia nostálgica que oculta bajo su pose un profundo cinismo producto de la decadencia de su estatus y de su infeliz matrimonio, ejemplificado en el bozo feroz de su esposa (una entrañable y cejijunta Daniela Rocca). Un hombre que fantasea con un renacer en brazos de su guapa y joven prima (Stefania Sandrelli), intermediado por el sórdido e intrincado asesinato de su mujer y un épico y honorable triunfo judicial en su defensa.

            Con Divorcio a la italiana, Pietro Germi abandona el drama de corte neorrealista e inicia su ronda de comedias satíricas costumbristas, tremendamente críticas con la idiosincrasia del país trasalpino y marcadas por un fondo de terrible veracidad que sitúa en cruel contraste con un tratamiento que bulle en un despiadado y desternillante humor negro. Una combinación que resulta en unos personajes y una farsa, en definitiva, de exacerbado patetismo, mordaz y cáustica hasta lo doloroso, que dispara su inquina inmisericorde contra el macho, el mal entendido concepto del honor y la hipocresía general de la sociedad italiana.

            Como añadidura al rigor estético y narrativo que aporta el cineasta ligur, un impagable Marcello Mastroiani se adueña de la escena consiguiendo que el espectador empatice, se apiade, quiera y apoye a un despreciable bastardo como su Ferdinando de Cefalú para, finalmente, caer en la cuenta de la patética naturaleza de un individuo que, en el cenit del cinismo que impregna su particular calvario –acompasado, para más inri, por música de pasión de Semana Santa-, es capaz de justificarse con regodeo en el pecado y la vergüenza máxima para el italiano: pasar por cornuto.

            Su éxito internacional –consigue la Palma de Oro a mejor comedia en Cannes y el Oscar a mejor guion, además de sendas nominaciones para Germi y Mastroianni-, otorgaría la coda de ‘all’italiana’ a prácticamente un género propio.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 10.

6 comentarios to “Divorcio a la italiana”

  1. plared 3 enero, 2013 a 18:59 #

    Una de las mas conseguidas muestras de la comedia italiana. Poblada de un humor negro impresionante y aunque sea una oda al machismo, el personaje central es cautivador. Realmente no es fácil que una comedia me haga reír. Las italianas de esa época normalmente lo consiguen.

    Si no la has visto prueba con La armada Brancaleone. sin duda te gustara. Cuídate figura

    • elcriticoabulico 3 enero, 2013 a 21:55 #

      Yo me lo pasé estupendo viéndola. No creo que sea machista, más bien al contrario: defiende a su despreciable protagonista solo para remarcar su lección moral en el desenlace. Aunque puede que a muchos le pase como mí con la mayoría de películas antibélicas, que nunca sabes bien si todo el camino recorrido no hace sino distraer o invalidar el mensaje final.

  2. ALTAICAaltaica 5 enero, 2013 a 01:29 #

    Sin duda una comedia espléndida a la que te has acercado desde una visión bastante social y en la que hay más crónica que opinión. Sobre todo lo digo por ese diez que no sueles regalar en demasía. Por tanto crítica precisa y ajustada, llena de información pero a la que noto con ausencia de esa pasión que la vincula a un diez.

    Por cierto, ayer vi en la 2 una comedia que me resultó redonda, Despertando a Ned, y que revisando algunas críticas la catalogan de entrañable y poco más. A mi me resultó fantástica y milimétrica, con un guión ajustadísimo hasta el más mínimo detalle y lleno de personajes ricos y meritorios. En el fondo parece que Ford se ha levantado de la tumba y ha filmado su última película y no por el hecho de desarrollarse en Irlanda, es por como destila ese estilo fordiano. Un descubrimiento sencillo, natural. Puede que su clasicismo hoy sea tildado de trivial, su tempo la convierta para otros en inapetencia fílmica, yo esbozo una sonrisa. Perdida en el tiempo recupera la ausencia de malicia y se enfrenta a un mundo donde sus bondades caen el el olvido. Lástima pues ya no se hacen películas como esa. Una visión superficial dirá que es menor, yo creo que oculta muchas más mantas. Un abrazo y como siempre un placer leerte pues no hay crónica tuya menor y eso es muy, muy complicado.

    • elcriticoabulico 5 enero, 2013 a 16:51 #

      Divorcio a la italiana me capturó al instante con su mala baba. Preciosa fotografía de herencia neorrealista, excelente exposición de tipos humanos locales, Mastroianni que está impagable, una banda sonora impresionante por bella y por ajustada a las intenciones corrosivas de Germi,… Y la Sicilia barroca, que es un marco paisajístico impresionante.
      Me pareció un ejemplo inigualable de precisión cómica.
      Apunto la otra, que la estuvieron viendo en la habitación de al lado y yo la verdad es que solo oía sonidos de gaita celta. Preguntaré por aquí a ver si gustó o no.
      Gracias por tus palabras Altaica, ya sabes que siempre son apreciadas.

  3. ALTAICAaltaica 5 enero, 2013 a 22:11 #

    Suscribo cada coma de tu análisis sobre la película italiana, que con este comentario la sondeas hasta límites de pasión. Sé de tus capacidades, no por conocerte, más por leerte desde hace tiempo. ¿Un ejemplo? aquello que te dije y esto que escribes. Sin duda esta comedia es genial en muchos aspectos. No te acerques a Despertando a Ned de esta manera, pues en nada tienen que ver, pese a su magisterio. Por cierto y sin pertenecer a la comedia, te diré que me gustaría que vieras Los inútiles de Fellini, una película distinta y especial, en donde el fondo es abisal en su aparente naturalidad. Un fortísimo abrazo y mis mejores deseos para un tipo al que quiero mucho y aprecio aún más.

    • elcriticoabulico 6 enero, 2013 a 16:51 #

      ¡Vaya Altaica, al final me sonrojo y todo! La de Los idiotas me gustó bastante, pero como la vi hace ya unos cuantos años no recuerdo tanto como para hacerte un comentario al detalle. Me dejó la sensación, si no recuerdo mal, de que a pesar de tener rasgos de comedia también posería un poso de amargura bastante importante. La revisaré sin falta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: