Asuntos pendientes

26 Dic

“¡Me he substituído a la Providencia para recompensar a los buenos … Que el Dios vengador me ceda ahora su puesto para castigar a los malvados!”

Edmond Dantès (El conde de Montecristo)

Asuntos pendientes

Asuntos pendientes

Año: 2002.

Director: Olivier Marchal.

Reparto: Daniel Auetil, Gérard Depardieu, Valeria Golino, André Dussolier, Francis Renaud, Catherine Marchal, Mylène Demongeot, Roschdy Zem, Anne Consigny.

Tráiler

            En la década de los sesenta y setenta, las sórdidas y desoladas calles de San Francisco, Chicago o Nueva York encontraron su respuesta europea, francesa más concretamente, en París, Marsella o Lyon. El polar, el cine policiaco galo, trasladaba arquetipos y situaciones a una nueva geografía, refinándolos a su manera, extrayéndolos su esencia para otorgarlos una nueva mirada, reverente y renovadora a partes iguales.

            A pesar de permanecer en la retina de los aficionados gracias a joyas como El silencio de un hombre, El círculo rojo, Alias el gitano, Policía Python 357 y tantos otros, este subgénero acabaría, en un proceso siempre inexorable, mutando y diluyéndose en nuevas formas. Excepto para los nostálgicos como Olivier Marchal -oficial de policía y posterior actor, guionista y director de cine y televisión- que, durante la última década, ha conmemorado su carrera a recuperar esos sabores perdidos.

            Después de Gangsters, Asuntos pendientes sería su segundo paso, el primero en estrenarse en España. Aunque el áspero realismo del polar de Melville o Giovanni se ha depurado en una mayor estilización estética, el estoico fatalismo y el aire gélido, crepuscular y pesimista permanece inalterable, concatenados, en el caso de Asuntos pendientes, en la figura del inspector Vrincks (Daniel Auetil), superviviente de los viejos y salvajes tiempos, hombre de deontología profesional porosa pero código personal infranqueable.

Como ente dual en un mundo con dos caras, en el que todos los criminales son soplones y todos los agentes de la ley actúan integrados en la mugre y cargan con un procedimiento que rebasa el marco de lo legal y lo moral, Vrinks es respondido al otro lado del espejo por el reflejo de su antiguo amigo, el inspector Klein (Gérard Depardieu), ahora rival en el escalafón del cuerpo de policía.

De la misma manera que sucede con el espejo, esa imagen de apariencia idéntica, no es sino la inversión del original. Igual de ambiguo y expeditivo que Vrincks,  Klein, en cambio, ha convertido su trasgresión de la ética policial en una trasgresión de cualquier tipo de ética; sus motivos, métodos y objetivos se encuentran del todo contaminados por su corrupción personal.

Es, por tanto, un enfrentamiento entre hermanos que han tomado caminos distintos, un atractivo punto de partida, con reminiscencias de la americana Heat, que se confirma posteriormente por medio de un ritmo tenso, sin concesiones, con un buen sentido de la acción y sostenido también por el arrollador carisma de Auetil y su duelo cinematográfico y actoral con Depardieu, obligado a defender un personaje que, a medida que avanza el metraje, se revela un tanto más lineal.

             Sin embargo, el progreso del filme va estropeándose a partir de la aparición de puntos flacos en la trama o tópicos melodramáticos pobremente introducidos: nudos argumentales como la improbable identificación de Vrinks, la muerte del compañero y la risible reacción del policía con un horrible grito ralentizado, las relaciones familiares de ambos contendientes, un desenlace cuestionable… o simplemente recursos sin excesiva relevancia pero que contravienen el crudo realismo impuesto en la línea general, en demasiados casos subrayados por Marchal y, además, por una machacona banda sonora empleada a modo de omnipresente hilo musical.

Lamentablemente, su efecto consigue provocar irritación al confrontarlas con las esperanzas y el interés que el realizador había logrado, con toda justicia, despertar.

            En definitiva, Asuntos pendientes resulta una actualización nostálgica tan meritoria como imperfecta.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 6,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: