Skyfall

16 Nov

“Dios, cómo echo de menos la Guerra Fría.”

M (Casino Royale)

 

 

Skyfall

 

Año: 2012.

Director: Sam Mendes.

Reparto: Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Naomi Harris, Ralph Fiennes, Bérénice Marlohe, Ben Whishaw, Albert Finney.

Tráiler

 

 

             Como dijeron con mejores modos otros antes que yo, James Bond ya ni bebe, ni fuma y prácticamente ni folla.

Con su refundación en Casino Royale como antihéroe soturno y en guerra consigo mismo, entregado al rostro granítico y congestionado y los andares abotargados de Daniel Craig, Bond entraba en el siglo XXI tratando de superar las heridas producidas por su versión poscontemporánea, Jason Bourne, que reducía al superespía invencible a la incierta condición de ser una víctima más del sistema.

En esta tercera entrega de la nueva era, la vigésimo tercera en el total oficial de la serie, Bond supera la etapa de madurez y plenitud del nuevo personaje –la discreta Quantum of Solace, a medio camino de demasiadas cosas- y se adentra en esa decadencia del mito que parecía pretender sortear.

              El Bond de Skyfall es un ser crepuscular, la antigualla de las ruinas del Imperio británico y del mundo bipolar de la Guerra Fría que se venía diciendo desde finales de milenio, al igual que los sputniks, el teléfono rojo y la KGB.

Bond no se afeita, huele mal y se conformaría con el whisky John Cor del Mercadona para aliviar las penas de su necesaria jubilación -como la de todo el equipo-, dolorosamente consciente desde la introducción de su condición de simple material de oficina, de cifra en la relación de daños colaterales. Los cachivaches de Q (transformado en un mod lampiño y amanerado) se reducen a lo esencial. Ni siquiera se puede decir que haya chica Bond como tal, más allá de la anecdótica pero espectacular Bérénice Marlohe. Es una reliquia polvorienta en días de confusión, decepción y enemigos líquidos, mutantes, y de la importancia del ‘cómo se hace’ casi por encima del ‘por qué’.

El mismo dilema al que se enfrentan las películas de superhéroes. Y, precisamente como el recién resucitado Capitán América, este Bond otoñal pero todavía indomable va a reivindicarse a sí mismo, a la vieja escuela y lo vintage como medida desesperada en unos tiempos desesperados (esa pujante falacia).

             No obstante, Skyfall no niega el carácter anquilosado de su cabeza de franquicia y de la organización que lo soporta. Silva (un Javier Bardem lleno de carisma), el supervillano de Skyfall, no es sino un fantasma de las Navidades futuras de James Bond, otro producto del laboratorio sociológico del oscurantista MI6, una especie de versión sublimada hasta el desquiciamiento de 007 –incluso en la sexualidad, verdaderamente ‘come’ de todo, algo a lo que Bond responde con un coqueto apunte incipiente- aderezada además con unas nada veladas connotaciones freudianas hacia M (Judi Dench) quien, por primera vez, se enfrenta también a una caducidad que en anteriores entregas achacaba con cariñosa sorna a su propio empleado.

La Inteligencia, pretendida cura y evidente amenaza, sale bien librada a medias en esta apelación a brillos pretéritos.

             Skyfall, decíamos, reconoce el debe de Bond y no renuncia a su pertinente renovación identitaria, aunque se reconcilia con su esencia y mantiene con tino el equilibrio entre pasado y presente, aunando la más envejecida tendencia al fantasmeo con las explosivas escenas imposibles y al chascarrillo jocoso en situaciones de tensión característicos de la saga con el agradecido ritmo trepidante de la acción –las casi dos horas y media vuelan-, el loable sentido de la plasticidad de Sam Mendes en su puesta en escena y la cierta profundización psicológica en el personaje y su contexto.

              Para derrotar a quien se diría su doppelgänger, Bond, autoproclamado ave fénix, retorna al Aston Martin DB5, a la casa solar, al sema del personaje.

Y convence y divierte.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 6,9.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: