Liberty Heights

15 Nov

“De mis disparates de juventud lo que más pena me da no es el haberlos cometido, sino el no poder volver a cometerlos.”

Pierre Benoit

 

 

Liberty Heights

 

Año: 1999.

Director: Barry Levinson.

Reparto: Ben Foster, Adrien Brody, Rebekah Johnson, Carolyn Murphy, Joe Mantegna, Bebe Neuwirth, David Krumholtz, Justin Chambers, Orlando Jones.

Tráiler

 

 

               Por cuarta vez en su carrera, siguiendo la constante de Diner, su opera prima, y las posteriores Dos estafadores y una mujer y Avalon, Barry Levinson volvía atrás la vista y elegía Baltimore, su ciudad natal, como escenario en el que desarrollar una historia con un abundante poso de experiencia personal.

               Liberty Heights compone la crónica privada de una ciudad y un país a mediados de los años cincuenta a través de los cambios experimentados en el seno de una familia judía, empleando para ello el punto de vista de dos hermanos que, en la adolescencia y la juventud respectivamente, comienzan a conocer el mundo más allá de las fronteras marcadas por el ámbito del hogar.

Es la contradictoria América de las residencias suburbanas, los dinners de batidos y el American Way of Life; de la segregación racial, las desigualdades sociales, la mojigatería religiosa y el mccarthismo.

               Utilizar los ojos vírgenes de un individuo en pleno descubrimiento y formación de su identidad, capaz de discernir desde su inocencia la parte ilógica de unas costumbres heredadas, no es el recurso más original del mundo, pero resulta efectivo. Esa carga personal junto con algunos elementos reales –el personaje de ‘Little Melvin’ se basa en Melvin Williams, también germen parcial del gángster Avon Barksdale de The Wireque Levinson aporta al guion, confiere a Liberty Heights un aire de autenticidad en el que, salvando las distancias de las particularidades de lo judío, el grueso del respetable puede sentirse reconocido, al menos en parte: el primer amor, las decepciones del autoengaño por la creencia en lo idílico, el peso del entorno, en este caso a través del judaísmo, con las hipocresías, contradicciones y huella personal correspondientes,…

De ahí que cuando opte por incorporar una mayor parte de ficción o de exceso de dramatismo, la cinta pierda frescura.

               Sin embargo, Liberty Heights resulta en líneas generales una película bien contada e interpretada, tan agradable y amena como autoindulgente y falta de sorpresas, más inclinada hacia la celebración del candor nostálgico de una edad de oro perdida que hacia la delación de los resquicios oscuros de aquellos días de luz, a pesar de encontrar esclarecedores apuntes de atrayente acidez, si bien en algún caso rebajado con azúcar, excusable por la obnubilada mirada juvenil que rige la narración, o, menos justificado, con una menor incidencia final de la que debería.

Y, aparte, nunca está de más oír al bueno de Tom Waits en la banda sonora.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 6,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: