John Carter

7 Nov

“Hubo un tiempo en que todo lo que buscaba era una buena historia. Pero, ahora, todo tiene que parecer del tamaño del Monte Rushmore y con los actores en primer plano.”

Fritz Lang

 .

.

John Carter

.

Año: 2012.

Director: Andrew Stanton.

Reparto: Taylor Kitsch, Lynn Collins, Samantha Morton, Willem Dafoe, Dominic West, Mark Strong, Ciarán Hinds, James Purefoy, Thomas Haden Church, Daryl Sabara.

Tráiler

.

            En este occidente en el que el Facebook y el Twitter han pulverizado las fronteras de tiempo y el espacio, el boca-oreja se convierte en un ejercicio de masas. Aunque los grandes estudios se cuidan bien de controlar la incidencia de las redes sociales, incluso desarrollando estrategias para crear corrientes de opinión artificiales, la fragilidad de sus productos queda de manifiesto, precisamente, en aquellos más expuestos al público generalista: los ambiciosos y ultrampomocionados blockbusters.

John Carter, ciclópea apuesta de la todopoderosa Disney para el curso 2012, es la demostración de como se puede hundir la recaudación a través de la aparición y difusión de una tendencia vía internet; un ejemplo renovado y actualizado de ese sano arte cíclico del público de dar la espalda a las obras faraónicas del cine (Cleopatra, fin del Hollywood clásico; La puerta del cielo, acta de defunción del Nuevo Hollywood,…), acaso consideradas ruines en estos tiempos de crisis y recortes.

            Ese concepto de fracaso antes de nacer pesa demasiado sobre una película que, sin ser una maravilla, no es tampoco una demostración de cine comercial mal entendido. Es cierto que su presentación publicitaria apuntaba a unas pretensiones de por sí megalómanas, focalizadas en la espectacularidad de la recreación tridimensional –un recurso prometedor que se ha convertido en un auténtico vendehúmos, con el riesgo de desgastar sus incipientes posibilidades- del Planeta Rojo; una promesa de sobrecogedores fuegos especiales que acostumbra a ser una mala señal, por la primaciía de lo superfluo sobre lo esencial.

Vista con cierta distancia, John Carter pasa por ser un ejercicio de aventuras casi más clásico –es decir, con menos épica de la que se pretende en este imperio tiránico del CGI que rutinario, sin excesivos alardes más allá de su cacareada espectacularidad, pero que en ningún momento resulta fría, sino que goza de un disfrutable sentido aventurero, favorecido más que probablemente por el respeto al atractivo de su original, la exitosa y centenaria serie de novelas firmada por Edgar Rice Borroughs Una princesa de Marte, que relata el viaje espacial de un descreído combatiente de la Guerra de Secesión estadounidense hasta el planeta Marte, desgarrado y al borde de su consunción definitiva también por un conflicto bélico.

            El guion de Michael Chabon, Mark Andrews y Andrew Stanton, firmante de algunos de los principales éxitos de Pixar -y con ello del cine contemporáneo-, acumula no pocos arquetipos y tópicos bienintencionados, también factores de la epopeya clásica –más allá del ineludible enfrentamiento entre el bien y el mal, son sobre todo la deuda emocional del héroe, al que su redención le empuja a abandonar su forzado autoexilio de cínica neutralidad, o la reivindicación del marginado y la tolerancia-, y se apunta a la nota ecologista de otro mastodonte del 3D reciente como Avatar -que, aun estando muy bien narrada, tampoco era un prodigio de originalidad-, pero no cae en el infantilismo, mantiene un ritmo aceptable y dota a su acertada realización de puntuales muestras de talento –el fragmentado interrogatorio inicial por ejemplo- y un entrañable aire de hipertrofiada serie B.

Agradables virtudes estas que logran imponerse a otros aspectos más negativos del filme como la superficialidad de buena parte de la trama y diálogos –con, de nuevo, puntuales detalles jugosos como la imagen de la guerra como expresión natural de casi toda forma de vida o esos entes etéreos que se alimentan de la destrucción del mundo- o el escaso encanto de su protagonista, Taylor Kitsch -hundiendo su asalto estrellato con ésta y Battleship-; cabeza de un reparto en el que en general prima un discreto trabajo interpretativo, a pesar de que abunden rostros conocidos de la HBO como Hinds, Purefoy o Dominic ‘Jimmy McNulty’ West, bastante pasado de rosca en el papel de villano en bruto instrumentalizado por el verdadero mal.

             Una aventura simpática y bastante apañada al que le pasó factura esa pretensión de ser venida a más. Y un proceso promocional fracasado.

 .

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 5,5.

Nota del blog: 6,5.

4 comentarios to “John Carter”

  1. plared 9 noviembre, 2012 a 02:49 #

    La tengo grabada en el plus o para grabarse, el caso es que anda por ahí. Cuidate

    • elcriticoabulico 9 noviembre, 2012 a 15:37 #

      Ya me comentarás entonces. No es que sea una joya del Séptimo Arte, pero vista sin ser demasiado exigente resulta una peli simpática y entretenida.

  2. plared 14 noviembre, 2012 a 19:38 #

    Pues nada la vi anoche. Esta entretenida, aunque al final baja mucho. Coño, al malo deberían de darle algo mas de papel,.Si una película como esta tiene un malo de mierda, pues poco que hacer. Me gusto lo de los bichos esos de la arena…..Cuidate

    • elcriticoabulico 14 noviembre, 2012 a 21:15 #

      Está más o menos compensada, aunque claro, el final tiene que ser el que es, teniendo en cuenta el carácter de la película. Pero es más maja de lo que se dijo en su día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: