Posibilidad de escape

30 Sep

“Me fascina la gente que desea ser una cosa pero su manera de intentar llegar a serlo es contradictoria. Alguien que podría decir ‘quiero ser feliz, pero sigo haciendo cosas que me hacen infeliz’”.

Paul Schrader

 

 

Posibilidad de escape

 

Año: 1992.

Director: Paul Schrader.

Reparto: Willem Dafoe, Susan Sarandon, Dana Delany, Victor Garber, Jane Adams, David Clennon.

Tráiler

 

 

            Como había hecho durante su fecunda carrera de guionista, Paul Schrader, avanzando ahora en su aventura la realización para dar rienda suelta a sus turbulentas inquietudes, firmaba en Posibilidad de escape una nueva exploración y vuelta de tuerca a sus obsesiones particulares y cotidianas, derivadas de la mezcla entre la atracción por la pecaminosa vida marginal y la fervorosa culpabilidad cristiana, versión calvinista en este caso.

            De esta manera, Schrader prolonga en la pantalla un extracto de sí mismo, John  LeTour (Willem Dafoe), crepuscular camello de lujo -variante no reconocida de la industria del entretenimiento, como el cine o la música-, parte de un pequeño y exclusivo negocio de venta al detalle regentado por una dueña cabal (Susan Sarandon) que no duda en criticar la dudosa moral y la amenaza inquietante de los tiburones de Wall Street mientras negocia y registra con glamour los pedidos del día.

            LeTour es un personaje extremo, exalcohólico y exdrogadicto, de vuelta de todo, torturado; solo, vacío e insomne, como aquel Travis Bickle de Taxi Driver. Incluso el empleo de metáforas visuales para simbolizar su desamparo es similar, con un apartamento desnudo en el caso del primero, un pasillo vacío en el segundo. Sin embargo, la vía de redención imposible y tabla de salvación de LeTour pasa por ser menos sublimada y más romántica que la del alienado taxista: recuperar el amor de Marianne (Dana Delaney), su exmujer, víctima de sus años de tropelías.

            A pesar de lo que sugiere su argumento, Posibilidad de escape tampoco es tanto un thriller, sino más bien un drama nocturno envuelto en una ciudad decadente y sucia, en la que esa posibilidad de escape del título español es poco menos que una utopía. O un camino errado, o simplemente extraño e inescrutable.

            Aunque Schrader se vuelque en su personaje y el producto sea medianamente sugestivo e interesante, la película en conjunto se le acaba por quedar destensada, con un preámbulo excesivamente alargado al que no consigue hacer bueno del todo una trama fiel a los parámetros esenciales de las desasosiegos y los simbolismos de su autor, lacónica y ascética pero bastante arquetípica en su desarrollo.

            No es lo mismo ir por libre que contar con Scorsese tras las cámaras.

 

Nota IMDB: 6,7.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 6.

4 comentarios to “Posibilidad de escape”

  1. plared 3 octubre, 2012 a 03:23 #

    Una película que me gusto realmente. También la vi hace mucho tiempo, pero la recuerdo con una atmósfera muy conseguida. Una tristeza que emanaba el personaje muy conseguida. .

    Claro que cuando la vi, tampoco se hacían películas asi, digamos que en mundo del trapicheo en plan intimista.

    Es curioso, pero muchas de estas películas que ahora son norma. por aquel entonces eran la excepción. De ahí quizás el buen recuerdo de muchas, que hoy puede que les parezcan cien veces vistas a los mas jóvenes. Cuídate…

    • elcriticoabulico 3 octubre, 2012 a 23:39 #

      Sí, el prota está muy bien construido, pero es que ese gusto tan pronunciado de Schrader por la vida marginal-autodestructiva-torturada hay veces que acaba por parecerme pura pose. Tiene virtudes, sí, y de hecho muy buena aceptación en la crítica, pero a mí no me terminó de llegar como debiera. Puede ser problema del receptor.

      • Deckard 21 agosto, 2019 a 13:58 #

        Esta la tengo un poco olvidada. En su día me pareció un poco fría aunque no carente de interés. Pero yo tenía un amigo, que ahora es nada menos que un novelista de notable prestigio, a quien le encantaba esta película. Y la verdad es que este amigo tiene una visión de la vida de una oscuridad bastante afín a Schrader. Sólo que el, no tuvo formación calvinista, evidentemente, sino una base católico romana desengañada por la realidad como nos puede pasar en España a la mayoría de casi todas las generaciones surgidas desde los 70. Pero mi amigo suele enfocar sus historias más hacia la ciencia ficción y el terror que hacía la realidad (aunque últimamente parece que le presta más atención a la realidad por lo que dicen, porque no le sigo de todo el ritmo….).

        En todo caso, es una peli que tengo que recuperar, para ver si me suscita nuevas lecturas.

        Un saludo.

        • elcriticoabulico 22 agosto, 2019 a 12:54 #

          Me pasó algo parecido y, como tú, también tengo intención de volver a verla porque igualmente tengo gente de confianza probada que es muy fan de esta peli que a mí, en su momento, no me dijo tanto. Veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: