Archivo | 15:56

La isla (Seom)

26 Sep

“Hay varias razones explicar la incomunicación humana, pero creo que principalmente se debe a la codicia por cosas más hermosas o a deseo insatisfecho de la gente.”

Kim Ki-duk

 

 

La isla (Seom)

 

Año: 200o.

Director: Kim Ki-duk.

Reparto: Jung Suh, Yoosuk Kim.

Filme

 

 

            En el pasado Festival de Venecia, Kim Ki-duk cerraba el círculo. Pietà se alzaba con el León de oro en el mismo certamen que había dado a conocer al cineasta coreano doce años antes. Ocurrió con La isla, una de las primeras cintas del país asiático en entrar en competición. A pesar del paso de los años, las constantes de este realizador autodidacta, señor absoluto de un mundo extraño y retorcido, pero propio, aclamado por unos, denostado por otros, siguen siendo las mismas.

            La isla es una historia de amor. Un romance parco en palabras pero desgarrado y brutal en las imágenes y las reacciones de sus protagonistas, unos seres marginales que componen un voluntario reflejo del propio director. Así, una mujer muda que regenta un remoto complejo de casas flotantes en un lago, proveedora absoluta de todas las necesidades para sus huéspedes -desde el acceso a tierra firme hasta el alimento y el sexo-, cruza su camino con un hombre que huye de un amor traicionado con un homicidio como respuesta.

            La casi inexistencia del diálogo, marca de la casa, emparentado en cierta manera con el cosmos de Takeshi Kitano, y las tomas largas y el ritmo desafiantemente parsimonioso que tratan de aparentar un hipnotismo y una poesía que en realidad no es tal, se entremezcla con estallidos de crueldad física feroz –quee imagino que también pretende ser emocional-, bordeando lo gratuitamente aberrante en muchas ocasiones, y un prolijo y inescrutable simbolismo surrealista que parece tener como principal destinatario el propio Kim Ki-duk.

            La isla propone de esta manera un amor torcido, que se mueve entre la desidia y la víscera, y que impacta más por su capacidad para enervar que por su presunta emoción sumergida.

            Eso sí, una gran cantidad de adeptos sí logran captar algo que un servidor es incapaz de apreciar (salvo en Hierro 3).

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 3.

A %d blogueros les gusta esto: