Archivo | 15:56

Hanna

24 Sep

“Ser la persona que estoy interpretando. Eso es actuar.”

Saorise Ronan

 

 

Hanna

 

Año: 2011.

Director: Joe Wrigth.

Reparto: Saorise Ronan, Cate Blanchett, Eric Bana, Jessica Barden, Aldo Maland, Tom Hollander, Jason Fleming, Olivia Williams.

Tráiler

 

 

             En un paisaje de helado cuento de hadas, donde conviven plácidamente y en armonía cisnes y cachorros de zorro ártico, una nívea y frágil princesa de dulces rasgos mata y destripa sin mudar el gesto a un bonito y suave reno.

             Corren tiempos turbios para los cuentos. Los adolescentes se han apropiado de ellos dejándose llevar en el proceso por la tendencia al melodrama de victimista autoafirmación propio de su edad. Es un mundo amohinado y circunspecto. Y Hanna, como es natural en un relato de estas características, funciona bastante mejor cuando hace lo que debe, pierde esa inflada pose de solemnidad adolescente y se toma menos en serio, con necesarias y refrescantes concesiones al humor y al absurdo.

Del mismo modo que ocurrirá poco después, en una interpretación más literal, en la reciente Blancanieves y la leyenda del cazador, las princesas ya no son un ente pasivo que aguarda la llegada del príncipe azul.

            Hanna (Saorise Ronan, desde luego efectiva) propone una versión de serie novelesca teen del modelo de heroína bessoniana de mortal inocenciaNikita y toda sus variantes posteriores- o del icónico Jason Bourne, y, al mismo tiempo, una renovada revisión del enfrentamiento de la pureza contra el mal, del buen salvaje contra la tecnologizada y deshumanizada civilización -paradójico, dados los orígenes de la protagonista-. Una princesa, en definitiva, que toma las armas y combate en sangrienta e implacable venganza a la bruja malvada y sus secuaces, en este caso una pérfida y chic agente de la CIA (Cate Blanchett, una garantía tanto para un roto como para un descosido) responsable de una oscura trama de experimentos de eugenesia.

            Por su parte, Joe Wrigth, popular por dramas de época como Orgullo y prejuicio y Expiación, más allá de la pasión, trata de afrontar el encargo poniendo de su parte cierta autoría europeizante de la mano de una tendencia a la estilización, en ocasiones atractiva, en otras pasada de rosca de manera bastante gratuita, con influencias del videojuego –incluso en los sonidos de la banda sonora de The Chemical Brothers– y del estilo tecno-publicitario de otro británico de generación precedente como Danny Boyle, además de sumar alguna que otra metáfora visual un tanto obvia que, de nuevo, con menos seriedad hubiera funcionado mejor.

El conjunto, no obstante, no ofende demasiado y se hace bastante llevadero.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 5,8.

Nota del blog: 6.

A %d blogueros les gusta esto: