Archivo | 17:10

Nieve que quema

23 Sep

“Esto hace que Vietnam parezca Kansas.”

Blain (Predator)

 

 

Nieve que quema

 

Año: 1978.

Director: Karel Reisz.

Reparto: Nick Nolte, Tuesday Weld, Michael Moriarty, Anthony Zerbe, Richard Masur, Ray Sharkey, Charles Haid.

Tráiler

 

             Como otros integrantes de los feroces Angry Young Men surgidos en la decadente Gran Bretaña de finales de los cincuenta, una vez difuminado o extinto el movimiento del Free Cinema Karel Reisz abandonaba las islas para saltar el charco y alistarse en las filas de Hollywood. Y, de la misma manera, el resultado sería películas de encargo en las que Reisz no conseguiría del todo atraer a su terreno temáticas alejadas de sus inicios y su propio sensibilidad.

             En Nieve que quema, Reisz se lanzaba a explorar las ruinas de la América enfangada en la interminable e incomprensible Guerra de Vietnam con los legendarios Creedence Clearwater Revival y su icónico Who’ll Stop the Rain como referencia cronológica e hilo musical.

Adaptación de la alabada novela Dog Soldiers, de Robert Stone, la película dibuja el recorrido desesperado de una pareja envuelta en el tráfico de drogas. En el origen está la enajenación mental del marido de ella, mujer frágil y desamparada (Tuesday Ward), y amigo de él, brusco, noble, idealista y hastiado marine (la siempre contundente presencia de Nick Nolte), al que la visión de los horrores de la guerra le conducen a una lógica en el que la venta de dos kilos de heroína vietnamita en California surge como una decisión consecuente con las circunstancias.

             Un guion poco consistente es el principal débito de esta película fallida en la que la personalidad de Reisz si acaso se entrevé en la construcción de personajes sin futuro insertos en un Estados Unidos desmoronado y sombrío, que parece haber acogido la guerra en su propio seno, contrapuesta a un Vietnam retratado con fotografía brumosa, como de fantasmagórica alucinación o pegajosa pesadilla. En la California de la vuelta a casa, todo es desolación, decepción, cochambre física y moral, un entorno derruido en el que los individuos sobreviven bajo el resguardo de la violencia, la droga y otros vicios deshumanizadores.

             A pesar de esta ambientación casi postbélica, el thriller de huida y persecución, en el que aparecen también a cuentagotas ciertos detalles humorísticos en mi opinión poco adecuados, se desarrolla de manera bastante más convencional y no del todo convincente, con unos personajes demasiado desdibujados en su mayoría –ese hombre delirante como fuerza motriz que desencadena la trama como más claro ejemplo-, lo que revierte en un producto que avanza ante la indiferencia del espectador, sin alcanzar demasiada intensidad emotiva o de acción e, incluso, con algún bostezo ocasional.

Flojita.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 4,5.

A %d blogueros les gusta esto: