Archivo | 16:07

El irlandés

29 Ago

“Yo sólo soy un sheriff del sur.”

Nick Corey (1.280 almas)

 

 

El irlandés

 

Año: 2011.

Director: John Michael McDonald.

Reparto: Brendan Gleeson, Don Cheadle, Liam Cunningham, Mark Strong, David Wilmot, Fionnula Flanagan, Katarina Cas, Michael Og Lane.

Tráiler

 

            El irlandés: un policíaco de toda la vida pasado por el filtro de la vitriólica retranca de la Isla Esmeralda.

Desde su posición consciente y orgullosamente menor, la obra de John Michael McDonald, director y guionista del asunto, desata su mala baba contra los cánones del género y contra los estereotipos propios y extraños desde el prisma de un personaje sobre el que gravita todo el conjunto, el bueno, viejo y putero sargento Gerry Boyle (Brendan Gleeson), cuerpo de la ley en la recóndita Irlanda Occidental.

           Una mezcla amable del sargento Hank Quinlan y ese cateto, genial y diabólico sheriff Corey de 1.280 almas; encantadoramente tocapelotas, detestablemente ocurrente, prosaico e incisivo. Un individuo brillante refugiado en una actitud infantiloide y de apariencia desapasionada y negligente que da lugar a un juego de contrastes y sutilezas interpretativos entre los que Gleeson se mueve como pez en el agua, devorando la escena con destellos de su Martin Cahill -desde el otro lado de la justicia- de aquella estupenda El general.

            De este modo, la película sigue el ritmo que marca Boyle, con el rechazo de la primera impresión poco sutil y deliberadamente desagradable en la que se intuye un fondo socarrón y un poso de melancolía dejado por la rutina de la vida de un hombre sin glorias a las que aspirar y que mata el tiempo disfrutando de la sorna y de pecados veniales como inane forma de rebeldía, seguido más tarde –en paralelo al personaje de Don Cheadle, metido también a labores de producción- de la toma de complicidad e inmersión en el mundo de este tipo tan carismático y sus insólitos avatares que, hacia el final, se tornan algo más convencionales.

            McDonald, al que también se le aprecian fallos de director novel, compone así una farsa de humor cruel, adorable, paródico y metalingüístico, y que, siguiendo ese mismo hilo, aplica ese mismo espíritu gamberro a la sugerencia tragicómica y en último caso ridícula de los escenarios y la composición de la puesta en escena.

            Una película pequeña, en la que no todo llega a funcionar, pero que resulta muy simpática en su conjunto.

 

Nota IMDB: 7,2.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: