Kids Return

23 Ago

“No está solo. Te acompaña lo que vas a ser en el futuro.”

Alejandro Jodorowski

 

 

Kids Return

 

Año: 1996.

Director: Takeshi Kitano.

Reparto: Masanobu Andô, Ken Kaneko, Michisuke Kashiwaya, Yûko Daike, Ryo IshibashiSusumu Terajima.

Tráiler

 

 

             A mediados de la década de los noventa, Takeshi Kitano entraba en barrena personal y creativa. El fracaso de crítica y público de Getting Any?, su primera comedia, terreno que en teoría dominaba como humorista de renombre en el país del sol naciente, lo condujo a una profunda depresión que dio rienda suelta a un temperamento autodestructivo e iconoclasta que ya se averiguaba en el trasfondo de sus filmes. Un grave accidente de tráfico, debido al abuso del alcohol, tendría en coma al cineasta durante algunas semanas, dañando irreparablemente además los nervios de su rostro.

Quizás fruto de esta experiencia traumática, el regreso de Kitano tras las cámaras introduciría varios cambios respecto a los elementos recurrentes de su obra.

             Pese a que no puede calificarse a Kids Return de una obra del todo optimista, ni mucho menos, los distintos personajes -incardinados a través de la relación de amistad y la evolución personal de los dos protagonistas, con más momentos agrios que dulces- al menos se revelan contra su futuro, negando un destino que en cambio pretenden construir a su medida en vez de acatarlo con el estoicismo de aquellos yakuzas a los que vida y muerte poco se les diferenciaba.

El éxito es lo de menos. En sus múltiples variantes, y a pesar de unos manifiestos desvalimiento y desorientación que los hace víctimas de errores propios y nocivas influencias externas, son muchachos con sueños nobles o equivocados que aspiran a realizar, conmemorando su vida en el intento.

Esto es, encontrar un sitio en una sociedad hostil que se lo niega, realizarse a través de la total entrega a una amistad devota hasta rozar lo homoerótico, conseguir a la chica de los sueños, intimidar y ser respetado como un auténtico gángster, conseguir ser de mayor lo que uno quería de pequeño.

            En consonancia con ello, el estilo del director tokiota, que renuncia a la actuación en el filme, se torna más natural –si bien repite un montaje que recuerda al de Boiling Point-, se resta en parte ese aura onírica o mágica que sobrevolaba parte de su obra, aunque permanece ese humor agridulce entre el slapstick, la ternura chaplinesca y lo pueril; y ese inimitable halo de lirismo melancólico, o el cierto simbolismo, como el del color rojo.

Kitano reencontraba el camino.

 

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 7,5.

2 comentarios to “Kids Return”

  1. Chris 8 enero, 2019 a 17:45 #

    Takeshi Kitano había hecho en 1.994 cinco películas, algunas de las mejores de su carrera, como “Una Escena en el Mar” o “Sonatine”.

    Sin embargo, aquel mismo año también sufrió a bordo de su motocicleta un terrible accidente (luego admitiría que se trataba de un suicidio “inconsciente”) que casi acaba con su vida y que le dejó la mitad de la cara paralizada, precisamente de donde vienen su tan famoso “tic” y su cojera.
    En aquel tiempo de recuperación y reflexión decidió no abandonar su oficio y seguir con todo el optimismo que su cuerpo le permitiera. Así nació el deseo de hacer “Kids Return” casi dos años después (incluso aparecería actuando en la magistral “Gonin” de Takashi Ishii, todavía con el parche que debía llevar en el ojo a causa de los fluidos que desprendía).

    De este modo Kitano nos deleita con una de sus más intimistas, personales y emotivas obras (de ahí que sea la menos conocida y más infravalorada), una historia que, disuelta en varias historias, habla del paso de la adolescencia a la madurez, de cómo se empieza a trabajar en una sociedad económicamente dañada, de cómo se superan las barreras injustas que a veces pone la vida por delante, de cómo sobrevivir y levantarse, con entusiasmo y hasta con humor.
    El cineasta por primera vez desnuda su alma ante el público (aún más que en “Una Escena en el Mar”), imprimiendo experiencias personales, vivencias y hechos autobiográficos (el de la pareja de humoristas es el más significativo) en una trama donde tienen cabida la comedia y la tragedia por igual, con dos chicos de protagonistas, Shinji y Masaru, magistralmente interpretados por Ken Kaneko y Masanobu Ando, que, tras ser declarados fracasados en su instituto, siguen distintos caminos en su vida: uno de boxeador y otro de yakuza, mientras que también vamos viendo, paralelamente, cómo se desarrolla la vida de algunos de sus compañeros de instituto.

    Así se inicia una especie de hazaña trascendental que todos de algún modo viven y comparten, que no es otra que la cimentación del futuro de sus existencias. Kitano hace otro alto en su cine de yakuzas, aunque aquí más bien aparecen como un pretexto con otras intenciones mucho más profundas, y elabora un impresionante drama cercano a su “Una Escena en el Mar” (siendo una especie de reverso luminoso del “Young Thugs: Innocent Blood” de Miike) con una íntima y pausada atmósfera que poco a poco te envuelve, te atrapa y te emociona, donde somos de nuevo testigos de tres cosas fundamentales:
    La versatilidad de Kitano a la hora de dar rienda suelta a su cine de autor, la soberbia interpretación de esos gigantes que son Ryo Ishibashi y Susumu Terajima y la asombrosa, conmovedora, y épica, en cierto modo, banda sonora de Joe Hisaishi, en especial el tema principal, hecho para mostrar la fuerza que posee el nuevo trabajo del director y la de él mismo en particular…

    Una fuerza perfectamente reflejada, cuando le dice Shinji a Masaru “Oye, ¿crees que se ha acabado todo para nosotros?” y éste le responde “Idiota…¡si ni siquiera hemos empezado!”.
    Efectivamente, ni siquiera había empezado.

    • elcriticoabulico 9 enero, 2019 a 14:10 #

      Yo la encontré encantadora. Se palpa en ella ese pensamiento existencialista en crisis, desbordado de emoción y plasmado con exquisita ternura en sus personajes. Es un grande Takeshi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: