Archivo | 15:46

Vivir y morir en Los Ángeles

6 Ago

“Mi mejor actuación tuvo lugar durante la audición para Vivir y morir en los Ángeles. Nada más leer el guión, William Friedkin me dijo ‘el papel es tuyo’. Pensé que era una broma. Volví al hotel, me di un baño y me llamaron para negociar el contrato. Aún no me lo creo.”

William Petersen

 

 

Vivir y morir en Los Ángeles

 

Año: 1985.

Director: William Friedkin.

Reparto: William Petersen, Willem Dafoe, John Pankow, Debra Feuer, John Turturro, Darlanne Fluegel.

Tráiler

 

 

            A mediados de los ochenta, la carrera de William Friedkin, cineasta surgido durante la ola del Nuevo Hollywood como uno de sus integrantes más atrevidos, comenzaba a declinar víctima de la cada vez más frecuente mala elección de sus proyectos.

Quizás por ello, Friedkin quiso volver la vista atrás para adentrarse de nuevo en el thriller de acción con cierto sabor noir, de formas clásicas y sensibilidades renovadas al gusto de la época.

            Y es que Vivir y morir en Los Ángeles tiene algo de French Connection, primer gran éxito de Friedkin y referencia del policíaco de los setenta, si bien pasado por los colores fluorescentes, la horrenda música de sintetizador, el soleado e infernal destartalamiento de Los Ángeles y la violencia sórdida de los ochenta.

Sí mantiene la trama de investigación policial de los dos compañeros de placa complementarios, Chance (William Petersen), chulesco, anárquico y con desprecio por los métodos y las barreras éticas del oficio –qué contraste con el mesurado, pulcro y procedimental Grissom- y su subalterno Vukovich (John Pankow), apocado y formal, enfrentados a un capo esquivo y magnético, en este caso el falsificador de dólares Eric Masters, con los rasgos de un Willem Dafoe todavía sin arrugar.

            Salvando la excusa risible por tópica a estas alturas del veterano policía asesinado a dos días de abandonar el cuerpo, Friedkin compone un thriller repleto de fuerza y agallas, bien dosificado y dirigido con nervio, domando su furia pese a algún encabritamiento puntual, ciertos cortes abruptos de montaje y una solución más que adecuada pero no del todo bien afinada.

             No era esta sin embargo, una tarea nada sencilla dentro del ambiente apocalíptico de la ciudad californiana, del círculo vicioso de unos personajes hechos jirones, donde la única emoción que trasluce su acalorada gelidez parece ser la ira, el desprecio, el asco o, como mucho, una fidelidad negociada, instrumentalizada o mal entendida.

Buen ejercicio de acción.

 

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: