Archivo | 15:25

Exótica

1 Ago

“Con el concepto de pérdida trato de exponer la estéril negación a la que los humanos recurrimos en casos duros y atroces ante los cuales no somos capaces de reaccionar.”

Atom Egoyan

 

 

Exótica

 

Año: 1994.

Director: Atom Egoyan.

Reparto: Mia Kirshner, Bruce Greenwood, Elias Koteas, Don McKellar, Arsinée Kharjian, Sarah Polley, Victor Garber.

Filme

 

            El rechazo o la licuación de las convenciones formales y argumentales y la perspectiva particular como punto de partida para los mismos conforman los principios básicos de ese cine denominado ‘postmoderno’ que comenzará a desarrollarse desde la década de los ochenta. Una manera más de englobar unas tendencias con riesgo experimental que, sin embargo, nunca han faltado en ningún tiempo. Atom Egoyan, director de origen armenio-egipcio afincado en Canadá, vendrá a representar uno de los máximos exponentes de esta postmodernidad cinematográfica.

Exótica aparece uno de los primeros hitos que abrieron la obra de Egoyan al gran público después llamar la atención de la crítica especializada con El liquidador, y que será confirmado posteriormente con la multipremiada El dulce porvenir.

            Bajo el pretexto de la estructura de vidas cruzadas, constante recurrente en su cine, Egoyan expone ante la cámara toda una colección de flores raras, exóticas, amenazadas por un entorno hostil al que no pertenecen y que les rechaza, pero aún así más resistentes de lo que su ajada fragilidad aparenta.

Egoyan destruye el esquema aristotélico para ensayar una melodía continua de imágenes hipnóticas, perturbadoras y deprimentes, que convierten a Exótica una película nocturna y agria, con una multitud de personajes equivalentes en su tormento -imágenes reflejadas en un espejo- y que, en vez de desparramarse por espacios luminosos hasta que la casualidad los reúna, son encerrados dentro de un círculo viciado de estrechos callejones, habitaciones sórdidas e insalubres y recovecos ocultos en la mente y en el tiempo, donde el deseo se mezcla hasta perderse en el dolor, en la incomunicación y la soledad.

            Así, Exótica resulta un ejercicio que, a pesar de su punto de pretenciosidad retórica que -y aun reduciendo en mucho el hermetismo de obras precedentes- en parte supera y hace parecer más grande a lo que realmente se expone, sí consigue hechizar y sumergir al espectador en un mundo torturado, oscuro y vacío.

 

Nota IMDB: 7,2.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: