Ocho millones de maneras de morir

28 Jun

“En mis comienzos me ofrecían todos los papeles de psicópata disponibles. Después de hacer Ocho millones de maneras de morir parecía que nadie podía imaginarme actuando como otra cosa que no fuera un señor de la droga.”

Andy García

.

.

Ocho millones de maneras de morir

.

Año: 1986.

Director: Hal Ashby.

Reparto: Jeff Bridges, Rosanna Arquette, Andy García, Randy Brooks, Alexandra Paul.

Tráiler

.

            Ocho millones de maneras de morir será la última obra de Hal Ashby, un realizador que surge en el escenario cinematográfico empujado por la ola de inconformismo, rebeldía e insumisión de los años sesenta y setenta; tiempos en los que el Nuevo Hollywood, en el que se encuadraba Ashby como uno de sus componentes más excéntricos, venía a tomar el relevo renovador que había supuesto la denominada generación del compromiso o generación de la televisión.

            Después de iniciarse en el cine en labores de montaje y producción, frecuentemente como colaborador con el canadiense Norman Jewison, la labor como director de Ashby había abierto numerosos frentes de combate en la moral norteamericana: la institución familiar, confusa y opresiva contra la que se revela el Harold de Harold y Maude, uno de los romances más estrafalarios jamás rodados; la fidelidad a una razón personal de vida frente al desarraigo y los sueños rotos de Esta tierra es mía, biopic sobre el cantante Woody Guthrie; las secuelas de Vietnam en El regreso, o los desmanes del poder mediático en Bienvenido, Mr. Chance, su obra más reverenciada y, según algunos expertos, su última gran película.

Su trayectoria a lo largo de los años ochenta, una década más acomodaticia en la que la política de Ronald Reagan clamaba por la vuelta a los valores tradicionales que habían hecho grande a América, culminaba su recorrido descendente en Ocho millones de maneras de morir, un intento de remozar los parámetros del noir con la sensibilidad estética de su época: estridencia y neones fluorescentes.

             El smog que corona el skyline de Los Ángeles abre la puerta a un mundo en descomposición, devorado por la violencia ejercida tanto en las calles como desde el propio Estado (“ahora la pena de muerte no es solo para los delincuentes, sino también para los ciudadanos”, muestra de la aún viva indisciplina de Ashby).

Todo hombre es un cadáver con la condena aplazada.

Matthew Scudder (Jeff Bridges, toda una garantía), detective de la policía, quien debe velar por la seguridad y el orden moral en el caos, intenta acelerar el proceso por el alcohol. Un tipo al límite, en una lucha por su redención o su destrucción definitiva atada a la venganza por la muerte de una prostituta bajo su protección, implicada en negocios turbios con un violento narcotraficante, Angel Maldonado (Andy García, reivindicando un lugar en Hollywood al borde de un ataque), con reminiscencias de El precio del poder.

Un hombre solo contra los bajos fondos, a título privado, quizás con la ayuda de un próspero y honrado proxeneta y ante una segunda oportunidad salvífica con la belleza nada clásica de Rosanna Arquette, prostituta de lujo.

Se rastrea la huella de Oliver Stone tras el guión en una época en la que su deriva personal le hará experto en personajes extremos.

             Ashby conserva la esencia del noir en esa atmósfera asfixiante y opresiva que, sin embargo, y a pesar de que el mediocre libreto trata de incorporar giros de mala manera por parte personajes desdibujados –un amor poco creíble entre el desguazado Scudder y la prostituta Sunny, un chulo interesante pero poco coherente,…-, acaba por diluirse en un thriller previsible y vocinglero, que confunde tensión con irritación. Nada mejor para probarlo que el clímax  del tiroteo en el almacén: alargado, histérico hasta casi el ridículo y más exasperante que intenso.

 

Nota IMDB: 5,4.

Nota FilmAffinity: 5,7.

Nota del blog: 4.

Anuncios

3 comentarios to “Ocho millones de maneras de morir”

  1. plared 2 julio, 2012 a 09:11 #

    Te veo cruel, no es que sea la quinta maravilla, pero se deja ver. Un thriller como dices previsible, pero perfecto para pasar el rato, hecho sin duda para ello. Sin pedirlme da que hay que juzgarlo como lo que es. Una pelicula para ver y olvidar, pero que entretiene.

    Es mas, No creo que sea una revisión del noir, simplemente una pelicula de accion, con tintes policiaco Yo le daría un 5,5 tranquilamente

  2. plared 2 julio, 2012 a 09:13 #

    Te veo cruel, no es que sea la quinta maravilla, pero se deja ver. Un thriller como dices previsible, pero perfecto para pasar el rato, hecho sin duda para ello. Sin pedirle mas, me da que hay que juzgarlo como lo que es. Una pelicula para ver y olvidar, pero que entretiene.

    Es mas, No creo que sea una revisión del noir, simplemente una pelicula de accion, con tintes policiaco Yo le daría un 5,5 tranquilamente

    • elcriticoabulico 2 julio, 2012 a 10:12 #

      Me irritó demasiado esa tendencia a enfrentar a voces a los personajes. Además, no me gusta demasiado como está perfilado alguno de ellos, con poco trabajo. Aunque sí es cierto que tiende al thriller de acción, sí creo que tiene algo de noir policíaco: esos personajes decadentes reflejo de un mundo descompuesto, la ciudad opresiva,…
      En fin, yo iba con entusiasmo pero no me gustó, qué le vamos a hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: