El sur

23 Jun

“Cuando tras la proyección de El sur encendieron la luz todos permanecimos en silencio durante varios minutos, con el fin de prolongar la emoción artística que nos apretaba la garganta. Aunque el filme esté perfectamente terminado, forme un todo, y los personajes sean interesantes, conmovedores y perfectamente dirigidos, y se aprecien la suavidad de la luz, la pureza de los encuadres y el rigor de la puesta en escena, es raro que uno llore en la visión de una copia de trabajo y raro también descubrir una película que nos enorgullezca del cine como arte.”

Gilles Jacob

El sur

 .

Año: 1983.

Director: Víctor Erice.

Reparto: Omero Antoniutti, Sonsoles Aranguren, Icíar Bollaín, Lola Cardona, Rafaela Aparicio, Aurora Clément.

 .

            Poca gente puede decir tanto con una filmografía tan escueta como Víctor Erice. Apenas tres películas y un semidocumental que dejan una huella imborrable en el cine español.

Después de darse a conocer formando parte de la película coral y capitular Los desafíos, premiada con la Concha de Plata en San Sebastian, Erice entregaba su obra más conocida y celebrada, El espíritu de la colmena, una inmersión en el mundo fantasioso de la mente infantil, creadora de un microcosmos mágico y simbólico en perpendicular contraposición con la realidad de una España gris, escindida y atrasada.

El sur, una década posterior, parece prolongar la mirada de la niña de El espíritu de la colmena, mutada por el paso del tiempo.

            En El sur, ambientada en una España que aún sangra quedamente por las heridas abiertas por la guerra fraticida, Erice desgrana de nuevo el universo de la infancia, riquísimo, puro y todavía en formación, en el que la figura del padre (el italiano Omero Antoniutti, elección cuestionable pese a su prestigio internacional por Padre padrone por la necesidad de imponer un doblaje impostado) ejerce un poder de atracción semejante a la gravedad de un astro.

Una figura venerada que, en sí misma, es un misterio tan solo comprensible por los ojos admirados de la infancia inocente, los que realmente son capaces de ver en el interior ajeno, de desentrañar qué es lo realmente importante, oculto tras la máscara de las convenciones sociales y sentimentales. Un entendimiento que se pierde de manera irremediable con los años, durante una supuesta madurez en la que ilusoriamente se cree conocer la identidad real -o, más bien, descubrir quién no es- de aquel al que se adoraba sin condiciones.

             Pervive, como en El espíritu de la colmena, la extraordinaria descripción de la relación entre la hija y su padre, en este caso marcada por la calidez de sus inicios, la insobornable complicidad entre dos almas que se comprenden y se aman con la mirada, aislados -la villa familiar apartada, el camino exterior como frontera definida-, como reducto de salvación en el caso de él, de la melancólica amargura del pasado,  de la realidad más cruda producto del envenenamiento del alma, sea a causa de la guerra, sea a causa del quiste doloroso e inextirpable de un amor interrumpido o desengañado.

El sur surge como tesoro secreto y compartido, promesa de curación de la soledad, el desarraigo y el desamor con su sola evocación.

             Erice dibuja sentimientos en fotogramas con maestría poética, en la que el pictoricismo de cada plano, con un exquisito tratamiento de la luz, envuelve de magia esa intimidad absoluta y el posterior distanciamiento triste e inevitable.

             La frustración por esta obra inacabada –su filmación y metraje se interrumpen hacia la mitad del guion original-, será una de las causas de la renuncia de este cineasta de prodigiosa sensibilidad.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,8.

Nota del blog: 8,5.

10 comentarios to “El sur”

  1. plared 24 junio, 2012 a 05:02 #

    Visceral critica para una pelicula mágica. De las pocas salvables hechas en democracia. Todo un ejercicio de estilo, lento y pausado dotado de sensibilidad exquisita. Una obra de arte de nuestro cine y como tal…Totalmente incomprendida….

    La critica como siempre buena, pero cuando la haces de una pelicula como esta. Me da que te sales.Cuidate

    • elcriticoabulico 24 junio, 2012 a 18:19 #

      Gracias por tus palabras. Sí es cierto, las buenas películas suelen inspirar más, aunque también hay alguna barrabasada por ahí que luego resulta muy aprovechable y divertida a la hora de despellejar. Todo es ponerse.

  2. ALTAICA 25 junio, 2012 a 20:55 #

    Querido amigo Praded, hay pocas películas salvables hechas en democracia e igualmente muy pocas películas salvables hechas en etapas anteriores. No está nuestro cine preñado de muchas obras maestras, ni tan siquiera de sobresalientes. Pero como decía el otro, haberlas … Algún día deberíamos de destacar aquellas que pueden ser salvadas de la quema.

    Abúlico parece que no ha habido abulia en la realización de esta excelente crítica sobre una de mis debilidades. Ya sé que las afirmaciones categóricas son propias de inútiles, ignorantes o descreídos, pero sigo pensando que El Sur es mi película española por excelencia y una de las 50 mejores películas de la historia del cine. Y con eso creo que lo digo todo.

    Me da igual, si bien puedo sentir lástima, que la obra estuviera diseñada de otra manera, pero al final puede que al quedar así se hiciera más grande. No siempre los productores comenten atracos y, a veces, aciertan. Me da igual pues tal y como está es grandiosa y nos deja un final brutal, despiadado y al mismo tiempo mágico, abierto a ese viaje que se presenta esperanzado. Verlo puede que hubiese sido maravilloso, no lo sabremos nunca, pero no verlo puede que dejara un resquicio al misterio y el enigma de una luz no vista y sí soñada.

    • elcriticoabulico 26 junio, 2012 a 00:21 #

      No te falta razón (para variar) en eso que dices de los productores. A mí El sur me gusta como esta, como termina. Es una película preciosa, que capta como ninguna lo agridulce, mistérico y prosaico de la vida, de extraordinaria precisión en lo simbólico y lo sensible.
      Me parece que Erice tenía un proyecto entre manos, una película de nuevo coral, como la de su debut tras las cámaras. ¿El renacer en un curso cíclico? Veremos.

  3. plared 27 junio, 2012 a 00:47 #

    Pues visto la prisa que se da el hombre en realizar peliculas…Pues para el juicio estará. Joer uno realmente bueno que tenemos y su filmografia no llega ni a cinco peliculas….Cuidaros los dos y esta vez, coincidimos los tres…Cosa rara

    • elcriticoabulico 27 junio, 2012 a 02:18 #

      Es un desencantado. Un estado de difícil cura.
      Y mira, cierto que coincidimos los tres. Que no vuelva a pasar, que se acaban los debates por la vía rápida.

  4. Deckard 23 junio, 2019 a 00:27 #

    Al tal Gilles Jacob le gustaría mucho El Sur (como a todos, estaría bueno que no), pero la verdad es que era un pajaro de cuidado que estuvo ninguneando la presencia española en Cannes durante años. Ya sabemos que los responsables del cine español de la época eran un poco negados, pero eso no era un pretexto válido para ignorarnos sistematicamente.
    Y nunca me había planteado lo de Omero Antonnutti. Tienes razón con lo del doblaje, pero lo cierto es que a toro pasado me resulta imposible imaginarme a cualquier otro en ese papel….
    Y El Sur es inolvidable por muchas cosas, pero yo me quedo con el inicio. Esos planos en claroscuro son puro Velazquez, Rembrandt o Tintoretto. No se si el mérito principal de eso es de Erice o de José Luís Alcaine. Probablemente es mérito de ambos.
    Por poner un pero, yo criticaría a Elías Querejeta por no haber respetado la visión del director (si no recuerdo mal, la decisión del productor vasco provocó el tajo de la otra cara de la moneda que en la misma película iba a llamarse El Norte) Porque El Sur, tal y como está ahora es toda una joya, pero de haber seguido el plan inicial quizás hubiera podido ser monumental.
    Besos.

    • elcriticoabulico 23 junio, 2019 a 17:01 #

      Además ese pero aumenta porque supongo que influiría en el hecho de que Erice no haya vuelto a estrenar un largometraje de ficción desde entonces…

      • Deckard 23 junio, 2019 a 22:13 #

        Yo hay ciertos productores a los que no entiendo. Elías Querejeta era un caso complejo. A los que sabían manejarlo les dejaba bastante en paz. Luego había otros que para poder dirigir le dejaban meter mano en los guiones. Lo que no me explico es esa mentalidad de contratar a alguien a quien presuntamente admiras y respetas para luego boicotearlo a base de zancadillas y tijeretazos. Algunos entienden este trabajo así, y piensan que poner el dinero es como coger una mata florida y dedicarse a recortar como si hacer películas fuera hacer bonsais.
        Luego Erice volvió a tener problemas con Andrés Vicente Gómez. Iba a hacer “El embrujo de Shangai” y escribió un guión que entusiasmo a su autor, Juan Marse. Pero Gómez al final le dio el proyecto a Trueba, y al parecer esa visión distaba mucho de la de Erice.
        A mí los productores que pretenden controlarlo todo poniendo a un títere que siga sus órdenes en el día a día no me merecen el menor respeto. Luego, si las cosa vienen mal dadas, le echan la culpa al títere. Es de risa.

        • elcriticoabulico 24 junio, 2019 a 12:57 #

          Los complejos de grandeza y la egomanía poco casan con un trabajo artístico en equipo y respetuoso. La libertad para crear es una condición muy cotizada… y muy complicada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: