Archivo | 14:41

Whale Rider

10 Jun

“La sangre joven no obedece un viejo mandato.”

William Shakespeare

 

 

Whale Rider

 

Año: 2002.

Director: Niki Caro.

Reparto: Keisha Castle-Hughes, Rawiri Paratene, Vicky Haughton, Grant Roa, Mana Taumaunu, Cliff Curtis.

Tráiler

 

 

            La devoción es ciega. No sabe ni cree más el que más lo desea, sino el aquel que logra guardar la suficiente distancia como para comprender la perspectiva total del asunto. No hay nada para ello como una mirada nueva, ingenua y joven.

            Whale Rider presenta el desafío vital de una niña maorí en la isla norte de Nueva Zelanda por hacerse un hueco en el mundo, por reivindicarse en su verdadero valor como persona y como mujer a ojos de una sociedad férreamente patriarcal, retrógrada, representada por su abuelo, firme defensor de la ortodoxia de unas tradiciones anacrónicas, obcecado en la búsqueda de un líder mesiánico incluso hasta el punto de, en su frustración, convertir en chivos expiatorios a todo aquel inocente que le rodea.

Así la joven Paikea afronta tres conflictos en uno: el choque inevitable entre tradición y modernidad, la discriminación sexual y los inevitables ritos de paso de la madurez para lograr un papel de líder que siente en su interior como parte de su destino pero que la ciega tradición le niega.

            Niki Caro, aprovechando el cierto relanzamiento internacional del cine neozelandés al abrigo de la trilogía de El señor de los anillos, rodada con el impresionante marco natural del país, explota el exotismo de la cultura maorí al servicio de un cuento de carácter universal.

Con la sencillez como principal instrumento, consigue alejar a la cinta del tópico facilón y el melodrama barato para ofrecer una narración desarrollada con frescura, cuidado, corrección y buen gusto. A esto se añade una gran dirección de intérpretes, donde destaca el convincente trabajo de la debutante Keisha Castle-Hughes, posteriormente nominada al Oscar a mejor actriz principal. Será, con catorce años, la candidata más joven de la historia.

            No obstante, Whale Rider, presa del ritmo sosegado de un argumento de estructura de sobra conocida, tampoco alcanza cotas de gran intensidad, manteniéndose como una pequeña fábula agradable de ver en todo momento que reivindica la necesidad del autoestima de la juventud y su reconocimiento ajeno, en especial de los injustamente marginados. No es poco.

 

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 6.

A %d blogueros les gusta esto: