Archivo | 14:07

Iron Sky

7 Jun

“Una cinta de celuloide no reconoce los límites del tiempo y el espacio sino solo las limitaciones de la imaginación del hombre.”

Nicholas Ray

 

 

Iron Sky

 

Año: 2012.

Director: Timo Vuorensola.

Reparto: Julia Dietze, Christopher Kirby, Götz Otto, Peta Sergeant, Stephanie Paul, Udo Kier.

Tráiler

 

 

            Estábamos en lo cierto: los nazis son unos lunáticos. En sentido literal y figurado.

Iron Sky, producción finlandesa costeada por medio de aportaciones voluntarias, sitúa de nuevo al mundo al borde de un Apocalipsis bélico como los de antaño, servido por un enemigo nazi oculto en la conquistada cara oculta de la Luna con toda su parafernalia y grandilocuencia escénica –lo que afecta a una banda sonora en la que el grupo de rock industrial esloveno Laibach pasa unas cuantas óperas de Wagner por el sintetizador-, profusión simbólica, mortíferas lugers y maldad reconcentrada adaptadas al espacio, a la espera de fundar el IV Reich sobre la Tierra (y el cielo).

            Haciendo orgullosa gala de unas hechuras aferradas a la serie B más peleona y, por tanto, con una fuerte autoconciencia sobre la cual ironizar, Iron Sky mezcla comedia, nazisploitation –variante con nazis del cine de explotación– y steampunk –situar una estética decimonónica o de principios de siglo, sobre todo en el aspecto tecnológico, en un contexto futuro- al estilo de la olvidada, no recuerdo si injustamente, Sky Captain y el mundo del mañana y la más reciente y también pronto relegada en las memorias más frágiles Sucker Punch.

Una concepción gamberra que presenta a un modelo afroamericano metido a glorioso astronauta como parte del lavado de imagen en la campaña reelección de la grotesca Sarah Palin, encumbrada a Presidenta de los Estados Unidos –terrible alternativa-, y reciclado ahora en antihéroe salvador de la humanidad en colaboración con una hermosa e ingenua nazi (Julia Dietze, un encanto), producto de la realidad paralela de la eficaz propaganda totalitaria, frente a las hordas de un nuevo führer con las facciones del repulsivo Udo Kier.

            Sin llegar tomarse nunca en serio, Iron Sky ofrece un entretenimiento tontorrón con chistes con una incorrección simpática pero no demasiado hirientes, parodias de fortuna desigual y unos cuantos detalles de lucidez nada desdeñables, sobre todo en el aspecto de la política terrestre. Ya saben, denle un discurso sencillo, vacío y populista pero con garra y calado a un líder con imagen carismática en tiempos de desconcierto y crisis y puede que logren alzar al trono al tirano.

No obstante, como suele suceder en este tipo de producciones, las risas van decayendo a medida que se supera la sorpresa y el encanto inicial, si bien con ligeros repuntes que, junto con la dulce Dietze, hacen bastante tolerable la algo menos de hora y media de metraje.

            Un divertimento entrañable en el que de vez en cuando se cuela algún grano de pimienta.

 

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 5,2.

Nota del blog: 5,5.

A %d blogueros les gusta esto: