Los fabulosos Baker Boys

5 Jun

“En mi opinión, Jeff Bridges es como los actores de la vieja escuela. Nunca parece que esté actuando; es totalmente natural, no percibes esfuerzo en su trabajo.”

Steve Kloves

 

 

Los fabulosos Baker Boys

 

Año: 1989.

Director: Steve Kloves.

Reparto: Jeff Bridges, Michelle Pfeiffer, Beau Bridges.

Tráiler

 

 

             De jóvenes, soñamos con poner el Camp Nou en pie con un pase mágico al hueco, explorar el espacio exterior, detener peligrosos delincuentes internacionales, destapar grandes tramas conspiratorias en papel de periódico, hallar la cura de lo incurable, descubrir civilizaciones perdidas, ser proclamado ‘el nuevo Clint Eastwood’, vivir en una mansión colonial en Maui, comprar un apartamento lujoso en Manhattan.

De mayores, somos auxiliares administrativos, añoramos la vida del mileurista desde el puesto de becario para todo en una redacción digital, despachamos más de ocho horas diarias de esfuerzo de poco clara utilidad sometidos a los designios de un subjefe territorial, calentamos banquillo en el equipo de los colegas y escogemos entre alimentar de por vida una hipoteca o mantener hasta la cincuentena nuestro cuartito de la infancia.

Sobrellevar la decepción, trasladar la frustración del choque entre los sueños posibles, el talento potencial, y la realidad terrena de un futuro materializado en la mayor o menor vulgaridad es una de las claves elementales de la vida. Encontrar otras metas insospechadas y esperanzadoras, sembrar hoy las semillas para, quizás, desenterrar otros tesoros en el mañana.

Aún así, siempre es peor odiar dedicarse a una versión descorazonadora de aquello que anhelabas ser.

            Los fabulosos Baker Boys posa su mirada en una pareja de hermanos –se aprovecha el parentesco real de Beau y Jeff Bridges- dedicados a tocar el piano en los más decadentes hoteles de Seattle, una ciudad que reverencia la música: el primogénito Frank (Beau Bridges), hombre de familia con un inquebrantable optimismo aparentemente ingenuo, observador devoto de las raíces y las tradiciones no escritas de un dúo en el que actúa como humilde manager, y el benjamín Jack (Jeff Bridges), el verdadero artista de la pareja, lacónico, cínico, entregado al humo de sus cigarrillos y a los fugaces amores de barra como única concesión al placer en su mortificada y resignada existencia de prostituta de saldo con smoking hortera.

Dos sueños rotos, o solo enmohecidos, al que el Destino parece conceder una segunda oportunidad, no demasiado lujosa y con el peligro e inestabilidad que todo cambio supone, en forma de vocalista: una poco refinada chica de compañía con los sensuales rasgos de Michelle Pfeiffer.

             El hasta entonces guionista Steve Kloves acometía la dirección de su propio libreto para componer una película que funciona desde la sutileza y efectividad en la trascripción de los afectos y las relaciones de unos personajes estudiados desde un profundo cariño.

Los fabulosos Baker Boys describe con verosimilitud y emotividad la amargura de saberse en el fondo, el desengaño de las ilusiones frustradas, el ingrato esfuerzo de tragar la hiel de los continuos desalientos de la vida, la necesidad de aferrarse a los sueños, por pequeños que estos sean –disfrutar manteniendo el grupo activo, sacar adelante una familia, clásica o algo disfuncional, sentirse apreciado-. Es, en definitiva, encontrar el amor en la desolación, como sentimiento verdadero y salvífico, mantenerlo como garantía para conservar la cordura frente al hastío.

           Kloves consigue transmitir a la perfección unas emociones vívidas, presentadas sin recurrir a aspavientos melodramáticos, con gracia y naturalidad: la sonrisa dulce se instala de modo permanente en ese intento de ascenso personal, musical y romántico para, más tarde, dejar paso a un gesto melancólico en el retorno inevitable a la mediocridad. Hay una enorme ternura en esa relación entre hermanos que afrontan el gris presente y los escuetos resquicios de futuro con perspectivas y actitudes opuestas –una obligada candidez positiva, el desencanto resentido-.

Por supuesto, ayuda que el trabajo y la química de los tres actores principales sea impecable: se ve la admiración y la ilusión en los ojos de Beau Bridges y la derrota mal asumida en cada calada de cigarro de Jeff Bridges mientras que una irresistible Michelle Pfeiffer fascina con cada mirada, interpretando además con éxito las canciones del filme.

Muy recomendable.

 

Nota IMDB: 6,7.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 8.

Anuncios

2 comentarios to “Los fabulosos Baker Boys”

  1. plared 13 junio, 2012 a 04:52 #

    Una fascinante pelicula sobre el talento y la mediocridad. Sobre los sueños que nunca se realizaron y la frustración del tiempo. De personajes, de un trio magnifico, donde michelle, esta cautivadora y arrebata simplemente con la mirada. Y Jefff, perfecto en sus silencios, uno de sus mejores papeles y eso es decir mucho. Ya que realmente tiene algunos míticos. Gran pelicula donde hasta el hermano menos conocido, brilla. Un ocho totalmente merecido y una pelicula a reivindicar. Cuidate

    • elcriticoabulico 13 junio, 2012 a 13:11 #

      En mi opinión es una película que suele estar infravalorada e incluso un tanto relegada al olvido. Injustamente, desde luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: