Archivo | 18:48

Boiling Point

6 May

“La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son.”

Winston Churchill

Boiling Point

 .

Año: 1990.

Director: Takeshi Kitano.

Reparto: Yûrei Yanagi, Dankan, Takeshi Kitano, Gudarukanaru Taka, Tsumami Edamame, Makoto Ashikawa.

Tráiler

 .

            “Hoy en día los clientes son asquerosos. Te piden dinero y si pasa algo te denuncian”, se queja amargamente el líder de un clan de la yakuza tokiota.

            En su primera historia original, dejando aparte la reescritura del guion primigenio de Violent Cop, la película de su casual debut tras las cámaras, Takeshi Kitano, artista polifacético, cineasta involuntario, se adentra en el mundo que lo hará conocido a nivel internacional, la yakuza, utilizando a modo de machete un estilo propio repleto de ironía corrosiva en una desmitificación la estética y los clichés asociados al oscuro y cruento mundo de la mafia japonesa.

            De este modo, Boiling Point se configura como un ejercicio de iconoclastia total materializado en un mundo extraño, parido y mostrado por la mente de un auténtico perdedor –de ahí el ritmo de la mirada, anestesiado, atontado-, siempre en equilibrio sobre la fina línea que separa realidad y la fantasía –si es que existe-, sin saber bien jamás a qué lado de los dos se encuentra –Pierrot, el loco funciona como referencia fundamental e incluso fuente de homenaje, si bien el tono final podría emparentarse más al del siempre peculiar Jim Jarmusch-.

Un universo paralelo regido por un malicioso karma justiciero que toda macarrada es castigada con el ridículo a través de un duro sistema de reciprocidad, desde la más insignificante a la más explosiva, para lo que emplea como hilarantes armas la secuencia de elipsis e imágenes fijas, o casi –Kitano empieza a desarrollar una plasmación magistral de este recurso-; elementos que se unen a otros rasgos cómicos característicos del autor: un tierno absurdo, el juego como elemento fundamental de la vida, el reflejo de los adultos como niños grandes, por muy contradictorio que resulte respecto a su estatus.

            En este cuento fantasioso sobre sastrecillos valientes que se enfrentan a los brutales matones locales –si bien, como hemos visto, unos currantes puteados cualesquiera que han vendido toda su mística por un puñado de yenes- Kitano se reserva un papel estrambótico pero carismático, el de la sátira más directa: un renegado gángster de la exótica Okinawa, psicótico, pendenciero, misógino y de libidinosas tendencias homoeróticas.

Una definitiva -y quizás algo desbocada- reducción al patetismo tanto de la figura del gángster como del carácter de icono cómico del propio Kitano. Un divertimento feroz que sin embargo resta coherencia al conjunto debido a la excesiva concesión de un protagonismo demasiado autorreferencial.

Una gamberrada bastante simpática.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,3.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: