Amanecer

13 Abr

“Un hombre y una mujer verdaderamente enamorados es el único espectáculo de este mundo digno de ofrecer a los dioses.”

Goethe

 

 

Amanecer

 

Año: 1927.

Director: Fredrich W. Murnau.

Reparto: George O’Brien, Janet Gaynor.

Tráiler

 

 

 

            Después llamar la atención con Nosferatu, el vampiro, una de las obras capitales del expresionismo alemán, y de trasladar a la pantalla Fausto, el mito por excelencia de la tradición literaria germana, Fredrich W. Murnau, autor cuya influencia ya era palpable en Hollywood, se trasladaba temporalmente a Estados Unidos tras firmar contrato con el magnate William Fox.

Muestra tanto del prestigio conquistado, como de su minucioso control creativo, Murnau escogería para su primer proyecto americano, Amanecer, a colaboradores de su entera confianza, como su guionista habitual, Carl Meyer, o Rochus Gliese y Edgar G. Ulmer, también inmigrados desde Europa, para la confección de los decorados.

            Amanecer adapta el cuento El viaje a Tilsit, escrito Hermann Sudermann, para componer en la pantalla un poema romántico de autoproclamada universalidad, susceptible de despertar identificación y emoción en cualquier ser humano.

Una afirmación un tanto cuestionable en vista de su desarrollo: un atormentado campesino (el corpulento George O’Brien) acepta la proposición de su malvada amante para asesinar a su mujer (la dulce Janet Gaynor), vender su granja y huir con ella a la ciudad. Un crimen frustrado tan solo por el renacer del amor entre ambos y su periplo en el regreso a casa.

            Murnau, como ya había hecho en Fausto, propone el amor como expiación de las tentaciones y solución de todos los males del mundo, similitudes que se extienden hasta el aspecto formal –la deslumbrante aparición del arcángel, el sol del amanecer-.  

El oscuro villorrio en la que las sombras se alargan amenazantes sobre las paredes, los objetos aparecen sobredimensionados y con perspectivas oblicuas, las sobreimpresiones, el gesto desgarrado y los andares deformes y agarrotados del hombre nos adentran en la pesadilla de remordimientos, pasiones encontradas y luchas interiores de la mente del protagonista. Incluso aparece experimentación en los intertítulos, campo despreciado por el realizador alemán, más proclive a cargar el peso dramático en la expresividad y el impacto de la imagen.

Formas expresionistas que encierran al espectador en una atmósfera desasosegante, trágica, cruel, aterradora. El monstruo es ahora el propio ser humano. El resultado es feroz.

            De ahí que el contraste con el segundo acto, la recuperación del amor, emerja como una pintoresca comedieta romántica, con la aventura de ese matrimonio de campesinos tratando de adaptarse a las maravillas y los peligros de la gran ciudad. Un pasaje del que lo que mejor se puede decir es que resulta en cierto modo entrañable, con algunas escenas de un ingenuo encanto y una tierna hermosura.

Aparece de nuevo el tema del contraste entre el campo, noble y bienintencionado, y la ciudad, foco de pecados y falta de humanidad, que ya había presentado el conflicto amoroso incitado por la egoísta y sibilina amante urbanita.

Y, de nuevo, un mal que se puede conjugar con el poder de un simple beso apasionado.

Para el que suscribe, de la misma manera que aquel interludio en el que Fausto se convierte en una especie comedia de enredo, la falta de coherencia que provoca en el conjunto resulta quizás excesivamente pronunciada.

            Sobre todo si viene seguido de un desenlace que congela la sonrisa, que trae de vuelta aquellos mismos vientos heladores de la apertura en manos de un destino justiciero y despiadado. Un perfecto cierre del relato por su calculada y eficaz contundencia y su conseguida emotividad.

            La aparición ese mismo año del cine sonoro empobrecería su acogida entre el público. Pese a recibir tres premios de la Academia, el valor de Amanecer, en muchas ocasiones calificada como obra maestra del cine, no sería reivindicado hasta años más tarde.

 

Nota IMDB: 8,4.

Nota FilmAffinity: 8,5.

Nota del blog: 7,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: