Glory to the Filmmaker!

29 Mar

“El arte es autobiográfico, del mismo modo que la perla es la autobiografía de la ostra.”

Federico Fellini

Glory to the Filmmaker!

Año: 2007.

Director: Takeshi Kitano.

Reparto: Takeshi Kitano.

Tráiler

.

            Después de lograr uno de los mayores triunfos de crítica y público de su carrera con su revisión personal y rubia de Zatoichi, personaje esencial del chambara, el cine de samuráis, género tradicional y popular de su país, Takeshi Kitano proponía un giro radical en el devenir de su obra con Takeshis’, cinta en la que exponía a través de un simbólico desdoblamiento de personalidad, con abundante carga de surrealismo, un cierto repaso autobiográfico por sus sentimientos hacia el cine y su propia figura de estrella.

            Con Glory to the Filmmaker, Kitano abundaba en esa introspección surrealista y atormentado autoanálisis, centrándose esta vez en mayor medida en su labor de creador de películas. Aunque ya había surgido la comparación durante esa Takeshis’, Glory to the Filmmaker! se aproximaba aún más a ese modelo de inspiración que es Fellini, ocho y medio. De hecho, el irónico subtítulo de la película no es sino un extraño Opus 19/31.

Comparte así con el realizador italiano esa autorreferencial desolación del autor por la crisis de la página en blanco. Esterilidad creativa que Kitano somatiza en su propia imagen: un fardo también propiedad de la productora, vestido como él y con el mismo hieratismo expresivo.

            Todo ello sirve de justificación para que el tokiota desarrolle un satírico, gamberro y hastiado despliegue de posibles, de abortos de malas historias, de refritos y tópicos repudiables, parejos a una industria tan agotada como su mente, en la que ya no hay lugar para la magia. Ya se ha hecho todo, es imposible innovar.

Es esta una antipelícula sobre películas, quizás un poco también al modo de aquel ensayo godardiano de Pierrot, el loco, si bien compuesto directamente desde la concepción directa de un autor que habla por él mismo como origen e hilo conductor del fondo.

Por medio de una presentación en voz en off más hilarantemente reflexiva y autocrítica que documental, Kitano encadena ocurrencias y absurdos, un jugueteo irónico, perezoso y humorísticamente desencantado a través el proceso creativo. Con poco orden y concierto.

Kitano descerraja un cajón de sastre, con la imprescindible ayuda de sus amigos y colaboradores habituales –Susumu Terajima, Ren Ohsugi, Kayoko Kishimoto, Tetsu Watanabe,…- en el que caben desde ejercicios de estilo sobre el realismo de Ozu, hasta parodias sobre Zidane en trasnochados planteamientos de ciencia ficción.

            Ante la irritación y decepción por el vacío artístico, Kitano opta por divertirse. Lástima que el espectador no lo consiga del mismo modo, sometido a un filme irregular y abotargado desde su concepción, con algún momento simpático gracias al particularísimo sentido del humor el realizador, pero en definitiva extenuante.

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 6.

Nota del blog: 4,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: