Dublineses (Los muertos)

23 Mar

“La obra de John Huston no era tan interesante como su propia vida.”

Orson Welles

 

 

Dublineses (Los muertos)

 

Año: 1987.

Director: John Huston.

Reparto: Donal McCann, Anjelica Huston, Helena Carroll, Cathleen Delany, Donal Donnelly, Dan O’Herlihy.

Tráiler

 

 

            En 1987 fallecía John Huston, actor y director de cine, leyenda del Séptimo Arte.

Colofón de una trayectoria prolífica, un tanto irregular pero que dejaba para el recuerdo perlas de valor incalculable en muy diversos géneros, su testamento cinematográfico sería la adaptación de Los muertos, relato corto incluido en Dublineses, la colección de retratos de la sociedad irlandesa del escritor James Joyce. Es, en cierta manera, un homenaje a sus orígenes familiares desde el final del camino, hecho en el que abunda la participación de sus hijos Tony en la escritura del guion y Angelica para encarnar uno de los papeles principales.

            Dentro del orden lógico de la obra del irlandés, Los muertos vendría a encuadrarse en el invierno de la capital del Eire aún británico, así como en el ocaso de la vida de ese protagonista colectivo. Una reflexión sobre la muerte que confiere ese aura testamentaria al filme. “Uno a uno, todos seremos sombras. Es mejor pasar impúdicamente en la plena euforia de una pasión que irse apagando y marchitando tristemente con la edad”. Una sentencia pronunciada por el protagonista que bien parece hecha, casi en primera persona, por el propio Huston, hombre de arrolladora vitalidad.

Y es que Dublineses da la sensación de ser un drama concebido a partir de un monólogo final que es el que realmente aporta el sentido, el significado y la fuerza a toda la película, de la que el resto del metraje se antoja casi como relleno.

           Con todo y ello, Dublineses es un drama rodado con suma elegancia, con desbordante ternura, delicadeza y belleza, adornado con una fotografía de sabor añejo, con un aliento de elegíaca y al mismo tiempo cálida melancolía.

Los conflictos que subyacen en esa Irlanda del cambio de siglo afloran con timidez, nada más que en forma de tibios apuntes -el conflicto entre republicanos nacionalistas y anglófilos, el peso de la religión en la vida cotidiana, el sempiterno alcoholismo, la calculada, fría y fingida perfección de una aristocracia decadente e infeliz-, todos ellos nimiedades que palidecen ante la conciencia de la muerte, de la irremediable fugacidad del tiempo.

Ante las heridas incurables de un viejo amor pasado, la pervivencia del recuerdo, de lo memorable, como prolongación de la vida; el descubrimiento de que el tiempo se agota lentamente y sin remedio y en realidad no se ha vivido, aletargado por la apariencia, la rutina, el conformismo y la desidia.

            Huston miraba con calma el largo camino recorrido y, desde la coherencia de una vida torrencial de emociones, desencuentros y pasiones, ponía un sentido punto y final a en legado lleno de creaciones imperecederas.

 

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 7.

2 comentarios to “Dublineses (Los muertos)”

  1. ALTAICAaltaica 2 septiembre, 2012 a 20:56 #

    Magnífica crónica que vincula de forma inteligente el propio mensaje de la obra con la vida ejercida por su autor, a modo de legado vital. Se merece más de un notable siete, pero claro esa ya una cuestión de criterio personal. Yo la considero sublime y única. Un unicornio de taxonomía por determinar.

    Para mi es una de las películas más hermosas que he visto, que tiene la capacidad de emocionarme en cada plano, con una extraña habilidad para ponerme los pelos de punta. Rueda el maestro como nunca lo hizo, desde una sensibilidad y elegancia extraordinarias, para ir cosiendo un encaje complicado y doloroso. Navega en esos mares difíciles de lo afectivo globalmente, de las sociedades que tocan a su fin, de las reflexiones vitales por antonomasia, de los deseos arrojados al barro por los prejuicios y normas sociales. Una película de belleza sin par, narrada como solo los genios saben y que te penetra para hacerte llorar, para emocionarte y para sacar de ti la sensibilidad más auténtica.

    Cuando terminé de verla la primera vez pensé que estaba ante una obra maestra. Hoy, después de varios visionados, sé que es una de las películas más hermosas que jamás veré.

    • elcriticoabulico 3 septiembre, 2012 a 00:05 #

      Es muy bonita, desde luego, creo que el asunto es que la vi confundiéndola con otra e iba con idea de ver otra cosa distinta. PEro sí, se respira pura melancolía, una auténtica y elegante (perfecta definición) mirada desde el final del camino como pocas veces se ha hecho. Me da la sensación de que es una de esas películas que mejoran revisándolas con más edad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: