Palermo Shooting

10 Mar

“El tiempo es muy lento para los que esperan, muy rápido para los que temen, muy largo para los que sufren, muy corto para los que gozan; pero para quienes aman, el tiempo es eternidad.”

William Shakespeare

 

 

Palermo Shooting

 

Año: 2008.

Director: Wim Wenders.

Reparto: Campino, Giovanna Mezzogiorno, Milla Jovovich, Dennis Hopper.

Tráiler

 

 

           La reflexión sobre el espacio y, en especial, sobre el tiempo, así como el paradigma del viaje simbólico y existencial que aúna ambos conceptos a través del proceso de búsqueda y transformación que experimenta su protagonista, son elementos indisociables de la obra del alemán Wim Wenders, miembro de la generación del denominado Nuevo Cine Alemán que se hizo un nombre en el panorama internacional allá por la década de los setenta con obras como En el curso del tiempo, El amigo americano y, más tardíamente, París, Texas o Cielo sobre Berlín.

            Ya adentrado en la decadencia de su obra, Wenders recupera de nuevo estas premisas a través de la figura de Finn (Campino, líder de la banda punk Die Toten Hosen, célebre en Alemania), un prestigioso fotógrafo cuya existencia se ha hundido en la falta de estímulos, que ha perdido la emoción por la vida atrapado por la conciencia de la finitud del tiempo, de la acechante proximidad de la Parca.

Las visiones de muerte que residen en sus sueños lo llevarán a explorar, dentro de esa búsqueda del sentido de la vida, del reencuentro con los sentimientos que hacen que merezca la pena, la belleza fatigada de Palermo y al encuentro casual, o no, con Flavia (Giovanna Mezzogiorno), otro ser que, como él mismo, aún se lame las cicatrices de un funesto pasado.

            Palermo Shooting indaga en la fugacidad del tiempo, inasible e inexorable por más que pueda inútilmente arañarse, expresa la necesidad de aprovechar el momento descubriendo los poderosos motivos que permiten siempre alzar de nuevo el vuelo, ocultos en el interior de nuestro propio ser, verdadero constructor de una identidad propia forjada a partir de esa horma que ofrece el tiempo.

El cineasta alemán traza un viaje alegórico prolijo en simbolismo –el fotógrafo, en parte como el cineasta, un hombre que congela y retoca el momento hasta conseguir una perfección irreal e inalcanzable- y en el juego con la percepción surrealista, emanada de la mente narcotizada por la abulia y el insomnio del protagonista, que ofrece desde imágenes sugerentes hasta otras bastante tópicas, poco logradas o, directamente algo ridículas –con apariciones que incluyen nada menos que a un Lou Reed transmutado en ectoplasma o a un sobreactuado Dennis Hopper dando vida a la muerte, cura misericordiosa o verdugo despiadado-.

            Una irregularidad que se extiende a toda la película, en su total más insulsa que reflexiva o hipnótica, poseedora de esa cadencia pausada hasta lo extenuante -por vocación propia- característica de Wenders, si bien cuenta en su haber con un notable uso de la banda sonora, surgida directamente de los auriculares del protagonista, y un interesante recorrido por fascinantes imágenes de la muerte que la otoñal capital siciliana atesora en sus entrañas.

            Y es que el espectador, en efecto, descubre la maleabilidad del tiempo y se encuentra cara a cara con la muerte por aburrimiento. 

 

Nota IMDB: 5,9.

Nota FilmAffinity: 5,3.

Nota del blog: 4.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: