Archivo | 16:17

Cantando bajo la lluvia

8 Mar

“Tal como yo lo veo, el musical siempre supone una indagación sobre la condición humana, independientemente de lo que hagas en él. Puede ser luminoso y frívolo, pero en su naturaleza siempre reside un cierto carácter de estudio social.”

Gene Kelly

 

 

Cantando bajo la lluvia

 

Año: 1952.

Directores: Stanley Donen, Gene Kelly.

Reparto: Gene Kelly, Donald O’Connor, Debbie Reynolds, Jean Hagen, Millard Mitchell.

Tráiler

 

 

            Películas iguales entre sí. Actores que repiten un mismo papel en producciones en las que solo varía el vestuario. Guiones pobres y mil veces vistos. Remakes encubiertos o indisimulados. Pobreza de ideas disfrazada tras medios fastuosos. La confianza en el progreso técnico para renovar una industria en crisis.

Presupuestos que valen para el cine actual, encomendado a la tridimensionalidad como santo salvador, al cine del CinemaScope, Panavision y VistaVision de tiempos pretéritos, o al de finales de la década de los veinte, con la aparición del cine sonoro y el final del mudo. Cambios más o menos traumáticos con sus respectivos movimientos de resistencia y rechazo. El verdadero cine no puede ser hablado. El verdadero cine no puede ser en color. El consecuente ocaso de unas formas y de unos artistas en un mundo voluble, sometido a un perpetuo e histérico estado de mutación.

            En estos días de aclamación masiva de The Artist, película que recoge los avatares de una estrella de cine mudo que aborda con dificultad la irrupción del sonido, cabe recordar el precedente que supone Cantando bajo la lluvia, el musical de los musicales y una de las principales películas a la hora de retratar el cine dentro del cine, arte o negocio quebradizo e ingrato.

Aquí, el popular actor Don Lockwood (Gene Kelly, todo sonrisa), surgido de las catacumbas del vodevil hasta erigirse astro principal del firmamento hollywoodiense, ha de reinventarse para sobrevivir, al igual que toda la industria, al mismo tiempo que conquista a la chica, viva imagen del nuevo panorama venidero.

            Cantando bajo la lluvia es una película que apuesta por poner buena cara al mal tiempo. Vivaracha, colorista, con momentos realmente simpáticos en su visión irónica de ese microcosmos que es Hollywood, defiende el poder del talento más que el del progreso técnico, de la lucha por las propias ideas y sueños como principal baluarte para enfrentarse a la ingrata y desmemoriada realidad.

Mensajes positivos que contagian a la platea a través de preciosos y expresivos números de canto y baile –para quien disfrute con ellos, claro- coreografiados por el propio Kelly y dirigidos con maestría por Stanley Donen –de nuevo, con la colaboración del actor-, repitiendo ambos el longevo y fructífero dúo artístico que tan buenos réditos les había aportado con anterioridad, como Un día en Nueva York, otro clásico del género.

            Por supuesto, razón de ser del género y principal achaque del mismo, se sacrifica buena parte del desarrollo de la historia, pese a que es innegable que muchos consiguen tener vida propia, alma y bastante encanto, y su naturalidad a favor de la espectacularidad de unos números musicales -ya preparados antes de la confección del guion- abundantes en energía y metraje, con imágenes que forman parte de la memoria colectiva del Séptimo Arte, pero aún así un tanto agotadores para el espectador profano –o sin la necesaria sensibilidad para estas suertes-.

 

Nota IMDB: 8,4.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: