Código del hampa

27 Feb

“Hice algo malo en cierta ocasión.”

Ole ‘El Sueco’ Anderson (Forajidos)

 

 

Código del hampa

 

Año: 1964.

Director: Don Siegel.

Reparto: John Cassavetes, Angie Dickinson, Lee Marvin, Clu Gulager, Ronald Reagan.

Tráiler

 

 

            Anticipando, como ya había hecho años antes con Baby Face Nelson, la fiebre de Hollywood por recuperar el viejo cine negro y de gángsteres de los años treinta y cuarenta con los medios y la realización más gráfica en el tratamiento de la violencia y la sexualidad –el fin del código Hays– de los años sesenta y setenta, Don Siegel, miembro destacado de la denominada generación de la violencia, se hacía cargo del remake de una de las grandes cintas del género, Forajidos, película basada en The Killers, relato mínimo de Ernest Hemingway.

            Como en aquella, Código del hampa reconstruye el ocaso de un hombre defenestrado, el piloto de carreras Johnny North (John Cassavetes), asesinado sin ofrecer ninguna resistencia. Siguiendo también su mismo esquema, el filme se estructura a través de flashbacks aunque -y es un hecho significativo de esa nueva sensibilidad y de las intenciones del director- quien propicia el hilo conductor por medio de ese proceso de investigación serán, precisamente, los dos despiadados e imperturbables mercenarios, ávidos del dinero que pueden obtener por desentrañar una historia que, de nuevo, mezcla una atractiva mujer, una caída en desgracia, oscuros y equívocos personajes, un robo y un millón de dólares en paradero desconocido.

             La película exhibe el innegable buen pulso de Siegel, bien narrada, sin aspavientos, con el carisma de Lee Marvin como calmado y temible asesino a sueldo, unas logradas escenas de acción –excepto unos demasiado envejecidos primeros planos en las carreras de coches– y una impactante violencia, que brota de repente, cruda -sin necesidad siquiera de aparecer explícita en pantalla-, un signo más de ese mundo decadente y en descomposición, contrapuesto en cambio al colorismo de sus imágenes.

Sin embargo, ante la inevitable comparación con su precedente, Código del hampa pierde enteros sobre todo a causa de que John Cassavetes y Angie Dickinson no poseen el brutal magnetismo de unos monstruos de la pantalla como Burt Lancaster y Ava Gardner, especialmente en el caso del primero, incapaz de conseguir sentir tanta empatía como ese legendario ‘Sueco’ de Lancaster, con unas maneras demasiado altivas como para resultar tan empático y conmovedoramente trágico, víctima de las urdimbres de esa femme fatal que ha hecho suyo su cuerpo y su alma, su vida presente y, si acaso remotamente pudiera existir, futura.

Además, la presencia del tupé repeinado y la ceja enarcada de un actor deplorable como Ronald Reagan, en el que quizás sea su único papel de villano (en el cine), no ayuda en nada a mejorar las sensaciones.

             Con todo y ello, Código del hampa es una cinta muy entretenida, llena de intriga y con ese acertado tono amargo que suele desprender, en mayor o menos medida, la minusvalorada obra de Siegel.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: