Biutiful

11 Feb

“Existe un mundo mejor, pero es carísimo.”

Andreu Buenafuente

.

.

Biutiful

.

Año: 2010.

Director: Alejandro González Iñárritu.

Reparto: Javier Bardem, Maricel Álvarez, Hanaa Buchaib, Guillermo Estrella, Eduard Fernández, Diariatou Daff, Taisheng Chen, Luo Jin.  

Tráiler

.

            Hay una fina línea que separa lo melodramático y desgarrador de lo grotesco. Un hilo de alambre en la altura sobre el que el realizador ha de caminar manteniendo el equilibrio, amenazado por la verosimilitud, la credibilidad emocional y la inexcusable y exigente complicidad y capacidad de implicación del espectador.

En la trayectoria de los mexicanos Iñárritu y Arriaga, Amores perros y 21 gramos eran poderosamente desgarradoras. Babel transitaba por él con irregularidad, demasiado asomada al vacío por la muerte por éxito de su fórmula, derivada de la hipertrofia a escala global de esa estructura de vidas y sentimientos cruzados. Biutiful, primer trabajo en solitario del director Alejandro González Iñárritu, volando libre sin el apoyo en el libreto de Guillermo Arriaga, se despeña irremediablemente en lo grotesco.

            Iñárritu se traslada a la Barcelona sucia y suburbial, donde un exdrogadicto, médium, paciente de cárcel terminal y descendiente de trágicos exiliados franquistas, lidia con los esfuerzos de su paternidad entre exmujeres prostitutas bipolares, manteros senegaleses apaleados con la familia rota por la deportación e industriosos y explotadores inmigrantes chinos que ocultan su homosexualidad. Casi nada.

El insoportable dolor del mundo, miniaturizado en El Raval barcelonés.

            El cineasta mexicano vuelve a desplegar su ambición de englobar todo el planeta en los dramas particulares de unos personajes al borde del abismo, un realismo sucio al que se contraponen ciertos rasgos de realismo mágico como el trabajo como médium del protagonista, que no terminará nunca de concretarse siquiera en metáfora.

Una falta total de consistencia y de concreción que afecta a todo el filme, huérfano de un esqueleto sólido -el guion de Arriaga– que explote, y no solo se limite a acumular, al menos algunos de los conflictos planteados: el de ese hombre al que la vida se le escapa de entre los dedos, su contradicción entre sus bondadosas aspiraciones salvadoras del desfavorecido y sus crudos negocios de trapicheos con mano de obra extranjera ilegal, el conflicto de represión sexual en la hermética y tradicional comunidad china, la tragedia del inmigrante y la imposibilidad de prosperar en un mundo hostil e insolidario, la incomunicación que reduce los vivos a muertos, el mensaje final bienintencionado de la convivencia, el entendimiento y el amor, en definitiva, como solución, expresado con levedad.

            Un exceso y grandilocuencia presuntamente descorazonadores que quedan en nada.

Iñárritu aún sabe extraer cierto lirismo de los pequeños gestos, de los episodios y las relaciones más sutiles; menos pretenciosas y con mayor significado. Y Bardem sigue demostrando que es muy buen actor. Pero la película se regodea con tanta ampulosidad en la miseria en la que vive ese cúmulo de sueños rotos, con esa excesiva afectación, que se acerca más a lo ridículo que a lo brillante.

 

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 3,5.

6 comentarios to “Biutiful”

  1. plared 12 febrero, 2012 a 08:04 #

    Pues tu critica me ha gustado mas que la pelicula. Que me parecio una estupidez. Digamos que una mas que sigue la moda de poner a sex simboll lo mas feo posible. Hacerle sufrir y que ponga cara de dolor. Y si ya, le vestimos con chandal de carrefour y mea sangre, el delirio de critica y publico. En fin, la peli como digo, no vale un pimiento. SAludos

    • elcriticoabulico 12 febrero, 2012 a 13:00 #

      Me parece que Biutiful está demasiado cerca de ser una tomadura de pelo. Hay que ver, con lo que me gustaron Amores perros y 21 gramos… Creo que Iñárritu debería reciclarse un poco.

  2. ALTAICA 12 febrero, 2012 a 17:04 #

    No la he visto, pero como bien dice Abúlico Amores perros es notable y 21 gramos magistral, o casi, con un prodigio de montaje atemporal, no como ejercicio de estilo y sí como complejo mecano al servicio de la historia. Saludos

    • elcriticoabulico 12 febrero, 2012 a 17:09 #

      Esa es la diferencia, que en aquellas estaba al servicio de la historia. A partir de Babel parece que el mecano es, en sí, la historia en un “más difícil todavía”. Esta no es tan intrincada pero, como digo, cae demasiado en el abuso de un dramatismo de lo más barato, que busca más impactar por acumulación de tragedias que por la profundización madura en al menos alguno de ellos.
      Yo creo merece demasiado la pena, aunque siempre es mejor comprobar las cosas por uno mismo jeje.

  3. Francisco Martinez Vegazo 18 febrero, 2015 a 13:32 #

    ¿Es Biutiful una discutible película en su aparente gratuidad, exceso y pretensión dramática? Sí. ¿Es Biutiful una obra despreciable cinematográficamente? En absoluto.

    Pese a ser de un director extraordinario, como así confirman sus tres precedentes obras, no tuve ocasión de verla en su día y la recuperé anoche en TVE2. Sabía que la película había generado muchas controversias, siendo destrozada por una amplia mayoría de espectadores y de críticos de cine y, como siempre hago, me acerqué anoche a tu blog para refrescar mi memoria sobre cual había sido tu opinión sobre ella. Tu posicionamiento dista de ser positivo y ni tan siquiera indulgente.

    Veamos. Tengo que darte la razón cuando afirmas que esta obra se sumerge en un exceso dramático discutible y que la acumulación de desventuras y calamidades, unida a una atmósfera descriptiva mísera puede generar precisamente el efecto contrario a lo que se denuncia o ambiciona. Pero claro, la pregunta sería ¿inhabilita ese exceso la obra en su conjunto o solo la hace menos grande?, ¿deja sin efecto la valiosa y arriesgada apuesta del mejicano o la distancia de un acierto pleno?

    Para mi Biutiful atesora grandes logros de propuesta y férreos méritos narrativos, sustentados en un pilar así concebido como es la altura de un actor en estado de gracia. Como todas las historias circulares en el fondo no nos importa su avance pues siempre llegarán al mismo punto de origen. Lo que interesa es la quietud, asunción y contemplación de lo que encierra, la tragedia de un hombre solo que está a punto de terminar sus días y la sociedad que lo acobija que se agota tanto o más que su “hijo”. Sociedad terminal que la película de Iñárritu describe con un realismo metafórico y sucio, pues lo ubica en una de las ciudades más aparentes y nobles. Miserias de cemento y laberinto de calles que cobijan una fauna humana profundamente triste y sucia que, de una forma u otra, todos queremos ocultar en algún rincón oscuro e inaccesible de nuestra memoria social.

    Una lucha terrible por la supervivencia no personal y sí de aquellos que anidan en sus sentimientos, pese a que sus miserias humanas y personales son tan terribles que difícilmente puedan tener redención. Contradicciones que tenemos todos, pues lo sublime y lo grotesco son hermanos de sangre. Nuevamente el mundo de la paternidad, de los afectos y cierto espíritu social o tan solo apego para con los que comparten miserias, nos puede redimir del drama de la vida en su lado más oscuro y atroz. Viaje introspectivo aterrador que no utiliza la crudeza a mayor gloria de la gratuidad, y sí de la veracidad. Sí, en el filo de la navaja, sí excesiva, sí arriesgada, pero hermosa, certera, brillante, dolorosa y necesaria. Lástima que acumulando tantos logros, una falta de control en sus demasías la aleje de ser la gran película que en el fondo es.

    Sé que tus argumentos son sólidos y que lo mismo que yo la defiendo puede ser denostada, pero solo he querido dejar aquí expuestos los míos, pues películas como esta son las que me hacen amar el cine.

    • elcriticoabulico 18 febrero, 2015 a 16:48 #

      Vista así, parece mejor de lo que la recuerdo. Aprecio tu análisis y si me cruzo de nuevo con ella trataré de encontrar esas virtudes que quizás me pasaron desapercibidas en un primer momento. Lo único que puedo decir por ahora es que, con ese tremendismo engolado y autocomplaciente, terminó hasta por entrarme la risa. ¡Si el tío es del Espanyol y todo! A tenor de la imagen que me queda de ella, me da la sensación de que incluso fui condescendiente calificándola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: