Gilda

10 Feb

“Todos los hombres que conozco se acuestan con Gilda, pero se levantan conmigo.”

Rita Hayworth

.

.

Gilda

.

Año: 1946.

Director: Charles Vidor.

Reparto: Rita Hayworth, Glenn Ford, George Macready, Joseph Calleia, Steven Geray.

Tráiler

.

            Y con ella llegó el escándalo. Uno de los movimientos de melena más recordados. El striptease más famoso. Y uno de los personajes femeninos más enigmáticos, retorcidos y memorables del Séptimo Arte.

            Gilda es el recuerdo de un icono, más que de una película. El relato de un eterno amor y odio entre dos buscavidas unidos en el misterio de su pasado y en su incierta búsqueda de porvenir a otro personaje envuelto en sombras: Ballin Mundson (George Macready), propietario de un casino ilegal en la remota y fogosa Argentina de 1945.

Es la irrupción de la mujer como elemento perturbador por su hermosura y por el frío uso que de ella hace para alcanzar sus fines, el símbolo de la mala suerte, armado e impulsado por sus propias heridas -factor inexcusable en la conformación de su naturaleza cínica y su frialdad sentimental-. Un anuncio de tragedia procedente de unos tiempos turbulentos de los que Johnny Farrell (Glenn Ford) huye. La belleza que enmascara lo infausto. La femme fatale definitiva.

Sin embargo, una mujer que puede significar al mismo tiempo el espejismo de una promesa de amor absoluto, el paraíso de felicidad eterna tras la improbable conquista de un territorio indómito y peligroso, siempre que el temerario enamorado logre superar el dolor de su fuego ardiente.

            Charles Vidor sirve un relato de pasiones a flor de piel, exacerbadas, contrapuestas e incontrolables, que comienza arrollador y consigue alcanzar momentos de gran intensidad pero que, sin embargo, queda lastrado por un guion que parece más preocupado por el arrojo de dardos venenosos en forma de frases lapidarias que de estructurar y cohesionar una historia en la que se mete con calzador, entre otros detalles discordantes en forma de ciertos personajes o situaciones de escasa credibilidad, una subtrama de complots para el dominio del mundo muy poco favorecedora –el club en un país remoto donde los americanos son una colonia fuera de lugar, los villanos de fondo con filiaciones nazis, la ambigua relación afectiva entre los protagonistas,… rasgos que invitan a recordar a la popular Casablanca– y que conduce a un final que no solo es abrupto e impostado, sino que además contradice y destruye buena parte de la magia de esa femme fatale magnética y poderosa que es Gilda, a la que la arrebatadora belleza de Rita Hayworth, confirmada como sex symbol inmarcesible, dota de una sensualidad indescriptible, de una irresistible capacidad de seducción, bien respondida por un Glenn Ford con el que exhibe una química inigualable. Un Ford que consigue, por su parte, superar su aspecto de tipo corriente, o más bien se apoya en él, para componer un Farrel lleno de carisma y presencia, un gran mérito teniendo en cuenta por otro lado el monstruo con el que compartía pantalla.

            Un clásico cuyo icono es lo que parece resistir mejor el paso del tiempo.

 

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,8.

Nota del blog: 6.

Anuncios

12 comentarios to “Gilda”

  1. ALTAICA 10 febrero, 2012 a 22:12 #

    Siempre he pensado que Gilda es muchísimo más que ese icono al que te refieres y que, por otro lado, la ha lastrado en exceso. Siempre se habla de ella en relación a la famosa escena, al igual que el marido de o la mujer de. Triste, estrecha y pacata visión.

    Me apasiona la miscelánea humana que refleja, las fascinantes relaciones que se asoman y bajas y altas pasiones. Personajes en el límite por su configuración y una atmósfera desesperada y palpitante. Una obra a revisar que, sin duda, es una de las cien mejores películas de la historia del cine.

    • elcriticoabulico 11 febrero, 2012 a 02:42 #

      Completamente de acuerdo en la parte del conflicto de emociones y sentimientos que subyace en esa tensión de amor y odio entre Gilda y Farrell. Gilda, sí, demasiado asociado a un streaptease, pero todavía un personaje volcánico. De ahí que también me sorprendiera tan gratamente la actuación y el personaje de un Glenn Ford sobre el que reconozco que no tenía expectativas demasiado halagüeñas.
      Eso sí, la trama de relleno de misterio-espionaje me pareció muy, muy floja y, como digo, ni siquiera demasiado original en sus planteamientos de fondo. Y ese final blando y condescendiente, que apaga de sopetón todo el fuego de los protagonistas…
      Creo que es una película que podría ser mucho más de lo que realmente es. Pero claro, vistas la opinión tradicional de la crítica oficial y aficionada y aunque solo sea por el sentir general que despierta, lo más seguro es que la culpa sea mía.
      Un abrazo.

  2. ALTAICA 11 febrero, 2012 a 02:53 #

    Siempre he dicho que Ford es mucho mejor actor de lo que se ha dicho, e infinitamente mejor que otros muchos encumbrados. Sin ir más lejos, en dos de mis películas favoritas, Los Sobornados y Deseos Humanos, está fantástico. Un gran actor a recuperar, que por ejemplo al lado de Mitchum (por poner un clásico) o De Niro (algo más reciente), es claramente superior. Ya sé, puede que la culpa también sea mía.

    • elcriticoabulico 11 febrero, 2012 a 15:33 #

      Ford tiene el mérito de superar un aspecto físico que, a priori, no es demasiado lucido como para interpretar ni a un galán ni a un tipo duro. Y aun así, consigue llenar la pantalla. Es un tipo que transmite mucho sin necesidad de aspavientos. Aquí desde luego está impresionante.

  3. plared 12 febrero, 2012 a 08:10 #

    En un gangster para un milagro esta inmenso. El y ese eterno colombo. En cuanto a Gilda, pues que decir. No solo clásica, en la categoria de mitica,sin dud alguna. Un golpe de cadera al son de un tambor y la melena al viento. Y como dije cuando hable de ella. Una bofetada que duele mas en el alma. Cuidaros los dos

    • elcriticoabulico 12 febrero, 2012 a 13:07 #

      Desde luego, por esos despedazadores tiras y aflojas entre ambos, con esa mirada de Ford que lo dice todo cuando aparece ella en toda su inmensa belleza, en su enésima reencarnación de pícara escarmentada por la vida, bien vale echarla un ojo. Otra cosa son ciertos elementos que lo rodean…
      Habrá que cuidarse, sí, que está todo muy feo y sin pinta de mejora.

  4. ALTAICA 12 febrero, 2012 a 17:09 #

    Está todo vomitivo y con esclerosis moral o ética. Asco me da ver lo que está sucediendo un un Occidente enfermo y sin principios, al servicio del “mercado” y su poder omnímodo. Por cierto acabo de ver El secreto de sus ojos y me he quedado fascinado, con algunas secuencias para la historia, con un amor de un lirismo insondable, una historia de amistad para los anales del cine y, en general, un cuento moral fascinante dentro de una historia de suspense que ya quisieran muchos en el cine norteamericano. Me gustaría una crítica vuestra al respecto. Más saludos y cuidaros también, esto es, tomaron de vez en vez una cerveza bien tirada con unas gambas a la plancha en su punto, que esto llamado vida se pasa volando.

    • elcriticoabulico 12 febrero, 2012 a 17:17 #

      He visto un par de veces El secreto de sus ojos. Es una película preciosa. La gente suele criticar que a la trama policíaca le falta algo de verosimilitud, pero es una visión del todo reduccionista. El secreto de sus ojos es una película de amor, de un amor que no marchita, puro, que atraviesa tiempos, circunstancias, horrores de lo más vil, vulgar y prosaico que el ser humano es capaz de perpetrar: la sinrazón de la dictadura, la corrupción de una sociedad enferma, carente de un sentimiento tan salvador como el amor de sus protagonistas, que ni siquiera parece capaz de concretarse en algo real, casi reducido a la utopía imposibilitada por ese mundo invivible y pegajoso.
      Magnífica en el manejo de las emociones y su expresión veraz -tanto en la expresión del amor, como el de esa entrañable y leal amistad-, con personajes vivos, llenos y memorables, fantásticamente interpretados. Es un lujo.
      Y, además, está Soledad Villamil, qué mujer.
      Y sí, habrá que echarse una cañita de vez en cuando e intentar olvidarse de algunas cosas y concentrarse en otras supuestamente menos importantes pero muy satisfactorias.

  5. ALTAICA 13 febrero, 2012 a 01:35 #

    Maravilloso comentario, que se configura como una crítica breve pero excelente.

    • elcriticoabulico 13 febrero, 2012 a 03:43 #

      ¡Gracias! La verdad es que es una película muy inspiradora, solo hay que dejarse llevar, jaja.

  6. plared 14 febrero, 2012 a 07:08 #

    Pues acabo de ver en el plus, un cuento chino. Otra argentina, que siendo una pelicula pequeña, te llega. Joer, por que aqui no se hace algo parecido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: