Apocalypse Now

5 Feb

“Yo quería una misión. Y, por mis pecados, me dieron una.”

Capitán Willard (Apocalypse Now)

 

 

Apocalypse Now

 

Año: 1979.

Director: Francis Ford Coppola.

Reparto: Martin Sheen, Marlon Brando, Frederic Forrest, Sam Bottoms, Albert Hall, Laurence Fishbourne, Robert Duvall, Dennis Hopper.

Tráiler

 

 

            Francis Ford Coppola, ya encumbrado como uno de los grandes de Hollywood, todo ambición, se embarcó en un proyecto megalómano que llevaría consigo 16 meses de penurias, desastres naturales, peleas de egos e infartos de corazón, con el objetivo plasmar la atmósfera degradada, opresiva e irrespirable de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, trasladada del oscuro río Congo a la por entonces reciente y catastrófica Guerra de Vietnam en una suerte de descenso en barca por el infierno verde que guarda cierta semblanza con la expedición del iluminado Lope de Aguirre, el Loco, por el amazónico Marañón en busca de El Dorado, abordada por los temperamentales Werner Herzog y Klaus Kinski pocos años atrás.

            The End, la alucinación edípica-épica-apocalíptica-catárquica de The Doors, marca el ritmo de un filme que se adentra en el subconsciente, en el cerebro reptiliano, en busca del horror más profundo y aterrador escondido en uno mismo, atávico, primigenio; el Horror con mayúsculas, la irracionalidad, lo salvaje; convirtiendo de esta manera la epopeya del capitán Willard por el río Nung en un viaje interior poblado de seres y escenas de pesadilla: Kilgore, el tigre, las playmates en la desolación, el puente de Do Long, la remota ciudadela,…

La irrealidad se va apoderando de la cinta como una ensoñación febril producto de la malaria, sudorosa, ardiente y heladora, en la mente un hombre que vive en el horror y el horror vive en él, llamándolo desde las entrañas con ecos de juicio final cuanto más se aproxima a esa figura espectral, totémica, mitológica que es el Coronel Kurtz, dios arcano.

Cruzar la línea de la locura para abocarse a ella o derribarla.

            La grandilocuencia de Coppola guía a Apocalypse Now a un estado de paroxismo sensitivo. Forma y fondo colisionan furiosamente y se funden en una puesta en escena de onírica y lisérgica monumentalidad, telúrica, con ocasos dorados, bellos y sobrecogedores abandonados, más tarde, en sombras pronunciadas como la dualidad del alma de los personajes, del ser humano, cuyo estado mental, su tensión, su delirio, clama desde un manejo magistral del sonido y la imagen.

Willard solo podía tener la combinación de inocencia y corrupción de Sheen; Kurtz la presencia inconmensurable, paternal, terrible, patética y fantasmagórica de Brando.

Superlativa.

 

Nota IMDB: 8,6.

Nota FilmAffinity: 8,3.

Nota del blog: 10.

Anuncios

16 comentarios to “Apocalypse Now”

  1. Dessjuest 23 mayo, 2012 a 11:18 #

    Bueno, esta fue una de las que puso Plared, realmente sé que se trata de un clásico con mayúsculas, que es una obra venerada, pero sinceramente, me pareció un tostón de cuidado, salvaría la primera parte, hasta que se encauza el prota en la misión, la cabalgata de las Valkirias, el surf.. pero luego, luego me aburro soberanamente, y lo he intentado, de veras, varias veces, no, no soy capaz.

    • elcriticoabulico 23 mayo, 2012 a 11:55 #

      Es comprensible, es un tipo de película -como la de Aguirre, la cólera de Dios, de la que toma varios elementos- que exige al espectador poner de su parte, zambullirse en su juego… y si eso no ha conseguido ganárselo al principio, difícilmente lo conseguirá en 3 horas de celuloide que aspiran a ser casi una experiencia, más que un visionado.
      Y ya sabes, hay películas que es que no entran, y no entran, no hay manera. ¡Tampoco hay que obligarse a uno a que guste, o fingir que lo ha hecho para seguir las corrientes de opinión mayoritarias!
      Un saludo.

      • Dessjuest 23 mayo, 2012 a 12:03 #

        Eso nunca, si te gusta lo dices, si no, también, la cosa es que tras verla la primera vez y no sacarle nada, al ver tanta buena crítica, pues me dije, “otra oportunidad”, tampoco, luego ya cuando la pillas en alguna cadena pues la ves, pero tampoco.

        Lo dicho, esta y “Casablanca” deben de ser los dos clásicos que menos me gustan, por no decir nada.

      • elcriticoabulico 23 mayo, 2012 a 13:27 #

        Yo también tenía por ahí mi propia lista de clásicos a derribar… hay mucho gran nombre que ya solo se sostiene por el qué dirán.

  2. plared 24 mayo, 2012 a 16:17 #

    Pues a cada uno lo que le guste. Una grandiosa pelicula, pero si a ti te parece un petardo, pues no hay nada que hacer. Su fin es entretener, si a ti no te lo hace, pues fallida sera, sin buscarle tres pies al gato……..

    La critica buenisima, pero como ls publicas como churros, la mitad se las salta uno. Cuidate campeon

    • elcriticoabulico 24 mayo, 2012 a 20:46 #

      Claro, claro. Como digo por ahí, todo arte, como expresión humana, es susceptible de opinión, y como tal, subjetivo, discutible, denostable o reverenciable,…
      Y contra la incontinencia verbal que tiene el blog últimamente, ahí está siempre el “Listado” arriba a la derecha, por si hace falta echar mano de él.
      Un saludo.

  3. Dessjuest 24 mayo, 2012 a 22:53 #

    Es organizarse, yo ahora voy por encima, mes a mes, comentando solo las que he visto, luego usaré las tags, empezando por las mejores, las encargaré, las veré y a ver, porque la verdad mozo es que ves pelis raritas tu ¿eh?

    • elcriticoabulico 25 mayo, 2012 a 00:38 #

      Veo todo lo que me produce curiosidad, sea bueno, malo o regular. De ahí que de vez en cuando aparezca cada cosa…
      Además ya te digo, las películas raras suelen dar más visitas por búsqueda.

  4. E. J. Castroviejo 30 mayo, 2013 a 01:50 #

    Un clásico para siempre (coincido en el 10). La guerra de Vietnam como escusa perfecta para una instrospección en los horrores de que es capaz el ser humano, tocando también el factor psicológico individual y colectivo. Un retrato monstruoso y certero desde el punto de vista de su propia época (con una banda sonora muy oportuna). Sólo por ponerte una pega (y no tengo derecho, pero es que estoy valiente esta noche) yo habría tocado la historia de la realización de la película, tan llena de anécdotas interesantes, problemas de tiempo y presupuesto, y leyendas urbanas también (naturalmente me habría quedado peor que a tí, dejo constancia).

    Tengo un grato recuerdo de los tiempos en que descubrí esta joya (y tantas otras) en tiempos de la facultad, cuando quedábamos varios para ver una película como ésta (a veces por tercera o cuarta vez).
    un saludo.

    • elcriticoabulico 30 mayo, 2013 a 16:10 #

      La verdad es que sí podría haber hecho mención, aunque sea de pasada, pero es que si te metes con el making-off de ésta te da para llenar tres blogs… Es de las películas más fascinantes y poderosas que he visto. Siempre consigue hipnotizarme dentro de esa aterradora pesadilla.

  5. Triste Sina 8 julio, 2013 a 00:16 #

    Yo no agrego nada. Me parece redondo y los comentarios cierran el círculo. Y esa adaptación de Capote, no la he visto y por ende… no la leeré hasta que suceda. También tu blog me pone el problema de que las pelis las conozco por su título original y en esta primera exploración voy a lo que sé que conozco.

    • elcriticoabulico 8 julio, 2013 a 01:52 #

      Pues muy recomendable la adaptación. Si la ves, ya me dirás qué te parece.

  6. ALTAICA 13 septiembre, 2013 a 17:47 #

    Otra crónica para enmarcar. Créeme si te digo que el ritmo de publicación y el nivel de las críticas no están reñidos por aquello de la cantidad. Yo no sé que coño hace este puto país sin tener en cuenta y utilizar a una generación como la tuya. Este país es una puta mierda. Y encima gobernados por imbéciles que no os llegan a la altura de la zapatilla en muchos aspectos.

    Y hablando de Apocalypse Now, es en sí otra locura como la propia guerra. Excesiva, grandiosa, aventajada y tal vez también, seguro, descontrolada. El propio rodaje se convirtió en un pesadilla interminable. Nadie podrá negar que marcó un hito, que su dirección está trufada de genialidad, que algunas secuencias se escapan de la propia obra para formar parte del colectivo cultural global, que la locura de una de las contiendas mas repugnante de la historia, contamina la película y la hace guerra.

    Llegado un punto la obra no trata sobre la guerra, es en sí misma guerra como y se ha dicho. El arranque es sobrehumano, la narración nos penetra, el calor se siente en cada poro, la destrucción interior no está contada está vomitada, su supremacía física es palmaria, el viaje río arriba es desgarrador e hipnótico… La grandeza de esta obra es superior a la propia obra, convirtiéndose en un referente cultura, imaginario, literario, visual, sonoro. No me extraña nada que para algunos sea “la película” del género.

    • elcriticoabulico 13 septiembre, 2013 a 21:17 #

      ¡Muchas gracias! La verdad es que esta tiene ya un tiempo. Sobre Apocalypse Now, ya lo decía el propio Coppola, como señalas: “No es una película sobre Vietnam. Es Vietnam”. Es una obra de esas que, como ya comento por arriba, es más una experiencia que una película. Desde el primer minuto te agarra por las solapas y no deja de agitarte hasta tres horas después. Así se le queda la mente a uno, nublada por esa aterradora pesadilla infernal hecha cuerpo en la Tierra.

  7. ALTAICA 14 septiembre, 2013 a 03:39 #

    Claro que sé que esta crónica o crítica tiene su tiempo y es precisamente por eso por lo que hago el comentario, para destacar el hecho irrefutable que no existe el tiempo en este blog, pues por el mismo puedes deambular sin pasado, ni presente ni futuro. No quiero ser excesivo, pero tampoco quiero ser templado con quien sé que es sobresaliente en estados tempranos de la edad, y es por ello por lo que tengo que dejar, cuando menos, mi reconocimiento.

    No es ni por asomo una experiencia, es lo que una gran película es capaz de empujarnos hacia una experiencia. Todas las películas son películas, lo único que sucede es que algunas de ellas, siendo tan solo consecución de planos, consiguen ser experiencias que nos marcan como si aún anduviéramos en la adolescencia y, por tanto, nuestras capacidades absorbentes estuvieran intactas. Brutales experiencias.

    Ya el maestro consiguió en El padrino un milagro donde la evolución y lo clásico dieran como resultado lo mejor que el cine ha dado. La conversación, ser mucho más que la transmisión empírica de un control, pues fue capaz de transmitir el proceso de la neurosis psicótica como nadie lo ha contado jamás de forma seria, y todo ello en un mundo esquizofrénico sociológico que se anticipó a su tiempo. Y para prueba nuestro tiempo orweliano.

    Comparable la obra que nos ocupa con un hito del calibre incomparable de 2001, y eso es ya subir a las estrellas en el sentido más sideral del término. Para años después revisitar los clásicos más austeros, el cine sin medios, los genios tildados de artesanos, y al mismo tiempo componer una oda gótica sin par sobre el cine, el cómic, el misterio y la esencia de ambos, dejándonos un cuento intemporal desde ese amor imposible de transmitir desde lo prosaico.

    No seré yo quien le quite méritos entre tanto a una de la películas más modernas que ha dado la historia del cine y que ya nadie reconoce, pues muchos incultos críticos supuestos sabedores del séptimo arte dedican su tiempo a memeces sin más enjundia que hepáticas alteraciones, pues La ley de la calle es una de las obras más trascendentes de la historia del cine sin serlo, pues nadie así lo estima. Ya sabemos que aquello o aquellos de lo que no se habla están muertos.

    Algunas notables obras menores y otras infumables, configuran a un genio del que ya nadie opina con propiedad, y al que debemos, junto a Kubrick, algunos de los saltos evolutivos cinematográficos más importantes en la historia del cine. Pero…

    • elcriticoabulico 14 septiembre, 2013 a 15:50 #

      Muchas veces se discute el carácter genial o no de Coppola. Alguien que ha sido capaz de crear las dos primeras películas de El Padrino y Apocalypse Now creo que ya tiene justificada la entrada en los altares que quiera, aunque luego haya hecho películas muy aburridas, fallidas o decepcionantes (por mucho que se diga, El Padrino III me parece una muy buena cinta si se ve con independencia de sus precedentes). Se suele olvidar, como dices, una clase media-alta muy recomendable, como La ley de la calle o Cotton Club. Y sí, en los últimos años parece haber perdido el norte entregándose a esa vertiente de realizador europeo que siempre le ha fascinado (las obras de sus inicios o La conversación tienen mucho de ello) pero, como digo, solo con esa terna de películas ya valen más que el dilatado conjunto de muchos otros maestros. Pocas veces se ha podido aunar de tal manera talento artístico, impacto emocional, rigor dramático, trascendencia argumental y entretenimiento cinematográfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: