Archivo | 16:18

Apocalypse Now

5 Feb

“Yo quería una misión. Y, por mis pecados, me dieron una.”

Capitán Willard (Apocalypse Now)

 

 

Apocalypse Now

 

Año: 1979.

Director: Francis Ford Coppola.

Reparto: Martin Sheen, Marlon Brando, Frederic Forrest, Sam Bottoms, Albert Hall, Laurence Fishbourne, Robert Duvall, Dennis Hopper.

Tráiler

 

 

            Francis Ford Coppola, ya encumbrado como uno de los grandes de Hollywood, todo ambición, se embarcó en un proyecto megalómano que llevaría consigo 16 meses de penurias, desastres naturales, peleas de egos e infartos de corazón, con el objetivo plasmar la atmósfera degradada, opresiva e irrespirable de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, trasladada del oscuro río Congo a la por entonces reciente y catastrófica Guerra de Vietnam en una suerte de descenso en barca por el infierno verde que guarda cierta semblanza con la expedición del iluminado Lope de Aguirre, el Loco, por el amazónico Marañón en busca de El Dorado, abordada por los temperamentales Werner Herzog y Klaus Kinski pocos años atrás.

            The End, la alucinación edípica-épica-apocalíptica-catárquica de The Doors, marca el ritmo de un filme que se adentra en el subconsciente, en el cerebro reptiliano, en busca del horror más profundo y aterrador escondido en uno mismo, atávico, primigenio; el Horror con mayúsculas, la irracionalidad, lo salvaje; convirtiendo de esta manera la epopeya del capitán Willard por el río Nung en un viaje interior poblado de seres y escenas de pesadilla: Kilgore, el tigre, las playmates en la desolación, el puente de Do Long, la remota ciudadela,…

La irrealidad se va apoderando de la cinta como una ensoñación febril producto de la malaria, sudorosa, ardiente y heladora, en la mente un hombre que vive en el horror y el horror vive en él, llamándolo desde las entrañas con ecos de juicio final cuanto más se aproxima a esa figura espectral, totémica, mitológica que es el Coronel Kurtz, dios arcano.

Cruzar la línea de la locura para abocarse a ella o derribarla.

            La grandilocuencia de Coppola guía a Apocalypse Now a un estado de paroxismo sensitivo. Forma y fondo colisionan furiosamente y se funden en una puesta en escena de onírica y lisérgica monumentalidad, telúrica, con ocasos dorados, bellos y sobrecogedores abandonados, más tarde, en sombras pronunciadas como la dualidad del alma de los personajes, del ser humano, cuyo estado mental, su tensión, su delirio, clama desde un manejo magistral del sonido y la imagen.

Willard solo podía tener la combinación de inocencia y corrupción de Sheen; Kurtz la presencia inconmensurable, paternal, terrible, patética y fantasmagórica de Brando.

Superlativa.

 

Nota IMDB: 8,6.

Nota FilmAffinity: 8,3.

Nota del blog: 10.

A %d blogueros les gusta esto: