Tres colores: Azul

1 Feb

“Creen que la lentitud y la solemnidad son sinónimos de profundidad.”
Billy Wilder

 

 

Tres colores: Azul

 

Año: 1993.

Director: Krzysztof Kieslowski.

Reparto: Juliette Binoche, Benoît Régent, Florence Pernel, Charlotte Véry.

Tráiler

 

 

            La trilogía de los colores de Krzysztof Kieslowski es la cumbre en la carrera de un director cuyo reconocimiento, hasta entonces, pertenecía sobre todo a los circuitos de festivales y de la crítica especializada. Estas tres películas, homenaje a los valores de libertad, igualdad y fraternidad preconizados por la Revolución francesa y simbolizados en los colores de su bandera, asumidos por el título y la ambientación cromática de las mismas, dotarán al director polaco de un prestigio universal.

            La primera de las tres cintas, simbolizada por el color azul, conmemora el ideal de libertad desde la figura de una mujer que, tras la desesperación que le supone la pérdida de su marido y su hija en un accidente de tráfico, decide hacer tábula rasa y comenzar una nueva existencia desde cero, aunque de forma totalmente aséptica, renunciando a las emociones que definen al ser humano, a cualquier vínculo sentimental. El encierro voluntario en un interior vacío y gélido. Un suicidio en vida.

La vida como una melodía interrumpida en la que Kieslowski escribe un poema en imágenes azulinas; un color frío, mortecino como el sentimiento de una protagonista encerrada en sí misma para tratar de superar un dolor casi imposible de dejar atrás, para cerrar con hielo unas heridas demasiado profundas.

            Es cine de autor, originado a partir la plasmación de un concepto –la libertad- y, por tanto, de fuerte simbolismo, hermetismo y voluntad de trascendencia, a lo que se añaden unas pronunciadas intenciones esteticistas. Exige al espectador poner de su parte, dejarse llevar por el hipnotismo de lo lírico que ha de emanar de los pequeños gestos y las grandes emociones.

Un filme preciosista, introspectivo y pausado que, sin embargo, no consigue meterme dentro, imbuirme en la tragedia de esa mujer, subyugarme en su belleza. Por el contrario, acaba por dejarme la sensación de que todo se reduce a la forma, de esteticismo. No caigo en el hechizo de sus imágenes, ni el drama posee la suficiente presencia o poder como para atrapar mi atención o conmoverme.

Es decir, que es una cinta muy bonita pero pretenciosa, antipática y aburrida.

            La música de Zbigniew Preisner, compositor habitual de las partituras de las obras de Kieslowski, se erige, de largo, como lo más destacado de la función.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 5.

8 comentarios to “Tres colores: Azul”

  1. ALTAICA 1 febrero, 2012 a 17:47 #

    Por fin un cinéfilo de pro al que, al igual que yo, no le gusta esta peculiar cinta. Ya me llevé en su día algún que otro comentario negativo al escribir sobre esta película y la verdad es que, como en su día dije, su primera media hora es fantástica y sí consigue hacernos sentir la mayor de las desolaciones en la mirada de la protagonista. Por el contrario, conforme avanza la obra, como perfectamente analizas, me sucede como a ti y me genera un progresivo distanciamiento. Sus lamentos y fríos interiores humanos se quedan en mi epidermis, sin conseguir involucrarme. No sería justo negar el proyecto en sí, pues habrá que reconocer que visita lugares cercanos al fracaso por complicados, pero me deja ausente. Y claro está, una obra que precisamente busca bucear en lo más profundo del ser humano, si no consigue emocionarme…

    Creo que con tu crónica dejas desnuda a esta obra excesivamente pretenciosa en su búsqueda, que al final como bien dices se supedita más a elementos formales que de fondo. Un fuerte abrazo y, como siempre, decir que es un gustazo leerte.

    • elcriticoabulico 1 febrero, 2012 a 18:56 #

      Bien dicho, suscribo cada palabra.
      A mí la pretenciosidad no es algo que en principio me moleste. Es más, valoro el atrevimiento y las ganas de aportar algo diferente en lo artístico y en lo trascendental. Pero claro, si haces grandes promesas, te condenas a tener que cumplirlas.
      Además, no siempre se transmiten las grandes emociones y dilemas de la condición humana a través de películas herméticas y ultracomplejas. Mayor valor tiene ser captar y plasmar esas esencias en un relato que posea tanta sencillez, accesibilidad bien entendida, sin estar exentos de belleza.
      Esta me pareció demasiado fría y bastante menos profunda de lo que se cree para las aspiraciones emocionales que tenía.
      Un placer tenerte de nuevo por aquí, se te echaba de menos.

  2. plared 5 febrero, 2012 a 05:57 #

    Pues a mi me gusta. Su estética, lo que cuenta de manera quizas algo extraña. Sus silencios que los tiene y su aparente modernidad. Me resultan un conjunto sumamente agradable. Si es que soy un tipo raro…cuidate campeón

    • elcriticoabulico 5 febrero, 2012 a 15:00 #

      A mí me parece que Kieslowski disfraza una notable carencia de fondo (por muy trágico o pretendidamente desgarrador que sea el tema) con una forma artística y recargada. Se puede contar bastante más con mucho menos, sin darse esos aires. Pero claro, para gustos los colores. Precisamente acabaré viéndome los otros dos de la trilogía antes o después, soy un cabezón.
      Un abrazo.

  3. Triste Sina 7 julio, 2013 a 10:11 #

    ¡Con lo bien que íbamos chaval! He comenzado desde abajo, por la zeta y ya del epígrafe me di cuenta que sobre este gran director no nos íbamos a entender. Si yo escribiera una crítica (que no lo haría, mis competencias son otras) sería diametralmente opuesta a la tuya, excepto por Preisner. Veamos las otras.

    • elcriticoabulico 7 julio, 2013 a 19:00 #

      He de ser sincero, se me hizo larguísima. Es algo que puedo tolerar: soy muy paciente. Pero para se me tiene que arrojar un hueso de vez en cuando o, al final, dejarme la sensación de que he visto una historia que merece la pena. Con Azul eso no sucede…

  4. selene 26 marzo, 2014 a 14:54 #

    Hola Crítico, te escribo para comentarte que te he nominado a un premio en mi blog, sin compromisos, sólo porque admiro muchísimo tu trabajo y desde que descubrí tu página soy asidua a ella. Te dejo el enlace http://seleneolanada.wordpress.com/2014/03/26/premio-dardos/
    He elegido esta película para escribirte porque me encanta y creo que es de las pocas en que no coincido con tu crítica jaja 😉
    Un beso!

    • elcriticoabulico 26 marzo, 2014 a 16:36 #

      ¡Un detallazo, Selene! Muchas gracias por la nominación y por la asiduidad. Por cierto, me encanta el detalle de dejarlo precisamente en una entrada con la que no estás de acuerdo jaja. ¡Independencia al máximo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: