El libro de Eli

10 Ene

“El hombre concede premios, pero Dios concede recompensas.”

Denzel Washington

 

 

El libro de Eli

 

Año: 2010.

Directores: Albert Hughes, Allen Hughes.

Reparto: Denzel Washington, Mila Kunis, Gary Oldman, Ray Stevenson, Jennifer Beals.

Tráiler

 

 

            El futuro postapocaliptico en el cine tiene como principal característica el ofrecer una mirada al presente desde una parábola futura que fija el punto de no retorno al que este se dirige. Ese carácter ejemplificante exagera los males contemporáneos, en ocasiones a modo de farsa, voluntaria o no, y los sitúa en ese mundo de posibles con el objetivo de brindar una advertencia moral al espectador.

He ahí que siempre se puedan extraer lecturas del cine fantástico postapocalíptico, que siempre posea un mensaje escondido o explícito tras del mayor o menor espectáculo asociado.

En el caso de El libro de Eli, el mensaje es obvio y, además, tiende a subrayarse.

             La película, ambientada en un mundo reducido a desierto ecológico, ético y cultural por una guerra nuclear creada por y para la destrucción de libros, muy concretamente de la Biblia, presenta a un héroe de western transmutado –el forastero enigmático e invencible que llega de la nada para transformar todo a su paso- con el rostro de un Denzel Washington terco y geniudo pero mesiánico y bonachón, como a él le gusta.  Un personaje de rasgos mosaicos también ducho en artes marciales samuráis -por si los paganos impíos no atienden a la palabra de Dios- en travesía obsesiva por los yermos páramos con la misión divina de llegar al Oeste y proteger su carga: la última Biblia, versión autorizada del rey Jacobo (o Jaime, o Santiago).

El discurso, firmado por el hasta entonces diseñador de videojuegos Gary Whitta, defiende el poder redentor de las Sagradas Escrituras para el individuo y para toda la humanidad desde su uso honrado, virtuoso y recogido, opuesto a la instrumentalización estatal que pretende el pequeño sátrapa de provincias interpretado por un poco inspirado Gary Oldman, precisamente la figura que representa esa advertencia ejemplarizante: la del mundo que ha perdido el sentido humano y cálido de las enseñanzas de la fe cristiana, que vive hundido en la violencia, la lujuria, la falta de moralidad, justicia y libertad y, casi, el canibalismo –aún le quedan rescoldos de un civismo que apenas se limita a lo aparente o casual-.

El barbarismo que sojuzga las sombras no iluminadas por la religión.

             Un mensaje en buena parte cuestionable, plagado de simbolismo de rebajas, decorado por los hermanos Hughes con la estética cercana al cómic que ya habían aplicado en su acercamiento al legendario Jack el Destripador en Desde el infierno, con una fotografía de colores lavados hasta reducirlos a tonalidades desvaídas, luminosamente cruda, de visión deslumbrada, con alguna imagen rescatable de una puesta en escena que en ciertos tramos se les escapa totalmente de las manos –el tiroteo en casa de los ancianos es más risible que genial-, al igual que el propio argumento.

Ideal para aprovechar una bolsa de palomitas en el JMJ.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 5,5.

Nota del blog: 3.

8 comentarios to “El libro de Eli”

  1. El Tusos 10 enero, 2012 a 17:22 #

    Malísima. Ni Gary Oldman la salva. Estos pufos los hace mucho más entretenidillos (sólo en tardes largas de domingo) Kevin Costner en “Waterworld” y “Mensajero del futuro” y poniendo el listón bajo.

    • elcriticoabulico 10 enero, 2012 a 19:01 #

      No te digo más que ni siquiera tiene el encanto grimoso y desvergonzado de su hermana ciencióloga: Campo de batalla: la Tierra.
      Gary Oldman, tan barroco él, es de esos que o mola mucho o está fatal. En esta está bastante mal. Mila Kunis está más disfrutable a la vista, pero al final tampoco te importa demasiado lo que le dé por hacer.

  2. plared 11 enero, 2012 a 02:02 #

    Esta vez no coincido ni de lejos, mala de doler sin ningun encanto. Vamos me quede frito viendola y mi hija tambien. Lo que le da bastant merito, ya que me cuesta bastante dormir, esta consiguio lo que la naturaleza no….Abrazos

    • elcriticoabulico 11 enero, 2012 a 02:12 #

      Hombre Plared, a grandes rasgos he dicho que era mala. Ofensiva en cierto punto incluso, sobre todo para uno, que es tirando a escéptico hacia lo espiritual. Es cierto que quizás debí expresarme con mayor contundencia y claridad.
      Lo de la frase final era más en plan de guasa que afirmación convencida…
      Un abrazo.

  3. Cosmo Angulo 11 enero, 2012 a 16:41 #

    Amigos y televidentes cinéfilos, Sr. Abúlico, paso enseguida a relataros la curiosa relación que el cine tiene con mi sueño: ocurre que cuanto mejor es la película que ponen antes me duermo, y cuando más penosa la veo más despierto me quedo. ¡Cuántas espléndidas películas solo he podido ver a medias o no las he podido terminar despierto! Bueno, el caso es que tengo un hijo al que le pasaba lo mismo cuando de niño le contaba cuentos…

    * Este índice de sueño solo es aplicable a las películas proyectadas en salas de cine.

    * Tuve que establecer una variable correctora desde que en la mayoría de cines se instalaron butacas anatómicas, aunque habitualmente queda compensado por factores como el móvil (grrr…) y las palomitas.

    En fin, que os quiero.

  4. ALTAICAaltaica 28 marzo, 2013 a 01:33 #

    Coincido en esencia, pero tengo que decir que la primera media hora me gusta y que su introducción me resulta fornida y precisa. Conforme avanza se hace moralizante y navega irremediablemente en los mares manidos y previsibles de siempre. Lástima pues su arranque es poderoso y bien contado, incluso esa estética de cómic está muy lograda. La realidad es que sabiendo su contenido y su formato, uno se pregunta ¿cuanto tiempo durará su corrección? e irremediablemente cuando la pregunta es formulada es cuando todo se descompone como los cadáveres que muestra por doquier.

    En cuanto a Oldman, pues yo siempre lo veo especial y distinto, aún a sabiendas de su siempre exceso introspectivo, pero no quita para que su sola aparición llene la pantalla. ¿Lo mejor? la canción inicial que escucha Denzel en su reproductor, algunos pasajes estéticos de cómic, una presentación más que digna y la madre ciega de la protagonista, realmente una mujer hermosa. Washington está bien y Oldman en el límite, el resto pues un naufragio evidente que al menos se hace esperar una media hora o tres cuartos.

    • elcriticoabulico 28 marzo, 2013 a 16:54 #

      Cuando la película acaba pareciéndome repulsivilla en lo global, otras posibles virtudes pierden peso. Jennifer Beals, muy guapa, claro. Lástima que nunca llegara a sacar partido a la popularidad de Flashdance para escoger mejores papeles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: