Pusher: Un paseo por el abismo

8 Ene

“Como todas las formas de arte, el cine es un medio tan poderoso como las armas de destrucción masiva. La única diferencia es que la guerra destruye y el cine inspira.”

Nicolas Winding Refn

 

 

Pusher: Un paseo por el abismo

 

Año: 1996.

Director: Nicolas Winding Refn.

Reparto: Kim Bodnia, Mads Mikkelsen, Laura Drasbæk, Zlatko Buric, Slavko Labovic.

Tráiler

 

 

            Pusher: un paseo por el abismo, el debut en la gran pantalla del director danés Nicolas Winding Refn, es toda una declaración de intenciones de un autor dueño de un estilo propio que nace de la observación, amalgama y asunción de mundos tan distantes y en principio opuestos como es el cine norteamericano postmoderno, con Pulp Fiction como estandarte, y el cine de autor nórdico que por entonces se abrazaba al manifiesto Dogma, presentado el año anterior como ruptura frente a los tópicos aburguesados y decadentes que presuntamente se habían enseñoreado del celuloide.

            Lo que en principio iba a ser un corto de 10 minutos protagonizado por él mismo, Refn lo convierte en la semana de pasión de Frank (el granítico Kim Bodnia, hermano perdido escandinavo de Tom Sizemore), un camello de poca monta al que le llueven los problemas: las deudas con la mafia yugoslava que le provee, el acoso de la policía, los pequeños problemas del día a día que siempre conllevan los trapicheos y su inconstante y errática relación con Vic, de profesión chica de compañía.

Una vida sobre el alambre rodada con luz natural, inquieta cámara en mano y sonido y lenguaje de la calle, con el estilo feista con pretensiones de crudeza y autenticidad que de ello resulta –incluso se afirmó en su día que los actores tomaban drogas durante el rodaje para aumentar la verosimilitud-, mezclado con violencia sangrienta, inmoderada y repentina y esas conversaciones mundanas, cotidianas, pueriles e intrascendentes entre personajes marginales y viciosos que tan populares habían hecho Vincent Vega y Jules Winnfield, reproducidos aquí con poco disimulo, a modo de versión desclasada, chandalera y pobretona, por el protagonista y su más fiel compañero de correrías o su cobrador serbio de confianza.

Dogma más Tarantino.

            Pero claro, Refn no tiene la sabiduría peliculera del genio de Knoxville en cuanto a guion y puesta es escena. Pusher, dentro de que se trata de un relato bien llevado pero tampoco revolucionario, pertenece a una temática gangsteril que es ya un icono que supera sus raíces marginales, es decir, de la realidad más sórdida y terrena. Debido en buena medida a ello, no parece aceptar demasiado bien ese estilo que no termina de ser puramente documental -caso que sí ejemplificaría con éxito la escalofriante película Gomorra, adaptación del no menos espeluznante libro de Roberto Saviano– al incluir de manera puntual trabajo de montaje, inserciones musicales y sonidos para crear ambientes de cierta evocación onírica -como luego reproducirá con mayor abundancia y acierto en la infravalorada Valhalla Rising-; lo que termina por dar a la película una sensación de falseamiento más que de realidad cruda, al mismo tiempo que carece de la fuerza arrolladora que le aportaría una construcción más decididamente cinematográfica.

Un intento interesante pero con todavía mucho margen de mejora.

 

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 6.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: