Archivo | 19:17

El halcón inglés

2 Ene

“La gente ha olvidado cómo contar historias.”

Steven Spielberg

 .

 .

El halcón inglés

 .

Año: 1999.

Director: Steven Soderberg.

Reparto: Terence Stamp, Lesley Ann Warren, Luis Guzmán, Barry Newman, Amelia Heinle, Peter Fonda.

Tráiler

 .

            Steven Soderberg, creador de un cine propio, variante y heterogéneo, siempre reconocible tras sus características indies o mainstream, se embarcaba en El halcón inglés es un ejercicio próximo al noir –terreno en el que contaba con la experiencia de Bajos fondos– y al criminal británico de finales de los sesenta y sesenta. Se puede ver, de hecho, como la puesta al día de Asesino implacable, vigoroso thriller en el que un superlativo Michael Caine, pistolero profesional, removía Roma con Santiago para desentrañar y limpiar con sangre el turbio asesinato de su hermano, y del que Soderberg cambia la lluviosa y plomiza Newcastle por la soleada y caótica Los Ángeles, en el fondo lugares igual de sórdidos e inhóspitos, así como la figura del hermano por la aún más dolorosa de la hija.

            El halcón ingles –título más imponente que el The Limey original, sobrenombre americano casi despectivo para los ingleses, “comedores de lima”, en referencia al uso de cítricos por los marineros para prevenir el escorbuto- es la venganza de un hombre recién salido de la cárcel donde ha pasado casi la mitad de su vida y sobre cuya conciencia pesa cierta responsabilidad, un remordimiento de padre ausente, de fracaso para con su hija amada y desatendida.

La venganza planteada como necesidad visceral, casi moral.

            Una cinta que debería ser dura y contundente como el granito, a la que incluso conviene más la tosquedad que el virtuosismo, queda transformada por Soderberg en una muestra de su capacidad innovadora y artística, indudable en la fuerza expresiva del tratamiento de algunas imágenes, como en los flashbacks más puros –esas imágenes azuladas y desvaídas, la aguda recuperación de escenas de Poor Cow para mostrar a Stamp joven-, pero más que cuestionable en otros aspectos, como el caso del abuso de su característico montaje no lineal que se pasa por el forro el espacio y el tiempo encabalgando diálogos, recuerdos, sensaciones y deseos de una mente puesta al límite. Recursos que, más que ahondar en la expresividad del filme, contribuyen a subrayar demasiado esa sensación de distanciamiento que Soderberg propone; abotargan, sacan de la película. Por mucho que Terence Stamp cumpla de largo como padre en continuo debate entre la venganza ultrajada y el arrepentimiento.

            Que un filme de este tipo, con una historia sencilla pero con pegada oculta tras el constante afán protagonista del director, te deje frío es lo peor que puede suceder.

 .

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 5.

A %d blogueros les gusta esto: