La ruta del tabaco

29 Dic

“El director ha de cumplir ciertas reglas comerciales. En esta profesión, un fracaso artístico no supone nada, en cambio un fallo comercial es una condena. El secreto es hacer películas que complazcan al público y en las que a la vez el director pueda revelar su personalidad.”

John Ford

 

 

La ruta del tabaco

 

Año: 1941.

Director: John Ford.

Reparto: Charley Grapewin, Elizabeth Patterson, Gene Tierney, William Tracy, Marjorie Rambeau, Ward Bond, Dana Andrews.

 

 

 

            Después de firmar Las uvas de la ira el año anterior, y ¡Qué verde era mi valle! ese mismo año, John Ford clausuraba su trilogía de cine social con La ruta del tabaco, que diverge respecto a los anteriores por su carácter de cuentecillo esperpéntico-satírico con vocación populista sobre la decadencia y el desarraigo forzoso –elementos centrales también de las anteriores- del Deep South norteamericano.

            Basado en la exitosa obra teatral de Jack Kirkland –ocho años ininterrumpidos sobre las tablas-, a su vez traslación de la novela homónima de Erskine Caldwell, La ruta del tabaco fija de nuevo el punto de vista en una familia, símbolo de permanencia frente a un mundo cambiante e irreconocible, en el que solo cabe lugar para un futuro insensible dominado por entidades asépticas, casi etéreas –la compañía en Las uvas de la ira, el patrón en ¡Qué verde era mi valle!, el banco aquí- que suponen el factor de alejamiento entre el individuo y la tierra de la que proviene, a la que pertenece y de la que sobrevive. Problemas todavía actuales, como recuerda la simpática y aguda alegoría del cortometraje The accountant, ganador del Oscar en su categoría en 2002.

            La familia de Jeeter Lester, al contrario de las anteriores, vive feliz y al día en la miseria de su presente –siempre que puedan conservar su cochambrosa finca- mediante pequeños hurtos, pequeños trueques y escamoteos a roñosos y grotescos compañeros de penurias. Seres mezquinos y zarrapastrosos pero con gran vis cómica que representan los tópicos de la América agrícola, atrasada, supersticiosa y paupérrima –ejemplo que también se reflejará en la poco posterior Canción del sur– para el entretenimiento del urbanita neoyorkino con palco preferente en un teatro de Broadway, donde se alternan gags de puro slapstick y ocurrencias de la confrontación entre lo rural orgulloso y la civilización con otros quizás no tan inocentes, que esconden en su fondo cierta pesadumbre melancólica por el ocaso de unas formas de vida anacrónicas pero bellas a su manera, de las que Ford aún se encarga de rescatar una cierta sombra de lirismo bucólico, por mucho que la recalcitrante familia de costrosos rednecks se empeñe en perpetuar, frente a cualquier inmerecida segunda oportunidad, la versión más lastimosa de los estereotipos de esa indomable Norteamérica meridional, de los cuales se erigirán como paradigma en la cultura popular del país.

            La ruta del tabaco no ha envejecido del todo bien. Parte de su humor y mucho de su narración se perciben obsoletos, ausente también la profundidad dramática de sus precedentes en la trilogía, cuyo espacio se cede a la comedia pura. Sin embargo, aún permanecen unos personajes adorables, algún chiste todavía rescatable, un encomiable trabajo actoral –Charles Grapewyn es todo desparpajo en su sempiterno papel de viejo desdentado, Gene Tierney sale guapa hasta bañada de mugre y el hiperactivo William Tracy tiene un don especial para recibir tundas- y las acostumbradas buenas maneras de Ford tras el objetivo.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 6,5.

9 comentarios to “La ruta del tabaco”

  1. ALTAICA 29 diciembre, 2011 a 23:10 #

    Uno de los cuentos más atroces, lúgubres y desoladores de la historia del cine. No ya solo por la crítica evidente a esas “entidades etéreas”, jamás asépticas, que citas, más aún por el inexorable paso del tiempo, la incapacidad evolutiva de un mundo que se agota y, sobre todo, por la indolencia de unos seres que han visto trucado su futuro pues el mismo jamás existió para ellos.

    Una de las mejores películas de Ford, muy por encima de Las uvas de la ira, y un cuento moral/amoral aún no suficientemente sondado. Desoladoramente burlesca en una miscelania no vista sobre el abismo y la leve sonrisa. No puedo estar más en desacuerdo con tu opinión. Un fuerte abrazo.

  2. plared 30 diciembre, 2011 a 06:51 #

    Esta vez yo tambien difiero. Una gran pelicula mucho mas entretenida que las uvas de la ira. Y tras su aparente sencillez humoristica. Infinitamente mas acida….Saludos

    • elcriticoabulico 30 diciembre, 2011 a 13:18 #

      Comprendo vuestro punto de vista, pero insisto en que a mi la mitad de la cinta sí tenía esa sátira tan ácida como amarga, con el lirismo y melancolía que Ford sabía dar a esos crepúsculos de lo idílico -hay que reconocer que era un tipo al que le gustaba mucho mitificar el pasado, incluido el suyo-, pero en buena parte de ella no pude evitar que me pareciera una versión sobria -y con bastante más álma y clase, por supuesto- de los chistes clásicos de paletos como La ciudad no es para mi o Rústicos en dinerolandia.
      El humor es una de las cosas más subjetivas y que más sufre el contexto temporal. Por ello, también asumo que es una opinión muy particular y que, desde luego, puede estar muy equivocada. Pero me mantengo en mis trece.
      Y ojo, que sí que la disfruté y la recuerdo con simpatía, tampoco es que sostenga que no merece la pena…
      Un abrazo.

  3. Dessjuest 20 septiembre, 2013 a 17:39 #

    Yo estoy bastante con Abúlico, la acabo de ver, no es mala, en absoluto, pero en muchos aspectos el paso del tiempo no le ha tratado nada bien, me gustó mucho la primera parte, la presentación de personajes, ese quitarle el saco de nabos al yerno, es colosal, ahora, eso de llamar “vieja de 23 años” a mi Gene es de flipar.

    Zarrapastrosa pero bella como nunca, qué mujer 😀

    • elcriticoabulico 20 septiembre, 2013 a 18:31 #

      Me alegro que alguien me respalde, hombre, ya me estaba viendo como un hereje impío. Ojo, cosa rara, quizás es de las películas donde Gene me parece que está más bonita y eso que sale indignantemente mugrienta. Esa poética de la miseria…

      • Dessjuest 20 septiembre, 2013 a 19:18 #

        Yo es que hay escenas que me recordaban peligrosamente a los dibujos de la warner 🙂

      • elcriticoabulico 20 septiembre, 2013 a 20:39 #

        Como digo por ahí, si hubieran aparecido por ahí el Hermano Zorro y el Hermano Oso (si es que Ward Bond no es el Hermano Oso en carne y hueso), no me hubiera extrañado lo más mínimo.

  4. altaica 20 septiembre, 2013 a 23:51 #

    Gene es que está para… Tremenda y uno se la imagina en el pajar con esa belleza natural y ese aspecto mugriento, pero ¿y lo que esconde tras esos harapos? ¿Podéis imaginarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: