El abrazo de la muerte

17 Dic

“A Burt Lancaster hay que darle una razón para todo. Una vez que lo haces, es un tipo fácil de manejar.”

Robert Siodmak

 

 

El abrazo de la muerte

 

Año: 1949.

Director: Robert Siodmak.

Reparto: Burt Lancaster, Yvonne De Carlo, Dan Duryea, Stephen McNally.

Tráiler

 

 

            Una vez asentado en la industria de Hollywood como uno de sus más hábiles artesanos, gracias a éxitos como La escalera de caracol, el alemán Robert Siodmak alcanzaba con El abrazo de la muerte una nueva cima en su filmografía.

            El abrazo de la muerte –traducción al español aún más expresiva que el original, Criss Cross, que alude más levemente a la traición- serviría para componer un magnífico díptico con Forajidos, precisamente uno de los filmes que habían propiciado el reconocimiento de Siodmak y encumbrado a los puestos destacados en las listas de intérpretes a Burt Lancaster, a la sazón protagonista de esta nueva película.

            De nuevo, el comienzo in media res centra la mirada en un hombre atrapado, del que Siodmak ofrece, con otro extraordinario ejemplo de sabiduría en la presentación de personajes, un pasado –un amor tortuoso- que ha construido un presente irrespirable y desesperado –un atraco y una enemistad con un hampón con la chica de por medio- y depara un futuro aún más incierto que huele inevitablemente a derrota –traición a sus compañeros de crimen, huida y redención amorosa con su amada perdida-.

            No es esta, sin embargo, una película de robos, una mera fase más dentro del relato de lo que es, más bien, la crónica del amor atormentado de un hombre camino del infierno. Como en Forajidos, Lancaster es un perdedor manipulado a su antojo por una mujer ambigua (la cautivadora Ava Gardner es aquí sustituida por la menos carismática pero también sensual Yvonne De Carlo), cuya belleza le sirve para enmascarar sus intenciones como encarnación de un deseo destructivo pero irrefrenable, desencadenante de la perdición de un hombre devorado desde sus sentimientos, al que precipita sin remedio -en un giro de guion bastante endeble- a despeñarse con un plan de asalto a su propia furgoneta blindada.

La femme fatale como fuerza perturbadora situada entre dos hombres: el bueno (Lancaster) y el malo (Dan Duryea, cómodo en su habitual papel de antagonista), difícilmente de parte de uno de ellos, bien como fiel amante desdichada del primero, bien como malicioso instrumento voluntario del segundo; puede que tan solo al servicio de sí misma, manejando los hilos de ambos.

            Siodmak conduce el filme con elegancia, pulso de cirujano y precisión de maestro. Seduce con un misterio subyugante, potencia su sentido trágico a través de una reconstrucción milimétrica y lo arrasa al fin mediante un desenlace poderoso, sin concesiones.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 8,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: