Gamer

12 Dic

“Enseñazme los juegos de vuestros hijos y os mostraré los próximos cien años.”

Heather Chaplin y Aaron Ruby (Smartbomb)

 .

 .

Gamer

 .

Año: 2009.

Directores: Mark Neveldine, Brian Taylor.

Reparto: Gerard Butler, Amber Valletta, Michael C. Hall, Logan Lerman, Terry Crews, Alison Lohman, Ludacris, Kyra Segdwick.

Tráiler

 .

 .

            Una de las habituales temáticas que maneja la distopía es la preocupación por el ocio del futuro, que corre siempre parejo en sus formas y características a la progresiva pérdida de valores y deshumanización general de la sociedad, en la que el aburrimiento actual –la distopía no deja de suponer una mirada al presente desde una visión futura- se ha ido tornando un monstruo terrible, saciable solo por medio de cruentos sacrificios humanos. Así ocurre, por citar algunos ejemplos cinematográficos, en porvenires más o menos inciertos y más o menos lejanos como el de Rollerball, donde en el deporte rey el jugador verdaderamente se deja la piel en el campo; La carrera de la muerte del año 2000, donde el accidente es la meta, Perseguido, lo que sería un precedente televisivo de ésta que nos ocupa, o Battle Royale, donde los realities de casquería se llevan a cabo de manera literal bajo peregrinas coartadas demográficas.

            Aún así, Gamer quizás podría enlazarse con denuncias sociales más contemporáneas, más emparentada pues con el Asesinos natos de Oliver Stone, que arremetía contra una sociedad ávida de sangre para satisfacer sus banales necesidades de entretenimiento, servida por unos medios de comunicación que hacían del mal ajeno la base fundamental de su parrilla de programación, empleando para ello, con gran sentido irónico revelado en detalles humorísticos y distanciados, las mismas armas que aquello atacaba: la violencia gratuita y los códigos de pequeña pantalla en forma de delirante zapping.

De este modo, Gamer, producto de las mentes pensantes de Mark Neveldine y Brian Taylor, directores y guionistas al alimón y conocidos por la saga Crank -películas de acción por la acción cuyo pretexto y fin es la adrenalina-, es la recreación a gran escala de un videojuego de disparos primera persona y multijugador, en el que el mando es uno mismo y el avatar cualquier desheredado al que las deudas o una condena criminal haya abocado o bien a pegar tiros y reventar adversarios –como Kable (Gerard Butler, actor con bastante más talento para la interpretación que para la elección de papeles), protagonista del filme- o bien a ser marioneta de carne y hueso en una desinhibida, si no depravada, realidad virtual –Angie (Amber Valletta), la mujer de este-. Desde el 2D flourescente de líneas y formas geométricas de TRON, mucho ha evolucionado el asunto.

            La somera, hasta casi lo anecdótico, reflexión satírica sobre la decadencia coetánea del ocio y la insensibilidad de un mundo que vive más para esa existencia alternativa y amoral que para su día a día cotidiano y real, junto con cierta subtrama conspiranoica sobre controles mentales y servidumbre hacia un gran hermano travieso, infantiloide y multimillonario (el siempre agradable de ver Michael C. Hall, pasándoselo de lo lindo), proporciona la excusa para una cinta de cierto regusto nostálgico exploit, encadenada a un guión descerebrado, con el gamberrismo hiperactivo como principal motor narrativo –la fuga de Butler del juego-prisión es de traca, entre otras desgracias- y subordinado a la acción histérica y disparatada con regodeo en una truculencia de sangre, sudor y lágrimas destinada a agredir los sentidos del espectador –lo consigue- más que su mente a través de un mensaje que es, como decíamos, mínimo y muy secundario.

Obviamente, no se debe de tomar en serio. Pero ni aún así.

 .

Nota IMDB: 5,7.

Nota FilmAffinity: 5,1.

Nota del blog: 3.

8 comentarios to “Gamer”

  1. Cosmo Angulo 13 diciembre, 2011 a 19:44 #

    Me parece una película y una crítica traída a contrapelo, Sr. Abúlico. Acaso, como presumo, aprovecha usted que el Pisuerga pasa por Valladolid, y el día después, suelta ese espiche, distopía, como para colgar las vergüenzas de mi equipo, como para tapar con ese Messi, el agujero cada vez más grande de Cristiano. No le valió a usted que Mourinho dejase en el banquillo a Karanka, o que antes a Tito le apretase la mano?.
    Buenas tardes.

    • elcriticoabulico 13 diciembre, 2011 a 22:54 #

      Señor Angulo, qué bueno verle de nuevo por aquí.
      La crítica en cuestión estaba escrita antes de tan señalado día, en el que se falsos profetas vaticinaron que se levantarían los muertos, caerían imperios y gobernarían nuevos, charlatanes, envarados y engominados mesías.
      Con qué facilidad y atrevimiento hablan los ignorantes, sofistas autocomplacientes amparados en el embaucador Dios del resultadismo, cuan fácil es devolveros a sus oscuras cavernas con hechos, con belleza que ilumine las tinieblas que extienden con sus lenguas falaces, con su vanidad orgullosa exhibida con fatuidad e inmodestia ante los débiles; el valor del cobarde, héroes con pies de barro.
      Afortunadamente, podemos decir todavía que en algunas películas ganan los buenos. Los muy buenos.

      • Cosmo Angulo 14 diciembre, 2011 a 20:18 #

        Quién es el cobarde, cuando en la lucha te enfrentas a cara descubierta a tu adversario, y éste, más fuerte, te embauca disfrazado de cordero, para luego dispararte por la espalda cinco tiros, y no te remata, y te deja vivo, y te dice: ánimo que sigues siendo grande, y te da la mano. Tal cobardía debe ser vengada con mayor maldad. Pero para eso es necesario inteligencia.
        Buenas tardes

        • elcriticoabulico 14 diciembre, 2011 a 21:00 #

          Yo más bien lo veo así. Seguro que usted, hombre que presume de cierto calado intelectual, amante del western, conoce El hombre que mató a Liberty Valance.
          Pues bien, en cierta escena, el malvado y arrogante Valance (por ponerle un alias, Real Madrid, Mourinho, CR,… lo que prefiera), cuatrero de tres al cuarto que se mea en los sheriffs y aterroriza a los pobres aldeanos incapaces de hacer frente a su brutalidad, de los que abusa en compañía de sus cobardes secuaces que le ríen las gracias (Karanka, Marcelo, Pepe, Ramos, así al azar) y solo atacan en superioridad numérica y ante alguien evidentemente más débil (pongamos Racing, Zaragoza, Ponferradina,…), llega al saloon donde sirve las mesas el buenazo de Jimmy Stewart, hombre noble, amante de la ley y la civilización, testarudo pero físicamente algo enclenque. Valance, viéndose grande y jaleado por sus compinches que lo saben poderoso, humilla al humilde camarero, tirándolo al suelo y ordenándole recoger el desaguisado.
          John Wayne (Barça, Messi, el Bien) se levanta. No tiene claro si es más fuerte que el encorajinado Valance, pero intuye que sí o, por lo menos, que si existe justicia en este mundo, debería serlo. El primero que acerca la mano a la cartuchera es Valance, por supuesto, ya que es fuerte, pero también es inseguro, necesita golpear rápido y duro, confiando más en la suerte que en su otrora omnipotente brazo. Pero Wayne no se arruga, después de esto ya se sabe a ciencia cierta superior. Planta cara y espeta a Valance que recoja él su filete del suelo. El valor de Valance (la arrogancia de Mourinho, la inflada vanidad de CR) se diluye como un azucarillo. Wayne, circunstancias de la escena, no lo mata. No lo necesita. Ha ganado, todos han visto el terrible vacío que esconde el pecho henchido de Valance. Volverá a abusar, pero es solo eso, un pobre hombre, como se intuía de tanto tiroteo exhibicionista a paisanos desarmados. Pero cuando llegue el día de nuevo, Wayne volverá a ajustarle las cuentas, puede que no con la misma clemencia.
          Resumen del partido (pinche, hágame el favor), aquí.

  2. Samuel Regueira 15 diciembre, 2011 a 17:15 #

    Auténtica pérdida de tiempo de película. Una basura en todos los sentidos en la que ni siquiera los intérpretes (con todo, bastante limitados la gran mayoría) brillan a su altura habitual. Una premisa que podía prometer un poquito al menos, totalmente malgastada.

    Lo mejor de la entrada, sin desmerecer tu prosa, los comentarios 😀

    • elcriticoabulico 15 diciembre, 2011 a 18:19 #

      Se les ha ido de las manos el gamberrismo, como ya anunciaba prorrogar con una continuación una peli de alegre diversión despreocupada y descerebrada como Crank. La premisa es una excusa barata. No sé ni para qué se molestan en buscarla, a estas alturas.
      Y sí, el señor Angulo es un grande.

  3. plared 17 diciembre, 2011 a 02:48 #

    La peli me importa mas bien poco. Pero me hace gracia ver insultarse tan sutilmente….Cuidate y curioso desde luego son tus lectores….

    • elcriticoabulico 17 diciembre, 2011 a 13:40 #

      Es siempre desde el cariño. Viejas historias que arrejuntan pasiones tan grandes como el fútbol y el cine (que entre sí también se llevan fatal).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: