Scarface, el terror del hampa

3 Nov

“Este sistema nuestro, el americano, llámesele americanismo, capitalismo o como quiera, nos da a todos y cada uno de nosotros una oportunidad, si es que somos capaces de aferrarnos a ella con las dos manos y aprovecharla al máximo.”

Al Capone

.

.

Scarface, el terror del hampa

.

Año: 1932.

Director: Howard Hawks, Richard Rosson.

Reparto: Paul Muni, George Raft, Ann Dvorak, Osgood Perkins, Karen Morley, Boris Karloff.

Tráiler

.

            La década de los años treinta amanecía con un país, Estados Unidos, postrado económica, social y moralmente. Una decepción con el sistema, con ese país de las oportunidades que había caído en un profundo fracaso, que será el germen de un nuevo género que presenta a ese sueño americano de una forma torcida, perturbada.

Es el cine de gángsters, que establece sus fundamentos arquetípicos en Hampa dorada, de Mervyn LeRoy; películas que llevan a la pantalla la vida y leyenda del crimen organizado de la década anterior, la de la puritana, hipócrita e ineficaz Ley seca, también la de la ley del más fuerte en las calles, con elementos históricos y biográficos para retratar a los enemigos número uno de aquellos tiempos como John Dillinger, Bugsy Siegel o Al Capone, artífices de verdaderas estructuras de poder paralelas al Estado, hombres hechos a sí mismos, desde la más absoluta miseria –muchos de ellos serán incluso inmigrantes- hasta la cima del mundo. El sueño americano, en definitiva.

No obstante, el poso de decencia o autocensura obliga al fin trágico de la carrera del criminal, que va a caer desde lo más alto, pero siempre haciendo mucho ruido, cuyo ejemplo más literal, prácticamente testamentario de un género que se extinguía o mutaba en otras formas, será, en toda su gloria y patetismo, el del Cody Jarret de Al rojo vivo, no por casualidad interpretado por la más importante encarnación del gángster implacable, sanguinario y sin escrúpulos en esta época pretérita: James Cagney.

En numerosas ocasiones esto será debido por influencia de un gobierno que no veía con buenos ojos la estelarización de unos modelos de conducta tan amorales e incívicos.

             Howard Hawks, que lo mismo hacía una screwball comedy descacharrante que una trepidante cinta de acción automovilística, que un western clásico, siempre con calidad y atractivo, debutaba en 1931 el cine de gángsters con éxito con The Criminal Code, temática que retoma al año siguiente con Scarface, el terror del hampa, la reconstrucción del ascenso y caída de Tony Camonte, trasunto del verdadero Scarface, Al Capone.

Es esta una película que comienza con el atrevimiento de echar en cara al gobierno su impotencia a la hora de acabar con el crimen organizado, lacra del país. Una denuncia que se acompaña más tarde en el filme con las declaraciones del policía que persigue incansable las organizaciones mafiosas que se suceden violentamente en el poder, pero de manera casi testimonial, contradicha por unas imágenes en las que el gángster vuelve a copar todas las miradas, ejemplo del triunfo personal, de maneras arrogantes y excesivas, vestido con trajes suntuosos, acompañado de bellas mujeres, firme e intocable en la consecución de sus ambiciones, actitud que lo lleva a sangre y fuego de simple guardaespaldas a brazo fuerte del jefe, de mano derecha, a rey absoluto de la ciudad.

Una escalada empedrada por la traición y la desconfianza, con más inconsciencia y ganas de hacer arder el mundo que heroísmo, y ya en la cumbre, donde el cartel luminoso reza con engreimiento el mundo es tuyo, con la perpetua paranoia del que a hierro mata a hierro muere y la única fidelidad de un amigo al que se cruza en el camino la fatalidad vestida de mujer, la hermana de un Camonte al que no se le disimulan unos celos incestuosos, una parte más de la locura, la deformidad moral y la monstruosidad que clama por su fin una vez agotado su furioso estallido.

            Un magnífico guion de un grande de la pluma cinematográfica como Ben Hecht y la mano tras las cámaras de un Howard Hawks en estado de gracia en su búsqueda de la máxima veracidad posible tanto a través de lo espectacular –la acción, con las persecuciones y tiroteos, se mantiene aún poderosa- como de lo sutil, componen una película de gran pegada y pocas flaquezas, quizás un contrapunto cómico que no liga bien con el tono del fin –aunque sí tenga gracia-, cierto manierismo por parte un Paul Muni que emprendía el camino de retorno a Hollywood desde Broadway –una actuación similar pero aún más exagerada si cabe será la de Al Pacino– y un final que posiblemente sobreviene con un poco de precipitación, con menos fuerza respecto al relato del ascenso de Scarface.

            Sí, su remake es la popular, populista, desaforada y de culto Scarface, el precio del poder.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 8,5.

Anuncios

6 comentarios to “Scarface, el terror del hampa”

  1. plared 4 noviembre, 2011 a 03:27 #

    Sin duda muy buena, aunque para mi mejor que esta y que el precio del poder. Es Carlitos Way, la que vendria a ser la continuacion de esa obra como dices de culto. Saludos

    • elcriticoabulico 4 noviembre, 2011 a 04:23 #

      No podría estar más de acuerdo, gran precisión en el comentario, como siempre. Carlito’s Way es el crepúsculo de un hombre al que su pasado condena a la imposibilidad de su redención, por mucho que lo desee, por mucho que la persiga. Un destino marcado por él mismo, inevitable, como el castigo más cruel a sus pecados. Y en mi opinión es de las mejores actuaciones de Pacino, si no mi favorita, que no es decir poca cosa. Consigue ponerme un nudo en la garganta.

  2. plared 5 noviembre, 2011 a 04:15 #

    por cierto a esta le hice yo una entrada hace unos meses cuando empece con el blog…eje ejem. Saludos

  3. Dessjuest 30 junio, 2013 a 22:01 #

    Pues esta me la ví esta mañana y la verdad es que siendo sincero, que hay que serlo, ha envejecido bastante mal, miras el año y vaya, se comprende, pero lo dicho, me esperaba bastante más.

    • elcriticoabulico 1 julio, 2013 a 13:19 #

      Pues fíjate, yo me entretuve mucho con ella, me pareció a día de hoy una película muy aguerrida todavía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: