Nobi (Fuego en la llanura)

1 Nov

“Yo simplemente hago las películas que me apetecen y las que la productora me encarga.”

Kon Ichikawa

.

.

Nobi (Fuego en la llanura)

.

Año: 1959.

Director: Kon Ichikawa.

Reparto: Eiji Funakoshi, Mickey Curtis, Osamu Takizawa, Mantaro Ushirô.

Tráiler

.

.

             El León de Oro y el Oscar de Rashomon en 1951 abrirían las puertas de Occidente al entonces desconocido cine japonés, que a partir de ese momento poblaría de manera recurrente festivales y filmotecas de Europa y América. El mundo conocería la obra de Kurosawa, Mizoguchi y Ozu, los considerados clásicos del país del Sol naciente, pero también la de autores que con el tiempo quedarían injustamente a la sombra de estos. Gente como Mikio Naruse, de películas preciosas pero trágicas, Hiroshi Inagaki, de una espectacularidad que le llevaría a recibir el sobrenombre del David Lean japonés, o Kon Ichikawa, experto en la adaptación literaria y hábil diseccionador de la condición humana que en las décadas de los cuarenta y cincuenta inicia, a la par que otros directores nipones como Kinoshita, Kobayashi o el propio Kurosawa, un cine caracterizado por el humanismo en la representación de los valores éticos y la sociedad, la defensa del carácter individual de la persona y la búsqueda de un realismo de influencia casi neorrealista.

El cine de Ichikawa, caracterizado por la mezcla de negrura y destellos de profunda humanidad, cobrará relevancia internacional con el éxito en el Festival de Venecia y posterior nominación al Oscar de El arpa birmana, película ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Al año siguiente, Ichikawa repite con Nobi (Fuego en la llanura), la temática antibélica en el contexto una nueva derrota japonesa en dicho enfrentamiento.

             La cinta sigue la penosa travesía del soldado Tamura, harapiento y enfermo de tuberculosis, en su intento de escapar con vida de la isla de Leyte, Filipinas, arrasada por la artillería estadounidense ante la impotencia e incapacidad del ejército japonés, razón para que Ichikawa refleje su visión crudísima, desoladora y tremendamente pesimista del descenso a los infiernos de un ser humano perdido en el absurdo más absoluto, el del conflicto bélico. Un viaje que se va adentrando más y más hondo en la degradación moral a través de diferentes etapas, con la muerte, más allá de unos individuos reducidos al escombro, muertos en vida, como única compañera fiel de viaje –en forma de suicidio posible, de ataque del enemigo norteamericano, de venganza de la guerrilla nativa, de depredación por sus antiguos colegas de pelotón, de debilidad extrema- hasta la última frontera, la del canibalismo. Una pesadilla en forma de odisea comparable a la que padecía el niño Florya Gaishun –su condición de inocencia infantil, factor aún si cabe más descorazonador-, en la excepcional Masacre: ven y mira.

El hombre convertido en animal salvaje, deshumanizado por la guerra, en un mundo en el que no hay lugar para la esperanza.

             Un filme sin concesiones en el que el buen hacer de Ichikawa en la factura artística le confiere además una veracidad sobrecogedora y una modernidad sorprendente.

 .

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 8,5.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: