Archivo | 21:13

Profecía maldita

14 Oct

“Una película buena nunca es demasido larga; una película mala nunca es demasiado corta.”

Roger Ebert

 

 

Profecía maldita

 

Año: 1979.

Director: John Frankenheimer.

Reparto: Robert Foxworth, Talia Shire, Armand Assante, Victoria Racimo, Richard Dysart.

Tráiler

 

 

           John Frankenheimer, surgido de la comprometida y creativa generación de la televisión estadounidense, tránsito entre el anquilosado Hollywood de cartón piedra y un cine de pretensiones más realistas, un cine moderno, apuraba la década de los setenta ya alejado de sus mayores éxitos, de sus películas con más trascendencia argumental, para continuar por el sendero que había comenzado con el remake de The French Connection tres años antes: el paso a una filmografía con un poco menos de enjundia ideológica y política, con filmes realizados con calidad pero con menos pretensiones, más enfocados al entretenimiento masivo. Un ocaso profesional que se acompaña de problemas matrimoniales y con el alcohol (y viceversa).

           La profecía maldita es una cinta de terror bastante convencional en sus planteamientos pero que no renuncia, no obstante, a cierta conciencia. Así, el protagonista es un médico que lidia diariamente con las injusticias sociales de la América del momento, pasando consulta en sus ghettos más marginales. Hastiado, acepta la oferta de mediar en la disputa entre madereros de la industria papelera e indios nativos de los idílicos bosques de Nueva Inglaterra, conflicto en el que se suceden sospechosos acontecimientos naturales como deformaciones, abortos y muertes de neonatos, gigantismo animal, enfermedades,… quizás por culpa de la contaminación por la actividad fabril, junto con extrañas y violentas muertes y desapariciones de las que se culpa a los antiguos pobladores, quien más bien lo relacionan con el despertar de un monstruo legendario.

Una trama que presenta tibios trazos ecologistas pero que, en definitiva, no se sale de los esquemas del género, con los forasteros que se encuentran en medio de un territorio semiaislado, amenazado por el misterioso asesino-monstruo del que han de huir formando grupo con lugareños enfrentados.

            El talento de Frankenheimer para contar una historia, por trivial que sea, queda patente en un ritmo que sortea la posibilidad de aburrimiento pese a su predictibilidad y con un aceptable manejo del desarrollo de la acción y la tensión en las escenas, lo que no evita que más de una se le vaya de madre -el exagerado combate hacha-motosierra, alguna muerte, el ensañamiento final-.

En combinación con un reparto bastante conjuntado –qué lastima que Victoria Racimo no llegara más lejos-, hasta logra salvar la película.

 

Nota IMDB: 4,8.

Nota FilmAffinity: 4,8.

Nota del blog: 5.

A %d blogueros les gusta esto: