Archivo | 15:26

El árbol de la vida

10 Oct

“La vida consiste en arder en preguntas.”

Antonin Artaud

 

 

El árbol de la vida

 

Año: 2011.

Director: Terrence Malick.

Reparto: Hunter McCracken, Jessica Chastain, Brad Pitt, Laramie Eppler, Tye Sheridan, Sean Penn.

Tráiler

 

 

            La filmografía de Terrence Malick presenta a un ser humano como parte de un todo, de una obra conjunta, y en constante búsqueda interior, que se pregunta sobre sí mismo, sobre la vida y la muerte, sobre la Naturaleza, sobre la divinidad.

El árbol de la vida es el filme ejemplar de Malick, su mirada más abstracta y simbólica y que más directamente aborda estas cuestiones existenciales. Quiénes somos, por qué estamos aquí, cuál es el propósito. Unas preguntas que nacen y se desarrollan en nosotros a lo largo de toda una vida.

            Es el recorrido introspectivo que comienza en el edén idílico de la primera infancia, la madre, donde todo tiene el sentido de lo que no hay que buscarle significado más allá de lo que se intuye desde el sentimiento.

Más tarde es el padre, Dios en cierta manera, amante y severo, inescrutable y contradictorio, que supone la pérdida de la inocencia, el contacto con la realidad en toda su forma, no siempre bella, con lo prosaico y lo doloroso. Una inexplicable pérdida del paraíso ante la que desde la decepción se oponen formas de rebelión desorientada, de cuestionamiento de una autoridad que ha desvelado imperfecciones que no existían y ahora incluso se aprecian en él, que ni todo lo sabía, ni todo lo podía, nada más que un hombre que también se encuentra buscando unas respuestas que no alcanza, perdido en medio del todo.

            Malick explora los misterios que se encuentran tanto en nuestro interior como en el Universo mismo -¿acaso no somos cada uno un universo particular, intransferible?-, preguntas que toda persona ha de descubrir en su camino, probablemente sin hallar contestación en su mayor parte.

            El árbol de la vida no es un pretencioso y vacuo ejercicio de estilo. Nada en ella es gratuito, desde esa sinfonía de la creación hasta los pequeños juegos y la complicidad entre los hermanos. Un gesto, una imagen quizás al azar, una escena de apariencia intrascendente, contienen más profundidad, sentido, significado, intensidad, poder de evocación, lirismo, dificultad y perdurabilidad que la inmensa mayoría de películas. Una inaudita demostración de precisión, de conocimiento y sensibilidad en la captación y recreación de la esencia de la naturaleza humana, de sabiduría y reflexión filosófica y existencial sobre los procesos mentales y vitales que constituyen al hombre, que la hacen accesible pese a su conceptualismo por la universalidad de sus sentimientos y emociones y su fiel expresión, y que erigen a Malick como uno de los mayores poetas y observadores del ser humano del Séptimo Arte.

Toda una experiencia.

 

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 6,3.

Nota del blog: 9,5.

A %d blogueros les gusta esto: