El rey del juego

5 Oct

“Un dólar ganado en el juego es el doble de dulce que un dólar ganado en tu sueldo.”

Eddie Phelson (El color del dinero)

 

 

El rey del juego

 

Año: 1965.

Director: Norman Jewison.

Reparto: Steve McQueen, Edward G. Robinson, Ann-Magret, Karl Malden, Tuesday Weld, Rip Torn.

Tráiler

 

 

            En 1960, Robert Rossen plasmaba en la excepcional El buscavidas, la amarga media victoria de Eddie Phelson, un perdedor con necesidad de reivindicar su dignidad en el billar americano, en una partida donde entran en la apuesta su orgullo, su amor y su propia alma.

            En 1965, Norman Jewison recogía con El rey del juego el proyecto del que había sido despedido Sam Peckinpah por demasiado explícito a la hora reflejar la sordidez de las timbas de póquer de la Nueva Orleans de los años treinta, un mundo subterráneo enfundado en humo de tabaco, sudor y agrias ambiciones en el que se iba a dar el desafío por el reinado de los naipes entre el veterano monarca Lancey Howard (Edward G. Robinson, ese pequeño gran actor) y el joven y talentoso aspirante Cincinnati Kid (Steve McQueen, rey del cool). Una partida de póquer descubierto como centro del mundo alrededor del cual gira toda la fauna de los insalubres garitos de Louisiana, sin distinción de clases. Gente sin honor como el millonario Slade (Rip Torn), que pretende desvirtuar con rencor y dólares un enfrentamiento que está más allá de lo material, o la maliciosa Melba (Ann-Margret), una mujer que se mueve y manipula por caprichos pueriles. También personajes virtuosos que quedan atrapados y arrastrados por ese ambiente sin honra, que carece de reglas morales a excepción de los verdaderos jugadores, caso de El Genio (Karl Malden), sometido a esa Melba sin escrúpulos, o la bella Christian (Tuesday Weld), último refugio de la inocencia, al mismo tiempo propia su cruz y su salvación –y la de Cincinnati Kid-.

            Aunque mucho menos poderosa en el amargo conflicto dramático que El buscavidas, en parte similar pero abordado de manera más tangencial y previsible, más centrado en el juego y su liturgia y el combate entre el viejo experimentado y el joven desafiante, El rey del juego presenta una excelente realización, con una estupenda puesta en escena, una ambientación llena de sabor y una preciosa fotografía de Philip H. Lantrop, con un gran sentido de la narración que progresa hasta el sostenido clímax del duelo final entre dos magnéticas caras de póquer, con el punto entre paternal y ligeramente desdeñoso de Robinson y el arrogante y confiado de McQueen; algo más que una partida en la que se masca la tensión dentro y fuera de la mesa.

Muy buen entretenimiento.

 

Nota IMDB: 7,2.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 8,5.

2 comentarios to “El rey del juego”

  1. Samuel Regueira 7 octubre, 2011 a 16:34 #

    Decente reparto, historia de moderado interés… Con una fotografía en blanco y negro y otra música quizá hubiera funcionado mejor. De todas maneras no es mala, me parece más ajustado el 7 a su calidad que el 8, pero tampoco implica demasiada diferencia.

    Abrazos.

    • elcriticoabulico 7 octubre, 2011 a 16:52 #

      Hombre, es una historia previsible, pero muy bien contada y a mí un duelo McQuuen-Robinson, como que me hace ilu. Eso sí, creo que para una historia que apuesta más por la partida de póquer en sí que por las circunstancias y conflictos que la rodea le venía mejor una fotografía en color con la textura de esta que un demasiado dramático blanco y negro.

      Saludos, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: