Un cuento chino

2 Oct

“A todos los seres humanos nos gusta que nos cuenten buenas historias.”

Ricardo Darín

 

 

Un cuento chino

 

 Año: 2011.

Director: Sebastián Borenzstein.

Reparto: Ricardo Darín, Huang Sheng Huang, Muriel Santa Ana.

Tráiler

 

 

            En La suerte está echada, su primera incursión en el largometraje, Sebastián Borenzstein proponía el rencuentro entre dos hermanos de personalidades opuestas que, juntos, conseguía superar el carácter de perdedores que se había adueñado de su vida.

Tras pasar por el thriller con Sin memoria, género en el que había destacado en su etapa televisiva con la serie Tiempo final, Borenzstein retornaba a esa idea del encuentro casual, cómico y entrañable para atravesar juntos el –voluntariamente o accidentalmente- gris presente y aparentemente negro futuro de dos seres tan diferentes que resultan extrañamente iguales.

Un encuentro incoherente, o no, producto del destino, un cuento chino que afirma con retranca basarse en hechos reales.

            Así, el choque cultural entre Jun (Huang Sheng Huang), el desafortunado inmigrante chino, pulpo en un garaje en busca comenzar de nuevo con lo que queda de su familia, y Roberto (Ricardo Darín), el amargado ferretero argentino, ermitaño voluntario que esconde su terror ante la certeza de lo trágico de todo romance tras una máscara de hostilidad, último hombre honrado de los alrededores del Río de la Plata, se produce por una casualidad tan absurda como las noticias que el bueno de Roberto recorta obsesivamente de los periódicos y colecciona en lo más profundo de su cueva, imágenes del caos que pretende rehuir con su clausura, como garante de un sentido común ahuyentado de la faz de la Tierra.

La tragicomedia de dos personas con un entendimiento improbable, imagen de la incomunicación que marca la existencia de Roberto, de la propia ilógica sociedad.

            Se podría ver como una Mejor… Imposible a la argentina, con el maniático que es forzado a dejar atrás las rutinas y hábitos que rigen su vida manteniéndola tan inocua como vacía, pero a su manera, apostando por la sencillez y la sutileza para conmover, buscando la media sonrisa complacida y justificada frente a la carcajada fácil de lo extravagante.

Un buen hacer que permite que esta pequeña historia se vea con enorme agrado, que los personajes sean reconocibles, creíbles y queribles, con un protagonista complejo, con vida, que no se limita a quedarse en la caricatura, también en buena medida gracias a un Darín que lleva ya más de una década en estado de gracia, impartiendo lecciones de interpretación solo con su mirada.

Muy simpática. Recomendable.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 7.

4 comentarios to “Un cuento chino”

  1. Marta 3 octubre, 2011 a 14:32 #

    Hace unos días me entró un ataque de Ricardo Darín (que me entra bastante a menudo) y me tragué El hijo de la novia por decimoquinta vez y Un cuento chino seguidas. Sí, muy simpática la segunda:)

    A mí es que este hombre no me defrauda nunca…

    Estoy en búsqueda y captura de algún ciclo o festival de cine en Coimbra, a ver si me pongo al día:)

    Un besín

    • elcriticoabulico 3 octubre, 2011 a 15:04 #

      Aquí en dos días tenemos SEMINCI. Y sí, Darín es grande, muy grande. Es un tipo que resulta muy natural y, a la vez, muy intenso. Es quizás por eso de que físicamente es un tipo corriente, si no fuera por esa enorme expresividad que irradia su mirada. Lo de El secreto de sus ojos es ya tremendo, además acompañado de una pedazo de actriz e interesantísima y superatractiva mujer como es Soledad Villamil, con quien ya había coincidido en otra muy destacable película romántica como El mismo amor, la misma lluvia, la cual te recomiendo, si no la has visto.
      Está genial de honrado con carácter (Luna de Avellaneda), está genial de hombre sensible (El hijo de la novia, Kamchatka) está genial de canalla (Carancho, Nueve reinas, buenísima película tipos listos y engaños ingeniosos, en plan El golpe y demás del estilo), está genial siempre o casi siempre. Tiene una regularidad asombrosa.

  2. ALTAICAaltaica 30 marzo, 2013 a 03:32 #

    Me gustó mucho esta pequeña película que la da mil vueltas a otras grandes películas. Contada con mimo y con un ritmo que no decae ni un segundo, se crea una atmósfera especial y mágica, de seres en el fondo llenos de ternura. Y el que más tiene es el que aparenta menos. Otro cuento moral que sin grandes pretensiones, gracias a Dios, introduce un personaje en la vida de un ser casi destruido para servir del despertador personal que necesitaba y no el que meticulosamente ponía por las noches a la misma hora. Lo que menos me gustó fue la vinculación con la guerra de las Malvinas y su retrato algo impostado, no por el hecho en sí, más por la forma que no encaja en la manera de contar la historia. Queda como un añadido o postizo. Por cierto has visto Whisky. No te la pierdas es mágnífica y puede tener cierta similitud en algunos aspectos.

    • elcriticoabulico 30 marzo, 2013 a 20:10 #

      Si a lo poco, le añades muchas ganas, puedes conseguir pequeñas joyas como ésta, repleta de sentimiento y buen gusto, sin pretender ser cosas que no podía ni debía ser.
      Whisky anduve buscándola en su día y luego me olvidé de ella. La apunto de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: