The Killer

1 Oct

“¡Claro que Woo podría dirigir las escenas de acción! ¿Acaso Miguel Ángel no pintaba techos?”

Quentin Tarantino

 

 

The Killer

 

Año: 1989.

Director: John Woo.

Reparto: Chow Yun-Fat, Danny Lee, Sally Yeh, Kong Chu, Fui-On Shing.

Tráiler

 

 

            John Woo, estudioso de los clásicos occidentales de la filosofía y la literatura, políticamente inquieto, participante en movimientos coetáneos como la cultura hippie y las protestas anticomunistas de Hong Kong, se iniciará en el mundo del cine como colaborador  en estudios de la entonces colonia británica como Cathay o Shaw Brothers, en películas de artes marciales que forjarán parte de su posterior estilo, también deudor de numerosos cineastas europeos y americanos –lo de la muerte rodada al ralentí lo había popularizado mucho antes Peckinpah, quien a su vez se basaba en autores japoneses como Kurosawa-, pero a su vez muy imitado por autores de la postmodernidad como Quentin Tarantino.

Su primer gran éxito vendría con A Better Tomorrow, una presentación de los elementos arquetípicos de su cine, como son la de la pareja de hombres con una relación que podría entenderse que supera lo amistoso y con un sentido exaltadamente trágico de la violencia, tratada de manera hiperbólica, con cierto atractivo barroco.

            The Killer sigue estos mismos pasos. Un infalible asesino enamorado de una de sus víctimas colaterales y su enfrentamiento homérico con el inexpugnable policía poco ortodoxo en el que nadie confía, siempre con la amenaza común de la mafia tras ellos. Una cinta de acción con puesta en escena operística, arrebatada hasta el extremo, en el que las coreografías imposibles de largos e intensos tiroteos forjan una amistad más allá de los roles y las palabras, una camaradería entre seres marginales, sin cabida en una sociedad donde la ética no tiene ni valor, ni espacio.

            El estilo grandilocuente de Woo concede a la película momentos de gran potencia, desde luego, pero que también cae numerosas veces en la comedia involuntaria al intentar plasmar sentimientos tan extremos y contrapuestos, sangrientos y rabiosos en lo violento y afectados, melodramáticos y ñoños en lo sentimental –se dice inspirada en Obsesión, de Douglas Sirk-, junto con un argumento que, pese a sus pretensiones, tampoco es mucho más que una frenética ensalada de persecuciones, tiros y explosiones.

            Un cine agresivo que mantiene parte de su pegada pero al que el tiempo ha pasado factura.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 6.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: