Motín a bordo

17 Sep

“No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va.”

Séneca

 

 

Motín a bordo

 

Año: 1984.

Director: Roger Donaldson.

Reparto: Anthony Hopkins, Mel Gibson, Tevaite Vernette, Daniel Day-Lewis, Bernard Hill, Liam Neeson, Laurence Olivier.

Tráiler

 

 

            Hasta en cuatro ocasiones había sido ya llevado al cine el motín del buque armado de su majestad Bounty, acontecido en 1789, desde una versión silente australiana en 1916, pasando por el debut en pantalla de Errol Flynn en In the Wake of the Bounty en 1933, hasta las dos cintas más populares, La tragedia de la Bounty, dirigida en 1935 por Frank Lloyd y protagonizada por Charles Laughton y Clark Gable¡sin bigotito!– como el capitán Blight y el primer oficial Christian respectivamente, y Rebelión a bordo, de 1962, con Lewis Milestone en la dirección y papeles principales para Trevor Howard y Marlon Brando, que convirtió el rodaje en un ejercicio de egomanía.

            Motín a bordo, la versión que nos ocupa, supone el salto a las producciones hollywoodienses de Roger Donaldson, australiano procedente del cine de Nueva Zelanda, donde había sido uno de los miembros fundadores del New Zealand Film Commision, el principal organismo del Séptimo Arte del país.

Con un presupuesto holgado, Donaldson se hace cargo de esta quinta versión con el objetivo de conseguir una película más ajustada a la realidad histórica que las anteriores, lo que se pretende obtener, aparte de superando el cartón piedra, los decorados tropicales de estudio y los actores disfrazados de indígenas, reduciendo la carga maniquea y melodramática del relato a través de suavizar los personajes del capitán Blight, no presentado ya como un auténtico déspota de cubierta, y un primer oficial Christian al que por su parte se lima su carácter de héroe romántico, incluso con relación de amistad en un inicio, personajes entregados al británico Anthony Hopkins y a la principal estrella en ciernes procedente del país austral, Mel Gibson, también debutante en el cine estadounidense.

En cambio, no varía la tensión y lucha psicológica y moral entre ambos, insoportable en un espacio tan febril y claustrofóbico como el de un barco, como se escenifica en otras obras desarrolladas en ambientes marineros como el Billy Budd, marinero de Herman Melville, llevado a la gran pantalla en La fragata infernal. Un enfrentamiento entre el ambicioso e inflexible Bligth y el valeroso y pasional Christian, acaso representantes del choque paralelo entre los corsés de lo civilizado y la libertad del buen salvaje, que despertará con el contacto entre la tripulación y los nativos de Tahití, uno de los puntos clave en su ruta, un encuentro en el que se intercambian saludos de amistad, cuerpos esculturales semidesnudos y flores y frutos tropicales por lujuria y salvas de cañones.

Como en la obra de Melville, con el rencor del reprimido y tiránico suboficial Claggart hacia el libre y bondadoso Billy Budd, la civilización, altanera y rígida, teme y rehuye, escondido tras una eufemística “fuerza de carácter”, la felicidad que se obtiene por los sentimientos, por vivir la vida sin el prejuicio y las ataduras de los valores creados por ella. Porque qué ser humano en sus cabales, en plena posesión de los sentimientos más básicos y naturales al hombre, podría resistirse a esa oferta de Paraíso.

            En mi opinión, Motín a bordo sabe conservar el sabor de los clásicos a través del buen hacer de Donaldson, con un sentido de aventura marinera que explota, para mayor realismo, las posibilidades técnicas alcanzadas ya en aquel entonces y unas hermosísimas localizaciones, y un guion aceptable al que en todo caso se le puede achacar que sus protagonistas, sobre todo Christian, algo desdibujado en ocasiones, hayan cedido parte de su profundidad en esa búsqueda de verosimilitud histórica y huida de lo melodramático, quizás, al mismo tiempo, también de lo cinematográfico.

Destaca un reparto en el que, pese a no ser ni Laughton, ni Brando, el duelo Hopkins-Gibson mantiene un notable nivel.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 8.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: