Doctor Cíclope (Dr. Cyclops)

15 Sep

“Cuán terrible es lo que los científicos guardan en sus portafolios.”

Nikita Jrushchov

 

 

Doctor Cíclope (Dr. Cyclops)

 

Año: 1940.

Director: Ernest B.Schoedsack.

Reparto: Albert Dekker, Janice Logan, Thomas Coley, Charles Halton, Victor Kilian, Frank Yaconelli.

Tráiler

 

 

           La Paramount se disponía con Dr. Cyclops a dar un paso adelante frente a sus competidoras en cine de aventuras, temática de enorme popularidad en este momento, y de ciencia ficción, campo abonado para la serie B y las producciones low cost, a través de la técnica, es decir, sumando a las aventuras exóticas en territorios selváticos e indómitos y a los pérfidos experimentos científicos el empleo del technicolor y la exhibición de unos efectos especiales sin parangón, pese a que coincidiría en ese mismo año con la espectacular El ladrón de Bagdad, de producción británica, que arrasaría en los Oscar con los galardones a Mejor fotografía en color, Mejor dirección artística en color y Mejores efectos especiales, derrotando precisamente a esta.

           Dr. Cyclops, una película que presenta elementos arquetípicos como el científico loco, el germánico doctor Thorkel (Albert Dekker), con un aspecto similar al por entonces ya siniestro pero aún no enemigo declarado de los EEUU Heinrich Himmler, que desde sus dominios aislados de la civilización –y de sus valores-, en este caso la jungla amazónica de un Perú lleno de nativos con sombrero y acentos mexicanos, amenaza el devenir de la humanidad con sus experimentos –el uso del radio para modificar y reducir a su antojo toda forma de vida-, cosa que habrán de evitar un heterogéneo grupo conformado por un experimentado científico, una bella auxiliar de microscopio, un apuesto y haragán geólogo, el minero dueño de una recua de mulas y el servidor del buen doctor Thorkel, natural del lugar y, por supuesto, bufonesco y más bien estúpido, en lo que supone casi una revisitación, como se admitirá en el propio filme, del pasaje de Ulises y el cíclope Polifemo –de ahí el título- de la Odisea.

            Al igual que muchas de las superproducciones comerciales de hoy en día, Dr. Cyclops, pese a contar con un director ducho en el terreno de la aventura como Ernest B.Schoedsack, centra principalmente su esfuerzo en ese desarrollo de la espectacularidad visual, con su condición de primera película de ciencia ficción rodada en technicolor de tres colores y con el empleo de esos ricos efectos especiales, basados en el montaje superpuesto de planos para aparentar la diferencia de tamaños, recurso que incluso había sido experimentado ya por Méliès en El hombre de la cabeza de goma de ¡1901! y que, en cuanto al tema de la reducción de seres humanos, alcanzará mayor popularidad con El increíble hombre menguante, nada menos que diecisiete años posterior.

            Esto quiere decir que el argumento de Dr. Cyclops se reduce a apoyar esa ostentosidad de efectos –para la época, claro-, con un tono de aventura-ciencia ficción para todos los públicos que resulta en una cinta bastante convencional, simplona, ingenua y con no pocas lagunas de guion, dedicado al entretenimiento sin mayor trascendencia.

Poco más que una película con un bonito coloreado.

 

Nota IMDB: 6,4.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 4. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: