Archivo | 16:27

El caballero oscuro

14 Sep

“Los superhéroes forman un parte de la psicología en la cultura pop similar a al papel que poseía la mitología griega en la antigüedad. Batman es uno de los ejemplos más evidentes. No procede de otro planeta o surge de la contaminación radioactiva. Superman es un Dios en esencia, mientras que Batman sería más como Hércules: un ser humano, con sus defectos, con sus conflictos.”

Christopher Nolan

.

.

El caballero oscuro

Año: 2008.

Director: Christopher Nolan.

Reparto: Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Eckhart, Gary Oldman, Maggie Gyllenhaal, Michael Caine.

Tráiler

.

            Echando la vista atrás, parecía toda una obra de titanes devolver a un superhéroe como Batman a una cierta decencia cinematográfica, visto cómo Joel Schumacher se había ensañado de mala manera con la saga y por más que el británico Christopher Nolan acreditase ya en su haber unas cuantas películas más que decentes (Following, Insomnio, El truco final: El prestigio) y una verdadera joya del suspense y el uso del montaje (Memento); obras que descubrían a un cineasta especial, con un gran manejo del ritmo y del entretenimiento que no renuncia a la calidad, a la originalidad, a respetar al espectador. Y Batman Begins no decepcionó en la recuperación del torturado Bruce Wayne, sus conflictos, odios y rencores, para el mundo del cine; un retrato del personaje más oscuro, más obsesivo, en lo que, no obstante, resultará una buena película, sin más.

Pero con El caballero oscuro se pulveriza el límite.

            La película mantiene ese trasfondo tenebroso del personaje, ya carente de todo el humor que otros como Tim Burton habían conservado en su primera aproximación. Bruce Wayne es un tipo traumatizado que ha de cargar en sus espaldas con el último despojo de futuro de una Gotham sucia, corrompida, inmersa en una sórdida noche perpetua casi de cine negro. Un agujero ingrato que recela del héroe vigilante, que abunda en la hipocresía autodestructiva que tan solo sirve para entregar la ciudad a las mafias y los gángsteres, quienes, a su vez, desesperados por la vehemencia del héroe solitario, la regalarán al caos más absoluto, a la anarquía que como forma de vida -como forma de entender la vida más bien-, les ofrece el que probablemente sea el villano más seductor que haya pasado tanto por esta saga como por el género de los superhéroes en general: un Joker patético y terrorífico, un malvado oculto bajo un grotesco maquillaje de payaso que precisamente juega, a través de plantear extremos dilemas morales, a desenmascarar todos los adornos y trucos de una sociedad que ha de abocarse al Mal sin tapujos, liberarse en el desenfreno de la amoralidad y la anomia.

La cara opuesta del hierático y justiciero Batman.

            Nolan realiza una exhibición de músculo en una película que bien vale todos sus 150 minutos gracias a su sentido de la tensión y del espectáculo, ágil, poderoso, bien secundado por un gran trabajo en la partitura de un Hans Zimmer que se entiende a la perfección con el londinense, como demostrarán de nuevo en la excepcional Origen, y con un elenco sobresaliente –a excepción de Eric Roberts– en el que refulge Heath Ledger comiéndose la pantalla con su Joker.

Quizás continúa un defecto que se apreciaba en la primera parte, con una acción demasiado abigarrada, menos interesante dentro de su potencia que el combate psicológico entre Batman y su Némesis por el alma de Gotham.

Espectáculo mayúsculo.

 

Nota IMDB: 8,9.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 9.

A %d blogueros les gusta esto: