Conquistaron el mundo

11 Sep

“En las películas de ciencia ficción, el monstruo siempre ha de ser más grande que la protagonista.”

Roger Corman

 

 

Conquistaron el mundo

 

Año: 1956.

Director: Roger Corman.

Reparto: Peter Yates, Lee Van Cleef, Beverly Garland, Sally Fraser.

Tráiler

 

 

            Roger Corman, el hombre que logró hacer más de cien películas en Hollywood –buenas o no ya es otra historia- sin perder un centavo, gobernaba con mano de hierro en su doble función de dirección y, sobre todo, de producción y financiación, la serie B de monstruos y ciencia ficción de la década de los cincuenta; un mundo que observaba asombrado y encontraba inspiración en los progresos en la conquista espacial de las grandes potencias en Guerra Fría, quizás signo de progreso ecuménico o nuevo marco para el terror atómico. Una serie B que, al mismo tiempo, se hallaba envuelta, como uno de los principales instrumentos del cine, con su producción rápida y económica, su oferta dos por uno en programas dobles y sus temas sugerentes y populares, en su propia batalla contra la imposición cada vez más firme de la televisión como fuente de ocio por excelencia.

            Como ya había experimentado en muchas películas anteriores, Conquistaron el mundo estructura su argumento en la lucha contra la monstruosa amenaza proveniente del espacio exterior, un monstruo de goma fungiforme, cónico, de expresión perversa y pinzas de cangrejo natural de Venus –como las mujeres- que amenaza la seguridad mundial por su capacidad de controlar las máquinas y, sobre todo, las mentes, con el objetivo de esclavizar a un ser humano reducido e igualado como masa servil, sin rasgos individuales, sometido ciegamente a las órdenes del líder –visión metafórica estadounidense del comunismo, cuya máxima expresión será la magnífica y más adulta La invasión de los ladrones de cuerpos, también de ese mismo año-.

            Rodada en cinco días, Conquistaron el mundo ofrece elementos clásicos de la obra de Corman, que combina esa cutrez en la realización, poblada de entrañables monstruos baratos de plástico –de hecho, algunos de ellos serían reutilizados en obras posteriores-, atrezzo de cartón, disparos al aire y heridas que no sangran, penosas luchas a muerte,…; con un notable pulso y buen hacer en el mantenimiento del ritmo, esta vez con actores eficientes y un argumento algo más sólido que en otras ocasiones, con la contraposición entre el científico crédulo, con buenas intenciones, pero con el juicio nublado por utopías descabelladas (Lee Van Cleef, aún sin la popularidad que le otorgaría el spaghetti western en la década posterior), y el científico-héroe que basa su acción en la lógica y en la conciencia clara de sus valores humanos y sociales (Peter Yates, lejos todavía de interpretar al gran Comandante Cambio), representación del americanismo frente a la hipócrita revolución libertaria, en realidad sangrienta, terrible y totalitaria, con discurso humanista final añadido.

Se exhibirá junto con La criatura, dos películas que, curiosamente, contarán con sendos remakes posteriores.

 

Nota IMDB: 4,9.

Nota FilmAffinity: 5.

Nota del blog: 5,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: