Archivo | 16:23

Misión de audaces

10 Sep

“La gente dice que no todo es blanco o negro. Y yo contesto, ¿por qué demonios no iba a serlo?”

John Wayne

 .

 .

Misión de audaces

 .

Año: 1959.

Director: John Ford.

Reparto: John Wayne, William Holden, Constance Towers.

Tráiler

 .

            Misión de audaces es el único filme que Ford ambientará en su totalidad en la Guerra de Secesión –más allá del capítulo de La conquista del Oeste-, aunque siempre introduciendo elementos característicos de su obra como el heroísmo militar y la épica llevada a cabo por el coraje de personas corrientes, de hombres de a pie, evidente en el hecho de que los protagonistas, pese a pertenecer al ejército, sean un ferroviario y un médico.

            Dos personajes que van a desarrollar el tema de las personalidades contrapuestas, con un John Wayne –con un pobre doblaje, por cierto- en el papel de recio capitán yankee, un hombre que guarda resquemor hacia todo tipo de matasanos y emplea el whiskey como única medicina y que ha de cargar en una arriesgada misión en territorio enemigo precisamente con un cirujano militar (William Holden) –figura extraña en el cine del Oeste, donde la gente suele morir al primer tiro sin mayor ceremonia- con remilgos racionalistas y civilizados y, más tarde, con una ricachona sureña (Constance Towers) de perfectos modales y profundo odio hacia los nordistas.

            Y sí, ese juego de contrastes parece encaminar a la cinta en su parte inicial hacia una historia de puro entretenimiento western, llena de humor y amena acción bélica, mas, según avanza el metraje, lo que parecía comedia y situaciones simpáticas se va enlodando progresivamente, cuando la guerra enseña sus verdaderas garras; una lucha entre iguales que no hace prisioneros y que afecta a unos personajes que se despojan de sus fachadas y se revelan en su humanidad, con un Wayne que pierde su bravío y se descubre como el hombre que es, abrumado por la sangre y la muerte.

Qué lástima que Ford al final acabe por rendirse al gusto de lo popular y se ponga más convencional, limando algunas de las asperezas surgidas con un final que recupera parte de la sonrisa del espectador en medio de la hazaña.

Buena película de todo un clásico.

Única incursión como actriz de cine de Althea Gibson, campeona entre otros de los torneos de Wimbledon y U.S. Open los dos años anteriores.

 .

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 7,8.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: